10
Ago
08

A UN AÑO DE SU MUERTE

Desde aquel 9 de agosto, exactamente un año atrás, nada fue igual. Ese día se produjo la muerte que mejor dibuja la caricatura en la que se ha transformado la violencia del fútbol argentino. El asesinato de Gonzalo Acro, atacado a balazos dos días antes en un nefasto capítulo de la interna de los Borrachos del Tablón, la barra brava de River, es el mejor ejemplo de lo que implica hoy tener el liderazgo de una hinchada argentina. Hace muchos años que el remanido folklore de las hinchadas quedó en un segundo plano. Existen demasiados negocios generados en la tribuna que seducen a los violentos y postergan la pasión por los colores a un plano muy secundario.

La ONG Salvemos al Fútbol estima en 229 las muertes relacionadas con la actividad en la Argentina. Ninguna de ellas posee las características macabras del caso Acro. Se trató de una emboscada producida un martes por la noche, lejos del día de un partido; en la calle, a la salida de un gimnasio, un escenario para nada ligado con el fútbol, y con una causa que tiene como principales sospechosos a personas que tenían, hasta poco tiempo antes del ataque, un vínculo cercano con la persona que iban a matar.

Acro, de 29 años, fue atacado a balazos cuando caminaba junto con Osvaldo Matera el 7 de agosto por la noche, en Cullen y Bauness, en el barrio de Villa Urquiza. La víctima era el segundo de Adrián Rousseau en la pelea por tomar el poder de la barra brava riverplatense, enfrentados ambos con el bando que lideraba Alan Schlenker. Acro recibió tres disparos, dos de ellos en la cabeza, y murió 30 horas después, el 9 de agosto, en el hospital Pirovano. Matera sólo sufrió una herida de bala en la espalda, sin consecuencias de gravedad.

Desde el comienzo, la investigación recorrió un confuso camino de laberintos judiciales. El fiscal José María Campagnoli se mostró muy activo en sus labores pero, más arriba , se desató un conflicto de competencia para el desarrollo de la causa entre el juez Mauricio Zamudio y Luis Rodríguez. Finalmente el caso recayó en este último y hoy, un año después, la investigación camina hacia el juicio oral. Los integrantes del Tribunal 15, Ricardo Galli, Héctor Grieben y Elena Do Pico Ferrell, enjuiciarán a los cinco detenidos, Alan y William Schlenker (como instigadores), Sergio Piñeiro y Maximiliano Lococo (coautores), y Pablo Girón (como presunto autor material). Ariel Luna, Matías Kraft y Rubén Pintos se encuentran prófugos.

Aníbal Mathis, abogado de la familia Acro, dijo sobre la causa: “Vamos por un bueno camino. Sólo falta atrapar a un autor material (la referencia sería para Luna), pero no nos podemos quejar con lo que se hizo hasta ahora. No tengo dudas de que en un juicio, los acusados serán condenados a cadena perpetua”.

Si bien el objetivo es que el juicio se realice este año, difícilmente esto suceda. El motivo es que no encajan los tiempos con la agenda del tribunal y porque todavía está en curso la instrucción suplementaria. La segunda fecha tentativa sería en abril o mayo del año próximo, con la actuación del fiscal Gustavo Gerlero.

Pero el caso Acro no queda sólo en la investigación de la muerte. El crimen obligó a replantear la seguridad en las canchas argentinas. El debate por la aplicación del derecho de admisión en las canchas quedó obsoleto. La mayoría de los clubes se vio acorralada por la situación y dejó de proteger a los violentos, para elevar a las autoridades las listas de hinchas con el acceso prohibido a las canchas. Y una de las secuelas fue prohibir el acceso de hinchas visitantes en las categorías del ascenso, y limitarla en un 50% en los partidos de la primera división.

La mayor paradoja es que la interna de la barra de River no se detuvo con la muerte de Acro. En su velatorio se generaron peleas entre los grupos enfrentados. Hubo, además, otras batallas en distintos escenarios: el Monumental, sus alrededores y hasta la cancha de Vélez, este año, en un cruento enfrentamiento con varios heridos que, por casualidad, no se cobró nuevas víctimas fatales. Tanta violencia en el propio grupo provocó que la platea de River se manfestara públicamente en contra de su hinchada, con cantos como “que se vayan todos” o “no son de River”

Fuente: La Nación

Anuncios

0 Responses to “A UN AÑO DE SU MUERTE”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,282,285 visitas únicas
agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: