06
Abr
11

4° día del juicio

Careo, pero el mejor

En el juicio por Acro, un careo entre William y Piñeiro favoreció al menor de los Schlenker. Y la familia de Gonzalo aceptó no tener pruebas contra los hermanos.

El juicio por el crimen de Gonzalo Acro es una partida de ajedrez con siete jugadores tratando de salvar su cabeza y un octavo queriendo gritar jaque mate a los involucrados. Y como en toda buena partida, cada movimiento tiene su por qué. Ayer se realizó la cuarta jornada del proceso y los hermanos Schlenker se anotaron el primer poroto en su carrera por demostrar que no instigaron el hecho. Porque William le ganó por puntos un careo a Sergio Piñeiro (acusado de coautor y de haber estado en el lugar del homicidio) y porque Romina y Alberto Acro, hermana y padre de Gonzalo, aceptaron no tener pruebas concretas para acusar a los Schlenker y sostuvieron que su hipótesis se basaba en dichos de Adrián Rousseau. ¿Si esto puede ser considerado un triunfo decisivo de los hermanos? No, porque hay otras pruebas de cargo, como los llamados telefónicos y las reuniones previas y posteriores al crimen que siguen en pie, pero está claro que el primer movimiento les resultó favorable.

El día había arrancado sin novedades. Luna había repetido su vieja estrategia de aceptar que participó del hecho, pero acusando a un NN de haber realizado los disparos ( ver “Ya diré…). Después, comenzaron las sorpresas. Porque le tocó declarar al Pelado Piñeiro quien sólo habló dos minutos para declararse inocente y su abogado pidió que no se incorporara al juicio su declaración en la etapa de instrucción, donde había mentido sobre su ubicación aquella noche fatal (dijo estar en la casa de un familiar, quien lo desmintió). Y para asombro de todos y a diferencia de lo hecho con los restantes barras, el Tribunal aceptó. Ahí, el abogado de William pidió un careo con Piñeiro y éste accedió. El tema era si, como sostenía William, el Pelado le había dicho en la cárcel que había ido con el resto a apretar a Acro y todo había terminado mal. Hubo unos cruces hasta que Piñeiro aseguró que nunca había hablado con los Schlenker en el penal. Ahí apareció el fiscal del juicio, Gustavo Gerlero, para marcar una contradicción: el Pelado había denunciado por amenazas a William, por lo que sí se habían cruzado. Cierto, no se probó si existió aquel diálogo que esgrime William para exculparse (su estrategia es: si él me contó eso es porque yo no estaba al tanto de nada), pero sí que hubo contactos. Piñeiro quedó tan golpeado que después se negó a un careo con Alan.

Una vez que la sala se recompuso del adrenalinico momento, le tocó hablar a Cuca Girón. Todo lo que dijo fue que estaba cerca del lugar del crimen porque por esa zona vive su cuñado y que “aunque nadie lo sabía, yo era amigo de Gonzalo”. Ahí hablaron los Acro. Romina, la hermana de Gonzalo, aceptó que no tenía idea de la vida de barra que llevaba su hermano y aseguró que éste era muy reservado. Alberto, el padre, lejos de sus declaraciones mediáticas confesó no tener pruebas directas sobre los Schlenker y aseguró que apuntó hacia ellos porque “Adrián me dijo que esto fue obra de Alan”. Y que otro barra, al que no identificó, le afirmó que “Alan le pagó a Luna para que matara a Gonzalo”. Por eso ahora pasa a ser clave lo que diga Rousseau cuando le toque declarar. Que no será pronto porque como en las buenas partidas de ajedrez, esto va para largo.

El padre de Gonzalo Acro calificó a los imputados por el crimen como “una mafia”

Alberto Acro, padre de Gonzalo Acro, aseguró ayer que su hijo fue asesinado a raíz de una pelea en los quinchos del club en la cual resultó herido a golpes William Schenkler, y calificó a los imputados como “una mafia”.

Acro declaró ayer ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 15 en el juicio que se le sigue a siete barrabravas de River por el homicidio de su hijo y recordó la pelea conocida como “La Batalla de los Quinchos”, en febrero del 2007, como el origen del crimen de Gonzalo. 

“Fue por el orgullo herido de los capos de la mafia o barra”, dijo el hombre al asegurar que en aquella pelea registrada dentro del club, su hijo golpeó a William.

Alberto Acro hizo mención a que amigos de Gonzalo le contaron que tras esa pelea, Alan Schenkler -quien lideraba una de las facciones que estaban al frente de “Los Borrachos del Tablón”- amenazó a su hijo y le dijo: “Si te tengo que matar, te mato.”

“No creo que (el homicidio) haya sido por plata”, expresó Acro, visiblemente conmocionado, al referirse a los motivos del crimen.

En otra parte de su declaración, el padre del joven asesinado explicó que, de acuerdo a las palabras de otros testigos, “Alan había dado la orden a (Ariel) Luna que lo matara”.

Además, agregó que “más de 10 personas me dijeron que por la interna de (Adrián) Rousseau y William mataron a mi hijo”.

El padre de Gonzalo dijo que intentó convencer a todos esos testigos para que hablen en el juicio pero no pudo porque “tenían miedo de que los maten”.

En tanto, Romina Acro, hermana de la víctima, aseguró que Gonzalo no tenía enemigos y se quebró en varias oportunidades cuando recordó a su hermano.

La joven dijo que no sabía que Gonzalo estaba involucrado con la barra de River Plate y recordó que William Schenkler mantuvo una relación sentimental con una chica que antes había salido con su hermano.

“Ya diré quién lo mató”

Acusado de haberle disparado a Acro, Luna dijo ahora que él no fue. Y culpó de la causa “a Aguilar”.

Ariel Luna habla con la tranquilidad del que sabe todo. Nadie se ha sentado ante el Tribunal con tanto aplomo, sin trabarse ni demorarse, acusándolo encima “de corrupción”. El imputado por haberle disparado a Gonzalo Acro insistió con una frase en la cuarta jornada del juicio: “Yo no maté a nadie. Estuve ahí, pero no maté. Ya voy a nombrar al que disparó”. El Colo fue el primero que habló en el Tribunal Oral 15, antes del careo-show.

“Nunca fui un asesino, un sicario. Gastón Matera es un mentiroso, debería estar preso por falso testimonio ( NdeR: en el 08, Matera acusó a Luna de haberle disparado a Acro). Yo escucharé todas las mentiras, y recién después voy a hablar. El verdadero culpable de esta tragedia es José María Aguilar, quien le dio 500 mil dólares al juez Luis Rodríguez para que armara esta causa. El fútbol es política. Y la política me ha puesto recompensa”, se envalentonó Luna.

El imputado también intentó aclarar por qué hizo un video en el 08 en el que reconoció haber matado a Acro: “Amenazaron con secuestrar a Arielito, mi hijo mayor”. En la indagatoria había declarado que lo habían “amenazado de muerte y que allegados al Gordo (por Aguilar), le habían prometido un dinero que nunca llegó”. Además, mostró unas fotos de su vieja camioneta, “distinta a la que dicen que estuvo en la esquina de Bauness y Cullen”. Luna fue el cuarto imputado en declarar. El viernes lo harán los testigos. Algún día, la verdad.

Crimen de Acro: careo entre Williams Schlenker y Piñeyro desnudó pormenores de la interna de la barra de River
Los barras bravas de River Plate William Schlenker y Sergio “Pelado” Piñeyro, acusados por el crimen de Gonzalo Acro, fueron careados hoy durante el juicio y el intercambio reveló pormenores de la interna de la hinchada “Los Borrachos del Tablón”. 

El careo fue solicitado por la querella que representa a la familia Acro porque Piñeyro había dicho que no había estado en el lugar del crimen, mientras que Schlenker reveló que en la cárcel le había confesado que sí.

Durante el proceso, Schlenker dijo que Piñeyro iba a la cancha desde 1990 y que Adrián Rousseau, líder de una de las fracciones, lo echó porque “tomaba cocaína durante todos los partidos”.

“Volvió a la barra cuando se enteró de que lo echamos a  Rousseau”, agregó Schlenker. “Lo vi más veces en Marcos Paz (NdA: cárcel en la que estuvieron detenidos) que en la cancha”, sostuvo.

“Vos viniste a la barra después del ‘playón’ y los ‘quinchos'”, en referencia a dos batallas que tuvieron las fracciones de la hinchada, señaló Schlenker. “No sé qué motivo tuvo para ir por Acro sino estuvo en el playón ni en los quinchos”, le dijo.

Piñeyro evitó referirse sobre ese punto.

Con mucha vehemencia y visiblemente enojado, Schlenker acusó a Piñeyro de “caradura” porque “estuve preso dos años por tu participación en el crimen”, ante lo cual el tribunal le llamó la atención en la forma de expresarse.

William relató que en la cárcel Piñeryo le había dicho a su hermano Alan Schlenker que había estado en el crimen de Acro “en una posición geogáfica que veía el gimnansio y estacionó su auto Fiat Uno. No digo que fue a matarlo, pero no vi un arrepentimieno”

“Si no tuvo nada que ver, al día siguiente se presentaba en la fiscalía. Me dio a entender que quería ir por el lado de la absolución diciendo que no había estado en el lugar”, agregó Schlenker.

fuente: olé, télam, lanuevaprovincia.com
Anuncios

0 Responses to “4° día del juicio”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,324,844 visitas únicas
abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: