25
Mar
10

Sudáfrica: Temen guerra entre Hooligans y Barras

En México ’86 se “mataron” con la excusa de Malvinas. El renacimiento del conflicto entre los países podría reactivar la rivalidad de las hinchadas. Un repaso por la historia violenta de los mundiales.

Hace 24 años, durante el Mundial de México, los violentos integrantes de las facciones de Boca, Chacarita, Estudiantes y Nueva Chicago mantuvieron una feroz pelea en inmediaciones del estadio Azteca con miembros de la segunda y tercera línea de Manchester United y Chelsea, con la excusa de que la herida por el conflicto bélico del Atlántico Sur aún estaba fresca. 

Aquella pelea quedó grabada en la retina de los barras y como desenlace final se apoderaron de banderas que exhibieron en las canchas argentinas durante años como trofeos de guerra.

 Asimismo, los integrantes de las bandas del Funebrero y del Xeneize se pasaron viejas facturas y se enfrentaron en el Distrito Federal, en otro lamentable episodio.

El viaje de los violentos fue financiado por dirigentes del fútbol argentino y desde entonces jamás faltaron a alguna cita mundialista. Incluso fue institucionalizado por el entonces técnico de la Selección y actual manager Carlos Bilardo, que reconoció haber puesto plata para su traslado porque el apoyo desde las tribunas “era fundamental” para el equipo.

Este tipo de historias comenzó en 1982, cuando el denominado Negro Thompson, jefe de la barra brava de Quilmes, empezó a recaudar entre dirigentes, técnicos y jugadores para estar en España, pero debido a sus altas pretensiones finalmente se frustró su traslado.
En 1990 los dirigentes negaron la financiación de estos violentos, pero un nutrido grupo de Boca, Chacarita y Estudiantes se quedó hasta aquella final con Alemania. En el Mundial de Estados Unidos 1994 había una gran certeza de que no iban a poder viajar, porque el Gobierno les iba a negar respaldo económico y se afirmaba que la embajada estadounidense no les iba a dar la visa. Sin embargo, la Doce dijo presente y estuvo respaldando al elenco que dirigía entonces Alfio Basile.

Cuesta entender cómo estas personas, plagadas de antecedentes penales, e incluso algunos prófugos de la justicia argentina, pueden viajar con total tranquilidad cuando a los simples mortales nos hacen todo tipo de requisas y nos obligan a padecer innumerables cuestiones burocráticas. Pero así es.

De hecho, en las copas siguientes, el viaje de barras fue más heterogéneo, debido a que eran varios los clubes que tenían “representación” de estos grupos y ya se empezó a hablar de más de 200 integrantes. Ya en el Mundial de Francia 1998 se puso especial énfasis en los violentos argentinos y la Policía local estaba atenta a su desenvolvimiento por las calles de ese país.

En Corea del Sur-Japón 2002 la situación no fue distinta y las medidas de seguridad tampoco.
De todos modos, el poder de los barrabravas crecía vertiginosamente (crecimiento que sostienen por estos días) y ya no sólo tenían entradas para ir a las canchas sino que también se movían con pases especiales para viajar, por ejemplo, en trenes de alta velocidad, como el caso de Alan Schlenker, integrante de los denominados “Borrachos del Tablón”, de River.
Alemania 2006 marcó la ruptura de Schlenker con el otro líder de la hinchada, Adrián Rousseau. Ambos se distanciaron y uno de los motivos fue un mal reparto de la plata que recaudaron por el viaje a ese país. A partir de ese momento, se desató una sangrienta interna en la barra de River, en el marco de una coyuntura similar a la que se registra en estos días, con disputas de poder, dinero y pasajes para asistir al Mundial.

El temor vuelve a estar presente ya que el viaje de los barras a Sudáfrica es casi un hecho y medios de prensa ingleses expresaron su preocupación frente a la posibilidad de que hinchas violentos argentinos vuelvan a cruzarse con hooligans en medio de un nuevo conflicto por Malvinas.

 
Mónica Nizzardo, una de las fundadoras de la ONG “Salvemos al Fútbol”, que lucha contra la violencia en las canchas, aseguró que en el país africano pueden registrarse enfrentamientos internos y externos. Al respecto del choque con los hooligans señaló: “Si se cruzan se pueden enfrentar. Tenemos información de que los barras de Alemania e Inglaterra van a ir custodiados, pero ellos tienen otra cultura que no se parece en nada a la nuestra”.

Nizzardo también fustigó la creación de “Hinchadas Unidas Argentinas”, una ONG que busca facilitar el viaje de barrabravas a la Copa del Mundo de este año, que corre el riesgo de teñirse de violencia en caso de fallar las medidas de seguridad locales.

Esta ONG tiene como vocales a los principales “capos” de las barras argentinas, en una muestra más de la impunidad con la cual se manejan estos personajes; cada vez más parecidos a los jefes de la “cosa nostra” italiana.

Fuente: 24con.com
Anuncios

0 Responses to “Sudáfrica: Temen guerra entre Hooligans y Barras”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,288,496 visitas únicas
marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: