28
Jul
08

Hinchada, hinchada, hinchada hay una sola

El mito se ha extendido por años: el hincha es lo mejor del fútbol; es el más genuino, el único que no se vende. En clave discepoliana, el hincha es el alma de los colores. Resulta que siempre tiene razón, que nada ni nadie puede refutarlo. Y el hincha —si es que hay uno solo— será muy transparente pero, hay que decirlo, a veces es un personaje autoritario, fascista y cruel, capaz de someter al peor de los escarnios a sus futbolistas. Lo puede decir Oscar Ahumada, que sufrió el rigor de la tribuna de River.

Para José Garriga, doctor en antropología, “los hinchas tienen un poder que antes no tenían”. Y el estilo argentino se exporta: “En Latinoamérica lo toman como modelo. Vas a México y escuchás canciones con música de los Pibes Chorros”.

Para escribir el libro Haciendo amigos a las piñas. Violencia y redes sociales de una hinchada de fútbol, Garriga compartió tres años con la barra brava de Huracán. Allí estudió sobre el “aguante” en sus dos variantes: el físico y el del aliento.

“Hay una diferencia entre lo que es ir a la cancha siempre y el enfrentamiento cuerpo a cuerpo, más vinculado a la barra”, dice. El antropólogo, docente de la Universidad de San Martín, se explaya en esa idea del poder: “El hincha es un actor más. No se sienta a ver un partido sin control. Tiene control directo, puede poner y sacar jugadores”.

María Verónica Moreira es magíster en antropología social, docente de la Universidad de Buenos Aires y publicó varios artículos sobre hinchadas. Además, para su tesis, realizó un trabajo de campo similar al de Garriga, pero con Independiente, en el que hurgó sobre “el honor y la vergüenza”. Moreira dice: “Yo le haría la pregunta a un técnico, a Simeone, por ejemplo. En esa cosa que tiene de sacar o poner a Ortega, ¿por qué lo hace? ¿Porque se lo pide la tribuna o porque es un jugador clave?”.

Garriga y Moreira no concluyen que el hincha es autoritario, pero sí que se sienten por arriba de los futbolistas. Son una especie de patrones. Él dice: “Los hinchas suponen que tienen una relación más afectiva con el club. Los que pagan su cuota social se sienten dueños: ‘Los jugadores son empleados nuestros’. No sé si los vuelve autoritarios, pero sí les da derechos sobre el equipo”.

Ella dice: “Creen que son realmente incondicionales y tienen un amor hacia el club o hacia los colores que no pretende nada a cambio. Y a partir de ahí pueden reclamarle a los jugadores”.

El ánimo del hincha se menea sobre el éxito y la derrota. No sólo ocurrió que los hinchas de River le tiraron maíz a un equipo que después fue campeón. Los de San Lorenzo aplaudieron una clasificación heroica en el Monumental pero, derrota mediante en la Libertadores, colgaron: “Jugadores, sus bolsillos llenos de pesos y la ilusión vacía”; los de Racing fueron al revés: cuando el equipo se hundía dedicaron frases como “Nosotros diez puntos en todos los partidos, ustedes diez puntos en todo el campeonato”, pero estallaron de emoción por zafar del descenso; los de Independiente, después de un ¡empate! con Racing, repartieron panfletos: “Dirigentes, cuerpo técnico, jugadores. Mercenarios. Los clásicos no se arreglan”. Y así hubo muchos más.

“Por eso no se puede hablar de violencia en el fútbol sino de violencias. A veces el hincha común se manifiesta de manera cruel. Hoy se usan términos muy duros no sólo con los jugadores del equipo propio, también con los rivales. Como el ‘borracho’ a Ortega”, dice Moreira. “En Independiente antes se privilegiaba el juego aunque perdiera. Pero las nuevas camadas están más pendientes de la cosa exitista”.

“Los hinchas siempre te muestran la faceta moral, pero hay otra dimensión que es instrumental. En el caso de los barras, muchos viven del fútbol. Pero ellos tienen la idea de que los jugadores pasan, los dirigentes pasan, y ellos se quedan ahí. Entonces, la relación que tienen con el club está basada en la pasión, en cambio el resto es más profesional”, dice Garriga.

Hinchas hay de todo tipo, es cierto. Son muchos. El fútbol, dice Eduardo Galeano, “es la única religión que no tiene ateos”. No todos usan la crueldad como método. Pero hay un corte, bien clase media, que incluso imita el discurso de “yo pago mis impuestos”: el hincha del “yo pago mi entrada” que justifica todo.

El público futbolero, según la visión de Roberto Arlt

El “hincha” es generalmente un sujeto de cara encendida, mejillas como inflamadas por el sol, bocaza perrera o mastinesca, pelo crecidazo, ojos canallas y léxico bravoso. Es decir, carne de cañón.

Cae a los stadiums como la langosta , y si no se come el pasto que hay junto a los alambrados, lo aplastan todos los cascos de una tropa de caballos. Entre o no entre, pero si consigue filtrarse, casi siempre se ingenia para instalarse en las populares y vociferar desde allí palabrotas que hacen rechinar sus mandíbulas; con tanto entusiasmo las vomita al espacio.

Si no entra, permanece desde afuera, venteando los acontecimientos, recibiendo noticias y pálpitos por los gritos de los espectadores, o adquiriendo datos del vigilante del escuadrón que hace la guardia en la puerta y que recibe noticias por intermedio de otros compañeros.

Este tipo de “hincha” atorrante es, como decíamos antes, la langosta de los matchs de box y de los partidos de football; y al mismo tiempo el cuidador improvisado de los automóviles.

Hay luego otro “hincha”; el “hincha de café”, el “hincha” que no acudió a ninguno de los parajes donde actúa su héroe, pero discute como un endemoniado en la mesa del café, por la noche, cuando se comentan los sucesos del día.

Roberto Arlt, “Aguafuertes porteñas”, en “Literatura de la pelota”, de Roberto Santoro.
Fuente: Crítica de la Argentina
Anuncios

0 Responses to “Hinchada, hinchada, hinchada hay una sola”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,320,055 visitas únicas
julio 2008
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

A %d blogueros les gusta esto: