Posts Tagged ‘banda del oeste

24
jun
11

Una jugada preparada

Los barras de Budge, en pleno apriete a Román. Por ahora no hay un solo detenido...

Los barras de Budge, en pleno apriete a Román. Por ahora no hay un solo detenido…

La invasión de los Borrachos en pleno partido estaría lejos de una reacción espontánea. Las hipótesis del porqué…

La orden salió de las entrañas de la barra. Prolijamente, la segunda línea que responde a la gente de Budge comenzó a cortar el alambrado. Desde un costado, con una bufanda tapándole el rostro, Alejandro Flores, el Zapatero, cuadro del PJ Capital y Borracho del Tablón, controlaba todo. Más atrás, Héctor Godoy, Caverna, líder de la barra, barbita candado incipiente, arengaba. Cuando se hizo el hueco, Chiwi y Tato, de la facción Budge, se mandaron. El Gordo Ale, jefe de ese grupo que era tercera línea y ascendió tras la fractura de la barra, mandó a tres más como apoyo. El papelón se consumaba. La acción de intimidación, como los cantos previos, siempre contra los jugadores, nunca contra la dirigencia. Así en la época de José María Aguilar, así en la época de Daniel Alberto Passarella.

Y si bien están filmados, no hubo detenidos. Los barras sabían de su inmunidad, tras sus arreglos con la CD y con los factores reales de poder en la Argentina. A las pruebas hay que remitirse: Olé anticipó una reunión de la barra y Facundo Moyano en los quinchos del club, el 26 de abril, para aportar músculos en las calles. Ayer en la tribuna, mezclados con los barras, había un grupo del Sindicato de Camioneros: uno quedó escrachado en la TV ordenando a los que volvían de agredir en la cancha.

De la política grande, los Borrachos se despreocupaban. Gracias a Eduardo Ferreyra, alias Joe, quien hizo su militancia en la Unidad Básica de Las Cañitas que respondía al secretario de comercio, Guillermo Moreno, los acuerdos con algunos sectores del kirchnerismo marchaban viento en popa. La bandera de Cristina=Evita=Perón esgrimida en la cancha de Quilmes en el empate contra Estudiantes fue la última prueba de amor. Y con la Policía, la barra oficial tiene una relación umbilical. A punto tal que, diez días atrás, la Federal convocó a un ex barra de la otra facción apodado Chaca, apuñalado en la puerta del club, para identificar a sus agresores. En las fotos que le mostraron no estaba la de Caverna, a quien Chaca presuntamente apuntaba. La Policía dijo no tenerla. Raro: en la primera lista de derecho de admisión confeccionada cuatro años atrás y que Olé conserva, la imagen estaba, y nítida.

En este contexto, la idea de que fue una acción espontánea cae por su propio peso. Y los propios subgrupos de la barra dan hipótesis distintas sobre el por qué de la acción. La teoría de parar el partido para que el equipo se reorganizara es tan pueril que no da ni para analizarla. Algunos ven componentes desestabilizadores de la segunda línea de Passarella, para hacer que éste se bajara del barco con escándalo incluido, movida que la barra vería con buenos ojos porque el Kaiser, dicen, busca recortarles beneficios. Otros, en cambio, apostaban a un escándalo para provocar lo que no sucedió, que la revancha se jugara sin gente, y proteger así al ex Gran Capitán. El único dato contundente es que siempre, esté quien esté al frente del club, los aprietes son para los que se visten de cortos, mientras en la semana, los barras merodean los pisos superiores del Monumental donde reinan los de pantalones largos, que han bancado a este monstruo de mil cabezas que ya nadie parece poder ni querer detener.

Para lo que usted mande

Los invasores son de la facción de Budge, protagonista de los últimos hechos más violentos de la barra.

Los barras que ingresaron al campo son de la facción Budge de Los Borrachos del Tablón. Su líder, el Gordo Ale, lleva más de una década en la tribuna y si bien siempre acercaba un grupo de 30 hombres a la popular, antes de la ruptura entre Schlenker y Rousseau eran tercera línea. Tras ese episodio, escalaron un peldaño aunque sin tener peso en las decisiones. Su verdadero avance se dio cuando la gente de Hurlingham que pisaba fuerte quedó afuera y Martín de Ramos, Joe y Caverna se asentaron como líderes. Desde ese momento, Ale trajo más gente del barrio Olimpo, cercano al Camino de Cintura, y también de la zona del Riachuelo, hasta conformar una banda de 60 soldados, que tuvo protagonismo en todos los últimos hechos de violencia interna. Entre ellos, el de la General Paz del 24/5/10 que terminó con la vida de Jonathan Waldemeier, de la facción de Hurlingham. Y este año ya habían dado muestra de su poder de fuego en la primera fecha del Clausura, en Victoria, cuando repelieron a los tiros un ataque del grupo del Oeste. Ayer, dos de sus miembros quedaron escrachados. Se verá cuántas ganas tiene la Policía de identificarlos y, después, detenerlos.

fuente: olé
22
dic
09

Conexiones

Se sabe que Antonio Caselli ponía plata en LBDT para ir consiguiendo “apoyo” para sus pretensiones presidenciales. Se dice que el telón fue un regalo de él, regalito que le salió $50.000 y en la división le siguió pasando plata a La Banda del Oeste, prueba de esto es la gran cantidad de micros de zona oeste que había delante del bunker de Primero River el día de las elecciones, mientras la barra oficial apoyaba a Donofrio.

En la misma lista de Caselli estaba Luis Mazzula, alguna vez a cargo de la Subcomisión del Hincha (sospechada de ser una pantalla de la barra) y las Filiales (circa 2003) y conocido nexo entre la barra y la Comisión Directiva. Luego de Mazzula como encargado de las Filiales fue “impuesto por la barra ”, según Alan Schlenker, Gustavo Lavezzarri, ahora en la CD por la minoría en la lista de Donofrio y tajeado por Toddy en las bostonera por darle entradas al grupo contrario.

Algunos nombres siguen otros no, los contactos quedan? Seguro, y si no siempre habrá nuevos.

24
jul
08

Pidió disculpas a tiempo

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, aceptó el pedido de disculpas del abogado Juan Manuel Lugones, vinculado con entidades que combaten la violencia en el fútbol, quien estuvo a punto de ir a juicio por haber dicho que en el Ministerio del Interior estaban contratados barras bravas de River.Según revelaron a DyN fuentes judiciales, poco antes del inicio previsto del juicio, el 23 de junio pasado, Lugones presentó un pedido de disculpas a Fernández, en el marco del proceso por “injurias” que estaba en ciernes.

En 2004, Lugones había denunciado ante la Justicia que en el Registro Nacional de las Personas trabajaban barras bravas de River, en una causa que quedó radicada ante el juzgado de instrucción número cuatro, por entonces a cargo del juez Mariano Bergés.

El abogado había aportado los nombres de ocho supuestos barras bravas de River, entre ellos Martín Stambuli, quien según información que se desprende de la investigación de otros episodios vinculados con la barra brava de River, podría tener algún tipo de relación con “La banda del Oeste”, una de las facciones de Los borrachos del tablón”.

Lugones dijo, en una entrevista periodística, que los supuestos barras bravas “en ocasiones actuaron como grupo de choque, por ejemplo en la visita de Carlos Menem a la Feria del Libro en 1998, o fueron usados para dirimir la interna del PJ de la Capital o como disciplinadores de otros trabajadores en el Registro”.

Aníbal Fernández consideró que esas expresiones fueron injuriosas e inició la querella, que finalmente no llegó a juicio oral por el pedido de disculpas del querellado.

Fuente: Dyn
29
feb
08

Franky ya andaba prófugo desde hace tiempo

Uno de los tres barrabravas de River Plate que protagonizaron ayer una violenta pelea en la estación de trenes de Retiro, que dejó un herido, tuvo pedido de captura desde 1993, en un caso de robo por el que nunca fue detenido, informaron fuentes judiciales.
Se trata de Marcelo Fabián Fernández (what!! no es Martinez??), alias ‘Franky‘, quien junto con Alejandro Jonathan Gentile y Dante Roldán (Daniel según Olé), fue detenido tras la pelea entre dos grupos de ‘Los Borrachos del Tablón‘, que se disputan el liderazgo de la hinchada desde las detenciones de Alan y William Schlenker y de la ausencia de Adrián Rousseau.
La pelea se registró ayer en un galpón ferroviario de la ex Línea San Martín, adonde habían arribado una gran cantidad de hinchas de River que se dirigían al Monumental.
Dos grupos antagónicos de la hinchada se tomaron a golpes de puño y patadas en el lugar, donde también aprovecharon la situación de descontrol para asaltar a comerciantes que tienen sus puestos allí.
Fuentes judiciales informaron que al constatar los antecedentes de los tres sospechosos detenidos, se determinó que el 13 de septiembre de 1993, un juez porteño libró una orden de captura contra ‘Franky‘ por robo.
Sin embargo, el sospechoso nunca fue detenido en el marco de esa causa, y con el correr de los años la acusación prescribió, por lo que la orden de captura terminó quedando sin efecto.
Por su parte, un jefe policial dijo a Télam que a principios de este año, el sospechoso fue demorado en la Capital Federal por ‘averiguación de identidad‘.
‘Franky‘ y los otros dos apresados fueron alojados en la Unidad 28 del Servicio Penitenciario del Palacio de Tribunales, a la espera de ser convocados a prestar declaración indagatoria.
Voceros judiciales estimaron que esa diligencia se demorará ya que el Juzgado Correccional 7 porteño, aguarda la pericia médica sobre la gravedad de las lesiones sufridas por el hincha Héctor Di Nuncio (what!!!! no se llama Martín Dimuzzio??), internado tras la pelea en el hospital Fernández.
Es que el estudio servirá para determinar si la causa continúa o no en ese fuero, debido a que las lesiones leves son competencia de la justicia Correccional y las graves de la de Instrucción.
Se cree que los detenidos forman parte de la denominada ‘Banda del Oeste‘, que actualmente intenta ocupar el lugar vacante en ‘Los Borrachos del Tablón‘ y mantiene una fuerte disputa con el sector que aún le responde a Rousseau, al que pertenece el herido Di Nuncio (sic).

Fuente: NuevoDiarioweb
17
feb
08

La Banda que avanza

Una vez más, para seguir demostrando la lucha de poder en el seno de la barra, en uno de los paravalanchas en la cancha de Newells se vio una bandera (algo improvisada) que identificaba a La Banda del Oeste, como se puede apreciar en la fotografía y la de Argentina que ya habían mostrado en Uruguay el año pasado, colgada en medio del alambrado. De a poco pareciera que van copando la parada.

dscn50142.jpg

Se supone que esta fracción de los del Oeste, son los que en alguna época estaban liderados por El Turco del Oeste, ya que los del Oeste que responden a Christian del Oeste se supone estaban alineados con Adrián. Pero en este quilombo de poderes, egos, dinero y a ver quién en más capo, nada está dicho y nada es muy claro.

100-hinchada-vsnewells.jpg
100-hinchada-vsnewells03-2.jpg
13
feb
08

Quién es quién

Adrián Rousseau
Ya no es más el líder de la barra porque, además de dejar la cancha por el derecho de admisión, su gente no le rinde cuentas. El grupo, sin él, sigue funcionando.

Alan Schlenker
Está detenido en Marcos Paz junto a su hermano y otros dos barras por la muerte de Acro. Su grupo sigue en pie, con gente de Palermo, aunque quedó muy debilitado.

Los del Oeste
El tercer grupo en cuestión quiere hacerse notar y ganar espacio. Contarían con el apoyo de un sector de la oposición de la dirigencia.

El oficialismo
Sospechado de haber beneficiado con entradas y dinero al grupo de Adrián, trata de despegarse de la barra. Y no quiere quedar asociado a nuevas batallas.

La oposición
Hay elecciones en 2009 y -según se rumorea- algún sector de la oposición “fogonea” al grupo del Oeste dándole entradas y movilidad.

13
feb
08

La historia sin fin 2

Ni acá no ha pasado nada ni un enfrentamiento con casi un centenar de detenidos y varios heridos de arma blanca. Un intermedio entre ambas versiones fue la realidad de lo que sucedió anteayer en el estadio Monumental, en el partido entre River y Gimnasia, de Jujuy. Y, si bien no con la intensidad de otros antecedentes, se trató de un nuevo capítulo de la interminable interna de Los Borrachos del Tablón. Es un aviso: si bien el año comenzó con los referentes de 2007 alejados de la cancha, la pelea continúa por ver quién ocupará ese lugar. Y esta vez dejó como saldo un herido de arma blanca, aunque no de gravedad.

“Yo me tengo que valer por los elementos que me da la policía. Y la gente nuestra, como los oficiales, nos informa que no hubo ningún tipo de enfrentamiento. Además, en el hospital Pirovano y en el club nos dijeron que no atendieron a ningún herido.” Ayer, Javier Castrilli, el subsecretario de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, insistía en erradicar cualquier teoría sobre una pelea en el club. Sin embargo, se supo que existió un choque entre dos facciones de la hinchada en un descanso de las escaleras que conducen a lo más alto de la tribuna local y que cerca de veinte barrabravas del grupo del Oeste fueron detenidos sin resistirse para su identificación, entre ellos Alexis Neurona Decoste (NdE: error, pertenece al grupo que responde a Adrián), involucrado en la investigación por el crimen de Gonzalo Acro. Hay un codiciado vacío de poder por las ausencias de Adrián Rousseau, que está inhabilitado debido al derecho de admisión, y Alan y William Schlenker, en prisión por su presunta participación en el caso Acro.

Castrilli negó enfáticamente cualquier posibilidad de clausura del club. “Cuando hemos tenido que clausurar lo hemos hecho. No nos tembló el pulso ni con River ni con Boca. Pero en este caso de ninguna manera se nos cruzó por la cabeza una clausura”, aseguró el subsecretario, que dijo que igualmente se abrió una investigación oficial. Sin embargo, en 2007 River sufrió dos sanciones a su estadio por incidentes dentro del Monumental: la Batalla de los Quinchos, el 11 de febrero de 2007, y la pelea en el playón, el 6 de mayo último. En este último caso sucedió algo similar a lo del domingo, por lo confuso del hecho. Aquella vez, desde fuentes policiales y gubernamentales se repetía que la pelea había sido fuera del club hasta que un video casero realizado con un teléfono celular dejó en evidencia que el choque fue dentro de la institución.

Ante este panorama, la pregunta es: ¿próximamente puede haber nuevos incidentes? La respuesta, desde ya preocupante, es sí. “Yo puedo poner 5000 policías, pero ¿cómo evito que dos se miren feo en la tribuna y se agarren a trompadas? Es imposible”, dijo Castrilli. Por lo pronto, la hinchada de River tendrá las próximas dos semanas sus movimientos controlados. Ya hubo contactos entre Castrilli y el inspector Rubén Pérez, del Coprosede, para controlar el traslado de la hinchada de River hasta la frontera con Santa Fe, pues el domingo próximo el equipo de Diego Simeone jugará con Newell s. El comisario inspector Daniel Barrile, subjefe de la policía rosarina, dijo: “Desde el miércoles me encargaré personalmente de ir al estadio y establecer todas las condiciones de seguridad necesarias”.

Como siempre, la hinchada visitante será escoltada apenas llegue a la provincia en el peaje de General Lagos. Además, se trata de un partido con malos antecedentes: la pelea en el peaje de Lima de 2002, con la muerte de dos hinchas; la suspensión del partido del 18 de febrero último por incidentes en Rosario, cuando quedaban cuatro minutos por jugarse, y la postergación del choque del Apertura, en Núñez, por la cercanía con la muerte de Acro. Para la vuelta al Monumental, dentro de dos semanas ante San Lorenzo, habrá una mayor presencia policial: de los 700 que hubo ante los jujeños se aumentará a más de 800.

  • No quedaron detenidos por los incidentes
    La mayoría de los detenidos en el partido de River ante Gimnasia y Esgrima, de Jujuy, fueron liberados en las primeras horas de ayer. Sólo quedaban en prisión cuatro personas -no se conoció su identidad-, pero por infracción a la ley de drogas.

784811.jpg

El club, a través de su titular José María Aguilar, lo negó con énfasis. El Gobierno, a través del subsecretario de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Javier Castrilli, aseguró no haber visto nada. Así, nada llegó a la Justicia: en la Fiscalía de Saavedra-Núñez confirmaron que no se labraron actuaciones. Y, al no haber actuación policial ni presentaciones judiciales, al Juzgado de Instrucción de Luis Rodríguez, quien lleva las investigaciones de todos estos temas referidos a River, cuyo pico más alto de violencia fue la muerte de Gonzalo Acro, en agosto de 2007.

“No hay heridos ni detenidos por ninguna pelea”, dijo Aguilar. “No hubo hechos de violencia en el estadio Monumental, ni tampoco se comprobaron heridos de armas blancas en las recorridas por los hospitales”, señaló Castrilli. Y agregó que, de los 34 detenidos en la comisaría 51ª, quedaban ayer sólo cuatro, acusados de infracción a la Ley de Drogas.

A River, claro, no le conviene que salgan a la luz más episodios de violencia. Entre otras cosas, para no empezar otro campeonato con el estadio suspendido, como hace un año, cuando los barras que respondían a Adrián Rousseau y a Alan Schlenker se declararon la guerra en lo que se conoció como La Batalla de los Quinchos. Tras eso, el Monumental fue suspendido por cinco fechas, aunque luego el Ministerio del Interior la rebajó a tres…

Con Rousseau alejado de la cancha y con los Schlenker presos en Marcos Paz por supuestos ideólogos del ataque a Acro, la barra está dividida en tres sectores. Los que respondían a Adrián; los que se alineaban con Alan y Los del Oeste, quienes habrían trabado un fuerte lazo con un sector de la oposición del club. No hay un líder definido y hay una aparente intención de convivir en paz hasta que los liderazgos se reestablezcan. Pero, mientras tanto, los chispazos surgen por cuestiones menores.

¿Por qué se pelearon esta vez, durante el partido que River le ganó a Gimnasia de Jujuy? Por algo que parece una pavada pero que, en definitiva, habla de lo mismo: la lucha por el poder.

El grupo que respondía a Adrián quiso ingresar por el medio de la tribuna Sivori, sin banderas y tratando de hacer el menor ruido posible. ¿Por qué? Para que no se notara que es una banda desmembrada, con no más de 80 o 90 barras, cuando en sus mejores épocas eran muchos más. Pero, el grupo del Oeste pretendía hacer su ingreso por donde siempre lo hacen Los Borrachos: por uno de los accesos laterales, con bombos y banderas. ¿Por qué? Para hacer notar su presencia ante la gente de River, como dando el presente en un tiempo de confusión como éste.

Así, entre lo que querían unos y lo que pretendían otros, se trenzaron dos grupos pequeños en las inmediaciones de la tribuna. Dos barras (¿del Oeste?) terminaron heridos de arma blanca, uno de ellos en un glúteo. Como las heridas fueron menores, no hizo falta pasar por un hospital, donde hubiese quedado asentada la pelea y la consecuente intervención policial. Además cada grupo tiene lugares de atención médica donde concurrir extraoficialmente en caso de quedar algún herido.

En River, suena fuerte que la conducción niega los hechos con la intención de no prolongar la imagen de un club atrapado por barras y combates. A la vez, y por lo bajo, el oficialismo susurra que hay sectores de oposición que fogonean a grupos violentos.

Fuente: Clarín, La Nación



Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 3,758,613 visitas únicas
octubre 2014
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.