Posts Tagged ‘los borrachos del tablón



23
may
08

Contra Aguilar

River es un polvorín eso ya se sabe. Derrota en el superclásico, afuera de la copa de manera increíble, interna en la barra, dirigentes defenestrados y encima algunos jugadores salen a hablar y a ponerse la gente en contra. Más leña al fuego?

Mañana antes y después del partido con huracán habrá demostraciones de repudio, rechazo, bronca o como se lo quiera llamar, contra la dirigencia del club, principalmente contra Aguilar.

Primero una caravana antes del partido (14hs) que marchará desde Cabildo y Congreso hasta el estadio. Y después del partido (18hs) banderazo en la confitería del Monumental.

Tal como el banderazo del 29 de abril, es una movida organizada por el hincha común, que esta vez contará con un entorno más numeroso de gente, por algo se la está organizando para después del partido.

Ahora la pregunta del millón es, estarán Los Borrachos del Tablón?

21
may
08

La batalla por los trapos…sucios

El presente de River es un cambalache en el que la Biblia está junto al calefón o –lo que es lo mismo– donde las declaraciones de Oscar Ahumada tengan relación con la batalla de los quinchos que desangró a la barra brava. En Núñez todo tiene que ver con todo. Y nadie se salva.

“Si los dirigentes se meten con las opiniones de un jugador, yo me voy a empezar a meter con los temas dirigenciales y voy a decir qué pasa con la venta de tal jugador. Y seguimos armando el clima”, amenazó el jugador.

Ahumada, que antes de junio debería renovar su contrato o jugar dos años por el 20% de aumento, se refería, entre otras, a la venta más cuestionada de los últimos años: la de Gonzalo Higuaín al Real Madrid, en diciembre de 2006.

“En la reunión de Comisión Directiva que aprobó aquella transferencia, había barrabravas”, reconoce un dirigente. ¿Quiénes? Sus nombres salen de memoria: Alan Schlenker y Adrián Rousseau, los capos que por entonces estaban unidos.

Dos meses después, el 11 de febrero de 2007, Higuaín sería protagonista indirecto en la llamada batalla de los quinchos. El club habría pactado un porcentaje para los jefes de los Borrachos del Tablón, quienes no se ponían de acuerdo en la distribución de los fondos. Eran cerca de 50 mil dólares.

Por ese dinero casi se cobran la vida de Ricardo Cosentino, asesor futbolístico de la empresa HAZ, ligada a Fernando Hidalgo. En su casa de Palermo, Cosentino fue amenazado por diez hombres armados que usaron handies para comunicarse y cuyo modus operandi remitía a Los Borrachos del Tablón.

Más acá del dinero, la interna por el poder se cobró la vida de Gonzalo Acro y tiene a los hermanos Schlenker tras las rejas. Tal vez, cuando el juez Luis Rodríguez los indague la semana próxima, sepa más sobre la relación barra-dirigencia desnudada por Ahumada.

Fuente: Crítica de la Argentina
16
may
08

La crisis de River no afecta a Aguilar

La bronca de los hinchas de River con sus jugadores por la traumática eliminación en la Copa quizá ceda un poco si el equipo sale campeón del Clausura. Es una posibilidad. En cambio, no parece factible que el título mejore la pésima imagen que tienen los socios (incluso, aquellos que lo votaron) del presidente José María Aguilar. Durante su segundo gobierno, iniciado en diciembre de 2005, ya retumbó un par de veces en el amplio hall del club el grito de “se va a acabar la dictadura de Aguilar…”. Pero ni el hastío con su gestión, ni siquiera el cachetazo que recibió la gente con el empate insólito de San Lorenzo en el Monumental, parecen conmover al oficialismo.

La oposición ya quiso desplazar a la conducción el año pasado. Un sector, liderado por Daniel Kiper y Carlos Lancioni, asistió a la última asamblea de representantes con un petitorio que, entre otros puntos, solicitaba la “remoción de la comisión directiva y de la comisión fiscalizadora”. El pedido no prosperó. Se hubieran necesitado dos tercios de los 150 miembros de la asamblea para lograrlo. Según el abogado Kiper, se juntaron apenas 45 firmas. Por entonces, River andaba mal en el fútbol, aunque no tan conmocionado como ahora. Nadie había arrojado maíz desde una platea, con la carga simbólica que esa conducta tiene. Su problema institucional más grave era consecuencia del asesinato de Gonzalo Acro y de una incontenible serie de enfrentamientos entre dos facciones de la barra brava. Un conflicto que está lejos de solucionarse en paz.

Pero lo peor no había finalizado para Aguilar y su reducido séquito de fieles. Al contrario, se agravaría. Las denuncias de integrantes de la barra que los incriminan (en el apoyo a uno u otro sector), la irrupción de un tercer grupo (la Banda del Oeste) en la pelea por el reparto de la torta y las siempre vigentes sospechas de corrupción le dieron más pasto a una oposición crítica, pero sin presencia suficiente en la asamblea para modificar el rumbo.

Acusaciones al oficialismo por sobreprecios, transferencias de jugadores, facturas apócrifas (Kiper señala que en el caso Skanska aparecieron algunas con membrete de River) y violencia (¡qué violencia!) colocaron a Aguilar a la defensiva. De pronto, dejó de vérselo en televisión o de escuchárselo en radio a ese personaje suficiente, que suele combinar su tono doctoral con la sanata que popularizó el recordado Fidel Pintos. Su discurso perdió eficacia. Sus actos lo condenaron ante los hinchas con y sin necesidad de pruebas. Algo muy parecido al desprestigio.

“Aguilar no va a renunciar. Tiene juicios por todos lados, de la AFIP, en la causa por los Borrachos del Tablón y en esos juicios lo defienden los abogados de River”, dice Carlos Ferreyra, un vocal de la comisión directiva que llegó con el presidente al gobierno y luego comprobó que debía enfrentarlo. Su sector, Concertación Riverplatense, sacó un comunicado el sábado pasado en el que denuncia: “Lo vivido en estos años no es casualidad, tiene origen en los métodos y desaciertos de la actual conducción, sorda e imperturbable ante la realidad y los consejos de mentes reflexivas, que sólo han querido ayudar a construir un River mejor”.

Horacio Roncagliolo, el más duro de todos los opositores, es pesimista sobre posibles cambios: “El adelantamiento de las elecciones sólo será posible si está de acuerdo el oficialismo. Ya hubo una asamblea donde se propuso el tema, pero no se consiguieron los votos suficientes. Aguilar maneja a la mayoría. Nosotros hemos hecho acciones comunes con Kiper, Lancioni y Caselli, aunque no dieron resultado”.

En River, el estatuto del club se transformó en un escrito sin demasiado valor jurídico. La comisión directiva no se reúne hace por lo menos dos meses. El jueves 8 de mayo, el jueves de la increíble eliminación en la Copa Libertadores, estaba prevista una sesión que no se realizó por el partido. Hoy, en esa comisión, son 17 los dirigentes que todavía le responden a Aguilar y ocho los que están en contra.

Fuente: Página/12
03
may
08

Máximo control

El último superclásico jugado en la Boca tuvo sus bemoles. Corridas, entrada tumultuosa y un dirigente de River, Gustavo Lavezzari, de Filiales, herido de arma blanca en plena popular. Con la intención de que esta vez no ocurra nada, la Policía diagramó un operativo que contará con 1.100 efectivos, de los cuales 850 son adicionales que pagará Boca. Y como si esto fuera poco, la Subsef que dirige Javier Castrilli también pondrá a trabajar a Prefectura, para cubrir el área perimetral del estadio en las cercanías del Riachuelo. Hombres, por lo visto, no faltarán, en un operativo que largará a las 11 de la mañana, aunque habrá una avanzada trabajando desde las 7.30.

Si bien la seguridad siempre es un tema candente, esta vez cobra mayor importancia: es el primer súper con Mauricio Macri como jefe de Gobierno y con una interna que no cede en Los Borrachos del Tablón. Por eso habrá dos precacheos, se realizará morpho touch (aparato que registra las huellas dactilares y entrega los antecedentes de cada hincha), habrá control de alcoholemia y se utilizarán detectores de metales portátiles, en un intento de que nadie ingrese con armas blancas, como en el anterior súper o en River–Arsenal, por ejemplo. También se ejercerá el derecho de admisión, aunque con una salvedad: será sólo para los 127 hinchas de River que la Policía marcó como barras. ¿Por qué no sobre La Doce? Porque Boca no lo había solicitado, y su implentación es facultad de los clubes.

El anterior súper en La Bombonera terminó con dos causas judiciales. Una, por la agresión a Lavezzari, fue archivada después de que el dirigente afirmara que no podía identificar a nadie. Pero también hay otra que aún sigue su curso por el ingreso tumultuoso y sin entradas de muchos hinchas. Está en el juzgado contravencional número 25 y podría llevar a juicio antes de fin de año a dirigentes de Boca, de la AFA y miembros de la Policía.

Fuente: OLé
28
abr
08

La barra el 27 de abril

Nuevamente sin popular, una pseudo barra se ubicó en la Sívori media, el único sector del Monumental que no mostró claros. Y dale que va con el súper. “Con entrada o sin entrada, a La Boca vamo’ igual” y “las dos bandejas, la puta que los parió”, pidieron más lugar en la tribuna visitante, aunque está definido que los hinchas de River sólo tendrán una bandeja.

“Ponga huevo, huevo Millonario, ponga huevo, huevo sin cesar, que el domingo, cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganaaar…“, fue el hit con el que las 14 mil almas de River recibieron al equipo. No fue “que esta tarde” o “que en la Copa”, sino “el domingo…”.

Fue una situación ambiental tan intensa como atemporal. No importó el calendario. De hecho, el único cantito que hizo referencia al encuentro frente al San Lorenzo de Ramón Díaz y D’Alessandro fue ¡un mix!: “Cómo gritan, cómo alientan, los Borrachos del Tablón, vamos a copar La Boca y ganarle al Ciclón…”, a los cinco minutos del segundo tiempo, justo después de que Buonanotte metiera el 2-1.

10
abr
08

En la mira

El martes, José María Aguilar estuvo declarando durante cuatro horas ante el juez Luis Rodríguez. En esos 240 minutos, el presidente de River intentó despegarse de cualquier hecho que pudiera relacionarlo con la barra brava. Pero la ampliación indagatoria muestra que el magistrado no cree que la dirigencia del club sea tan inocente como declara. De hecho, Rodríguez había escrito en un dictamen que la barra se peleaba por un botín económico y dejaba entrever que River había fomentado o no había hecho nada para parar esto. Y el martes lo puso en blanco sobre negro: además de la acusación de encubrimiento por los hechos de la batalla de los quinchos, ahora también le imputa el sostener grupos que infringen el regimen penal y contravencional a través de la instigación, promoción o facilitación de la formación de estos grupos en el marco de la ley de espectáculos deportivos, que en su artículo quinto prevé para quien cometa ese delito una pena de uno a seis años de prisión.

La declaración de Aguilar también dejó otras perlitas. Como que aceptó que en el club hubo denuncias sobre reventa de entradas de protocolo (que son plateas, no populares), pero que el club no había iniciado sumario interno. Cabe destacar que uno de los barras empleados del club y primera línea en su momento de Rousseau, Christian Ghisletti, tuvo un proceso por este tema iniciado por la Policía Federal el 8/10/06. Sobre quién maneja las entradas de protocolo, Aguilar precisó que el encargado de distribuirlas es el secretario del club (en este caso Mario Israel) y que el cupo por partido varía de 3.500 a 5.000.
Aguilar también dejó otras consideraciones. Como que Luisito, ex capo de la barra e involucrado por la Justicia en los hechos que terminaron con el crimen del hincha de Independiente, Christian Rousoulis, trabaja en el club “porque puede meterse a buscar talentos donde otra gente no se anima” y que a Alan y Adrián nunca los vio en actitudes violentas hasta el 11 de febrero del 07, obviando que todos los hechos que protagonizaron Los Borrachos del Tablón y que ambos ex jefes de la barra, tenían condena contravencional por temas de fútbol antes de esa época.

Sobre cómo William Schlenker, sin ser socio, estaba presente en los quinchos afirmó que “en el fútbol siempre entran un 30% de colados” y en cuanto a los barras empleados que había en el club aseguró que él no se encargaba de las contrataciones. “Sólo pedí por un ex compañero mío del colegio, nada más”, agregó.

Fuente: Olé
10
abr
08

El blog citado por Perfil.com




Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 3,753,303 visitas únicas
octubre 2014
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.