28
sep
14

MURO DE LOS VIOLENTOS

Muro de los violentos

Tras la apretada, la barra disidente pintó en el Monumental leyendas contra Martín Araujo y Guillermo Caverna, los líderes de la facción oficial.

28
sep
14

Es mafia brava

Ariel Pato Calvici, jefe disidente, de musculosa. De piluso rojo, Caverna, capo oficial.

La interna Borracha arde: cuatro barras de la oficial fueron a la casa del jefe disidente, rompieron todo y amenazaron de muerte a su familia. Y viene el Súper.

La interna de la barra de River comenzó hace ya tiempo. A la vuelta del Mundial de Alemania, Los Borrachos del Tablón empezaron a dividirse en un grupo que lideraba Adrián Rousseau, que tenía apoyo del club, y el de su otrora amigo, Alan Schlenker. Esa división terminó de estallar el 11/2/07, en lo que se dio en llamar la batalla de los quinchos. De ahí en adelante hubo varios capítulos de extrema violencia hasta llegar al más tremendo: el asesinato de Gonzalo Acro, el 9/8/07, a la salida de un gimnasio al que iba a entrenar. Ese crimen se produjo dos días después de que los barras que respondían a Rousseau fueran hasta la casa de un hombre de Schlenker, Eduardo Del Valle, se la destrozaran y lo amenazaran delante de toda su familia.

Siete años más tarde, la situación está volviendo a ese punto. La pelea que venía siendo de tribuna a tribuna llegó a un increscendo el domingo, cuando la facción disidente reunió a todos los grupos que están en contra de la oficial y copó la Centenario contra Independiente. La respuesta no se hizo esperar: el jueves, cuatro barras de la facción oficial fueron hasta la casa de Ariel Calvici, el Pato, uno de los máximos líderes de la disidente y acusado de organizar el robo de un telón de la oficial el mes pasado, y repitieron aquella actuación rompiéndole muebles y amenazando de muerte a su mujer. La coincidencia estremece y si la Policía no hace algo pronto, todos temen que la historia tenga el mismo final. Por lo pronto, en la madrugada de ayer hubo un aviso cuando las paredes del Monumental aparecieron con pintadas contra Martín Araujo y Guillermo Caverna, líderes de la oficial, y la leyenda “maldad por maldad”.

En medio de este clima, el próximo partido de local es ¡el superclásico! El jueves Rodolfo D’Onofrio se reunió con los popes de Seguridad para ir delineando el operativo. Habrá una reunión el lunes de todas las fuerzas para ver las medidas específicas aunque la cantidad de oficiales no bajará de los 1.200. Sería bueno que el club, además de mostrar su preocupación, deje de recibir en sus instalaciones a los barras, que el lunes pasado estuvieron reunidos en la zona de los quinchos planeando “la visita” a la casa del Pato Ariel y el jueves vieron el partido contra Arsenal en la confitería del club. Que sepan que nadie los quiere en River quizá sea el puntapié inicial para cambiar esta macabra historia.

 

fuente: olé
24
sep
14

“ME ARREPIENTO DE ESTE AMOR….”

El Colimba en 08, tras ser agredido por los del Oeste.

El Colimba Di Muzzio fue ladero de Adrián Rousseau hasta 2010. Fuera de los Borrachos, dio detalles en la Justicia sobre la reventa involucrando a CD y barras.

Los colimbas se divierten fue un hit de Olmedo y Porcel filmado en 1986. Durante varios años, Héctor Daniel Di Muzio, alias Colimba, siguió al pie de la letra el argumento de la peli: la pasaba bomba haciendo negocio con la barra de River, de la que fue miembro en toda la década pasada hasta que tras varias causas judiciales, quedó fuera a mediados de 2010. Despechado y a sabiendas de la existencia de la causa por reventa de entradas, el Colimba, quien secundaba a Adrián Rousseau en la tribuna, rompió el silencio y se convirtió en el primer arrepentido del proceso. Y en sede judicial hizo una declaración considerada fundamental, donde acusa a los capos y a la dirigencia de ser socios en el negocio de la reventa.

“Empecé a ir a River a los 13 años y me hice amigo de Héctor Caverna Godoy, el Uruguayo Gustavo Larrain, al que también lo conocía como Pecho Paloma, y Martín Araujo, a quien le decíamos Martín de Ramos o Jazmín. Ellos me dieron un carnet que siempre estaba al día. Los tres dirigen hoy la barra y manejan toda la reventa de entradas, que consiguen por medio de la dirigencia. Siempre antes de cada partido, les bajaban tickets para todos los sectores, incluyendo plateas laterales altas y bajas, que se colocaban en reventa por distintos canales, siendo el principal los alrededores del estadio, donde hay un acuerdo con la Policía para poder trabajar tranquilos. Después, en la zona del estacionamiento, los revendedores que son como 50 les rinden la plata a Araujo, Caverna y Larrain. Así fue hasta que yo me mantuve en la barra en junio de 2010”, declaró Di Muzio en la fiscalía contravencional de Núñez a cargo del doctor Norberto Brotto, y cuyas actuaciones fueron anexadas al proceso que llevó el fiscal Campagnoli.

Los dichos del Colimba tuvieron su correlato en la realidad: a partir de su testimonio, la Policía montó una guardia en los partidos de River y descubrió un ejército de 57 revendedores que trabajaban en el radio del Monumental y que tenían una oficina en Udaondo y Ricchieri, al lado de la iglesia de la zona. A éstos les decomisaron los tickets y la mayoría, resultó ser de protocolo, lo que también dio crédito a la declaración de Di Muzio sobre la injerencia de la dirigencia en el negocio.

El Colimba no fue un barra más. Conectado a la intendencia de Vicente López, cayó detenido dos veces por violencia en el fútbol y una vez por reventa de entradas. Y en 08 fue agredido por la facción del Oeste, que lo consideraba el ladero más fiel de Adrián Rousseau por entonces.

24
sep
14

Pasados de copas

La facción disidente en la Centenario. La mayoría entró con el partido ya comenzado.

La nueva barra disidente juntó a todos los que quedaron fuera de la oficial, que aún conserva la banca policial y de CD. Acá, la historia.

River le hace vivir un calvario a sus rivales en la cancha pero el infierno también se trasladó a la tribuna: la guerra de Los Borrachos está en su punto más álgido y si no la paran, promete caminos tan luctuosos como los que vivió en el pasado reciente.

Contra Independiente hizo su aparición una nueva barra disidente. En realidad, es la unión de todos los grupos que fueron quedando fuera de la oficial de 2007 a esta parte. Y eso sorprendió a la Federal, que no sabía del pacto formalizado un mes atrás en una reunión en Capital.

Los referentes son peso pesados en la historia Borracha: Hernán Taboada, clave en la época de Schlenker y Rousseau que se había bajado tras la guerra de los quinchos en 2007, fue el nexo que reunió a los de Hurlingham de Cuqui Alvarez con los del Oeste de Sebastián Líder Barraza, enfrentados desde que se agarraron en 2008 en cancha de Vélez antes de un partido con Arsenal. A ellos se les sumó la gente de Zona Norte de Damián Paz y Chatruc, los del Sur de Don Orione de Bin Laden más históricos de Caraza como Pacha y Julio Gamboa. También de Capital con Richard Gerino de Flores y Burter Cané al frente, los de Moreno que maneja Alexis Saviolita Cárdenas y el último envión lo dieron quienes estaban en la oficial hasta ayer nomás: los de Saavedra del Santiagueño, el grupo de Constitución del Zapatero Flores y los que mueve Ariel Pato Calvici, quien era el elegido de la dirigencia para esta nueva etapa pero que tras pelearse con Martín Araujo y Héctor Godoy, jefes de la oficial, cambió de bando.

El domingo hicieron una demostración de fuerza. Eran 450 que se convocaron en Monroe y O’ Higgins. Fueron en autos y combis particulares, en tren y colectivo de línea. Ninguno en micro alquilado, para no despertar sospechas. La idea primaria de ir a ganar la barra a Ciudad Universitaria, donde se junta la oficial, fue desechada rápido. La zona estaba militarizada por la Policía, que mantiene diálogo fluido con quienes manejan la Sívori, y lo último que quiere es una guerra en campo propio. Además la oficial sigue recibiendo los beneficios de la CD, en forma de carnets y eso le mantiene un poder que, en cantidad de gente, está menguando día a día (el grupo más numeroso de esa facción, hoy es el de Budge, al mando del Gordo Ale). Fue entonces que decidieron ir desde Belgrano hasta el estadio caminando. Muchos con tickets comprados por la web de Somos River. Otros, a entrar como sea. El primer oficial que vio el malón era de la comisaría 33 que moduló rápido a sus superiores. Pero la respuesta lógica, que hubiese sido encapsularlos lejos del estadio e identificarlos, nunca llegó. Así, la disidente siguió avanzando y pasó como si nada dos cacheos hasta llegar al playón de ingreso a la Centenario. Ahí, la Seguridad decidió que todos pusieran sus huellas en las valijitas para ver quién tenía admisión o antecedentes. El trámite iba lento y varios empezaron a rebotar. En ese momento se tensó la cuerda, hubo empujones y dos efectivos tiraron los primeros palazos. Y todo se desmadró. La gente de seguridad privada cerró el portón para que los barras que habían ingresado no pudieran volver en ayuda de los que estaban fuera, pero fue inútil: lo rompieron a patadas. Entonces, la calle se transformó en una batalla campal que duró diez minutos, hasta que la barra desbordó el operativo y entró en masa. Y desafió todo el tiempo a la oficial.

Con este panorama y el súper a la vuelta de la esquina, nadie sabe qué esperar. El Comité de Seguridad está analizando los videos para poner derecho de admisión a los que intervinieron en los incidentes. Pero también hay que cortar el lazo con la oficial. El hincha común ya repudió a ambas. Es hora de que la política, la policía y la dirigencia haga lo mismo.

 fuente: olé
22
sep
14

BARRA DE PROBLEMAS

La interna de Los Borrachos no para. Ayer otro capítulo.

Antes del partido hubo lío entre la facción disidente y la Policía, que impidió el ingreso a la Centenario. Y en el entretiempo sobraron cantos amenazantes.

La facción disidente de la barra millonaria, que encabezan los grupos liderados por Cuqui de Hurlingham, el Pato Ariel, el Zapatero y Damián y Chatruc de Zona Norte, entró por la fuerza a la Centenario y cantó en contra del grupo oficial. Y hubo bandera de Los Borrachos en ambas cabeceras. ¡Ay! Alrededor de 300 barras llegaron hasta el playón de la Centenario cuando el partido recién había empezado. Allí pretendieron ingresar a la tribuna, pero se encontraron con la negativa de la Policía. Fueron requisados, se les encontró una buena cantidad de entradas falsas y los primeros que fueron sometidos a la valijita que detecta el derecho de admisión vía huellas dactilares, no lo superaron. Claro, al ver los impedimentos para ingresar, los barrasempezaron a violentarse y los agentes policiales respondieron con represión, aunque perdieron.

Los barras finalmente ingresaron al estadio y lanzaron cantos amenazantes. “Sólo te pido que nos vengas a buscar” y “Acá están, estos son, Los Borrachos del Tablón”, fueron los hits mientras que desde la Almirante Brown entonaron “el que no salta, es un traidor”. Una pena…

 

fuente: olé
12
sep
14

Socios de una pesadilla

La Justicia cerró por inexistencia de delito la causa a los Borrachos por manejar 200 carnets. Al toque, uno del departamento de socios se subió al paravalanchas.

Lucas-Garcia-River-Tigre-Increible_OLEIMA20140912_0015_14Lucas García, el tercero desde la izquierda, con buzo negro y gorrita de River. Es empleado del departamento socios y contra Tigre estuvo en el paraavalanchas.

Si a usted lo agarran en la calle con 200 tarjetas de crédito de las cuales 197 no están a su nombre, quiza tenga algunos problemas. Pero si es jefe de una barra brava y esa situación se da con carnets de un club, no pasa nada. Así, como si fuera todo tan normal, la Justicia cerró por “inexistencia de delito” la causa que se había abierto contra la cúpula de Los Borrachos el 23/3/14, cuando fue detenida con 200 carnets y entradas de protocolo. Esto ocurrió el viernes pasado. Dos días después, Lucas García, el empleado del departamento de socios sindicado como nexo entre la barra y el club, se subió al paravalanchas en el partido contra Tigre, como demuestra la foto aportada por el colega de radio Mitre, Pablo Carrozza. A buen entendedor…

El caso se había iniciado horas antes del partido contra Lanús por el torneo Final 2014. En el estacionamiento del Monumental, la Policía detuvo a Martín Araujo y Héctor Caverna Godoy, los jefes Borrachos, y a Gustavo Luzzi, el Tachero. Tenían en su poder los carnets y cinco facas. Araujo, además, estaba violando una prohibición de acercarse al estadio dada en otro proceso por violencia en el fútbol. Tras secuestrarles los elementos, tomó intervención el fiscal porteño Norberto Brotto, quien llamó a declarar a los dueños de los 197 plásticos. Todos dijeron lo mismo: nos juntamos siempre tres horas antes del partido en Ciudad Universitaria, los jefes nos reparten los carnets, entramos y se los devolvemos en la Sívori. Y aceptaron que jamás pagaron la cuota porque de eso “se encargaba la barra”. Con ese marco el fiscal mandó un oficio a River para saber si esos carnets entraban más de una vez por partido o si el club se sentía damnificado. La respuesta fue negativa a ambos requerimientos. Entonces, sobreseyó a los tres Borrachos, defendidos por el letrado Diego Valente, quien maneja los casos legales de una barra que tiene decenas de causas pero ningún preso.

“No encontramos reventa o alquiler de carnets. En todo caso lo que se verificó fue una situación irregular pero por la que el club no se manifestó perjudicado. Todos sabemos que los jefes de la barra manejan esos plásticos como forma de poder, pero en el código contravencional porteño eso no está contemplado, por lo que no hay delito”, le dijo una fuente de Tribunales a Olé .

Lo que la Justicia no tomó en cuenta es que el artículo cinco de la Ley del Deporte condena a los dirigentes que faciliten la formación de barras bravas. Y podría haber optado por investigar este camino para mantener abierta la causa. Tratar de saber qué dirigente apaña a los violentos, quienes les dan los carnets, como es la maniobra en la CD. Era cuestión de extraer testimonios y mandarlos al fuero de instrucción. Pero no se hizo. Al toque, el empleado García, que fue licenciado hace un par de semanas, se subió al paravalanchas. Si alguien tenía dudas de cómo se iba a interpretar el mensaje de la Justicia, ahí está la prueba.

Lo que sí quedó en pie es el proceso por las armas blancas secuestradas, en el que quedaron implicados Godoy y Luzzi, quienes se negaron a declarar. Pero no parece que estén muy preocupados: la pena máxima por tener facas en la cancha es de 20 días de arresto como máximo, redimibles por multa. Si la lucha contra la violencia en el fútbol no es una joda, amigos, se le parece bastante.

 

fuente: olé
28
ago
14

¿Vuelve la pesadilla?

La facción disidente y su bandera.
La facción disidente y su bandera.

La facción disidente de la barra regresó y colgó un trapo. El clima está caliente y hubo cantos…

La paz en la tribuna de River parece colgar de un hilo. Anoche, la facción disidente de la barra se hizo presente en el Monumental por primera vez en el torneo y colgó su nuevo trapo “Los verdaderos borrachos”. El grupo integrado por los Patovicas de Hurlingham, la Banda del Oeste, otro de Capital con asiento en Flores, Caballito y Soldati y uno del Sur con asiento en Caraza, Claypole y Temperley, ingresó en el entretiempo y el clima se tensó, más teniendo en cuenta que otros miembros de la facción disidente, que responderían al Pato Ariel, robaron la semana pasadas dos telones de la oficial, desde donde se cantó: “Che traidores vigilantes, las banderas se roban en combate”.

Como la facción oficial está debilitada por tener varias causas en proceso (amenazas a Pezzota y reventa de entradas, las más importantes), el grupo que ya venía amenazando con volver desde el torneo anterior ayer cumplió su promesa y dio un paso más por regresar a tomar el control. Por suerte y gracias a un operativo policial de 900 policías, las amenazas de guerra no se concretaron. Ahora, claro, todas las miradas apuntarán al partido de la sexta fecha, contra Tigre.

 

fuente: olé



Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 3,728,217 visitas únicas
octubre 2014
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.