15
Abr
11

Segunda declaración del Colo

El Colo Luna admitió que fue al lugar con otros dos barras sabiendo que iban por Acro, pero dijo que él no disparó. E intentó despegar al resto de los acusados.

La declaración de Osvaldo Matera, testigo clave del crimen de Gonzalo Acro, había sido contundente: “Gonza me dijo ‘uy, mirá’. Y vi que Ariel Luna venía disparando hacia nosotros”. Fue casi una sentencia anticipada contra el acusado de haber asesinado a Acro. Eso ocurrió el viernes. Y por consejo de su abogado, Salvador Heredia, el Colo tiró ayer un manotazo de ahogado. Pidió declarar de nuevo para rebatir a Matera y los dichos sobre su persona que había vertido Adrián Rousseau. Pero le salió mal porque ante una pregunta muy precisa del Tribunal, terminó admitiendo que junto a otros dos barras fue al lugar del hecho porque iban a buscar a Acro “para conversar”. Si tenía alguna chance de disfrazar por qué estaba en la escena del crimen, se le esfumó. Sensación que quedó más evidente cuando su letrado se opuso a que le formularan más preguntas, “porque lo están confundiendo”. Al toque, el Colo retomó y agregó: “Ya me siento condenado”. Y aunque lo dijo en referencia a una supuesta parcialidad del Tribunal en contra suyo (que no existió), lo que se escuchó fue lo que le recorría el alma. Así las cosas, salvo que tenga una carta fuerte en su mazo, su suerte parece echada.

Luna, una vez más, apuntó como asesino a un supuesto barra de apodo Wity al que ayer le puso nombre: Luciano Gabriel Julián Cabrera. La Policía no lo tiene en su base de datos y como él no aportó pistas para encontrarlo, salvo que vive en la villa La Achira, por ahora su testimonio carece de fuerza. Y dijo que llevó hasta el lugar del hecho a este Wity con otro barra de nombre Martín, y que en el vehículo se enteró de que iban “a ver” a Acro. Y que el dato de dónde entrenaba se lo había pasado Matera al barra Martín, intentando volver a meterlo como entregador. Y tiró la sospecha de Rousseau como instigador, al asegurar que el arma de Wity era igual a una que él le había visto a Adrián. De todos sus dichos no aportó pruebas y aseguró que él no presenció el hecho, porque mientras los otros dos fueron en busca de Acro, él se quedó en el auto.

Si quiso despegar del homicidio al resto de los acusados. A los Schlenker y Lococo asegurando “nadie me mandó” y a Pintos, Girón y Piñeiro no ubicándolos en el lugar del crimen. Y como su handy tiene comunicaciones con algunos de los imputados, afirmó que fue Wity quien lo usó. Pero salvo que este fantasma se corporice, su “me siento condenado” se convertirá en realidad.

Amenazas

El abogado del imputado Ariel “Colo” Luna, acusado de ser el autor material del hincha de River Gonzalo Acro, denunció ayer haber recibido amenazas el miércoles en su teléfono celular en las que le dijeron que no hablara más en el juicio.

El abogado Salvador Heredia denunció ante el Tribunal Oral en lo Criminal 15 que las amenazas las recibió el miércoles por la tarde cuando fue a visitar a su cliente al Penal de Ezeiza, por un hombre que le dejó en el contestador un mensaje que decía: “Viejo, te estás metiendo con algo grande y “El Colo” también. Cerrá el culo, viejo. Escuchaste?”.

Un desconocido

Ariel El Colo Luna, principal acusado por el crimen del barra de River Gonzalo Acro, volvió a declararse inocente y dio el nombre de quien según él habría sido el autor del asesinato.

Luna había dicho en otras oportunidades que el asesino de Acro fue un tal Witi , y había prometido que en el juicio lo identificaría con su nombre y apellido completo. Y ayer cumplió al declarar por segunda vez ante el Tribunal Oral en lo Criminal 15: mencionó a Luciano Gabriel Julián Cabrera. Luna también intentó desacreditar a Osvaldo Matera, el barra que estaba con Acro la noche del crimen en 2007. Reconoció haber estado en el lugar de los hechos, pero se manifestó ajeno al crimen, que atribuyó al tal Witi y a otra persona, a la que sólo identificó como “Martín”.

El alias Wity lo había aportado durante la investigación del crimen y en su declaración en el juicio, pero tanto Matera como el ex líder de una de las fracciones de la barra Adrián Rousseau, dijeron que no lo conocen ni era de la hinchada. “Me siento medio condenado”, dijo Luna, ante lo que los jueces Hugo Decaría, Héctor Grieben y Javier Anzoátegui le preguntaron si consideraba que “el tribunal es parcial” y él contestó: “Me cuesta creer en la Justicia. Me parecería que sí, aunque no desconfío de ustedes”. Su abogado, Salvador Heredia, desistió de la recusación. Además de Luna, están siendo juzgados en este debate los hermanos Alan y William Schlenker como autores intelectuales del hecho.

De salideras y otras cuestiones

Luna declaró por segunda vez ante el Tribunal Oral Criminal 15 y volvió a referirse sobre un tal “Witi”, a quien ya se había acusado en oportunidades anteriores y hoy identificó con nombre y apellido completo: Luciano Gabriel Julián Cabrera, vecino del barrio Las Achiras, de la localidad bonaerense de Villa Celina (La Matanza).

De cualquier manera, Luna reconoció haber estado en el lugar de los hechos, pero se manifestó ajeno al crimen, que atribuyó al tal “Witi” y a otra persona, a la que sólo identificó como “Martín”.

El alias “Wity” lo había aportado durante la investigación del crimen y en su declaración en el juicio, pero tanto Osvaldo Matera, quien estaba con Acro cuando fue asesinado, como el ex líder de una de las fracciones de la barra Adrián Rousseau, dijeron que no lo conocen ni era de la hinchada.

Luna apuntó contra Matera y Rousseau, quienes lo complicaron en sus declaraciones. Matera estaba con Acro el 6 de agosto de 2007 cuando al salir de un gimnasio de Villa Urquiza lo mataron de dos tiros en la cabeza. “Luna disparó hacia Gonzalo y también contra mi. A Luna le vi la cara. Lo vi”, declaró el lunes Matera, quien recibió un tiro en la espalda.

Luna dijo que Matera “se juntó con Martín quince o veinte días antes y ahí le dice a qué gimnasio va Acro”, y agregó que éste tenía una amistad con Rousseau “por miedo”. “Rousseau dijo acá que no conoce a ´Los Borrachos del Tablón´, una cosa de locos. Se está haciendo la virgen de Calcuta y es peligroso de verdad. Él portaba armas, yo lo vi”, señaló.

Rousseau lideraba la facción de la barra a la que pertenecía Acro y que estaba enfrentada a la que respondía a Alan Schlenker, entre los que estaba la llamada “Banda de Palermo”, a la que pertenecían cinco de los acusados en el juicio.

Luna también sostuvo que está imputado porque Rousseau lo “mandó a apuntar”, a raíz de una vieja disputa que surgió a partir de una “salidera bancaria” que sufrió el líder de una de las facciones de la barra brava de River, y que según el principal acusado por la muerte de Acro, fue “un autorrobo”.

Según esa versión, Rousseau no habría sido víctima de una salidera, sino que le pidió a Luna que le consiguiera “dos muchachos” para que fraguaran el robo, de unos 60 mil pesos, de los cuales los ladrones sólo se llevarían la mitad.

Pero “los muchachos” sólo le habrían dejado a Rousseau diez mil pesos, lo que habría –según Luna- generado el encono del cual derivó la acusación por la muerte de Acro.

Por otra parte, el juicio estuvo a punto de naufragar porque Luna dijo que se sentía “medio condenado” de antemano y el tribunal interpretó que estaba en duda su imparcialidad.

“Me siento medio condenado”, dijo Luna, acusado de haber disparado el arma que mató a Acro, ante lo que los jueces Hugo Decaría, Héctor Grieben y Javier Anzoátegui le preguntaron si consideraba que “el tribunal es parcial”. Luna contestó: “Me cuesta creer en la Justicia. Me parecería que sí, aunque no desconfío de ustedes”.

El tribunal le aconsejó consultar con su abogado, Salvador Heredia, la posibilidad de pedir el apartamiento de los jueces, lo que sumió al juicio por una media hora en una total incertidumbre, ya que existió la posibilidad de que se suspendieran los debates e incluso fuera designado otro jurado para iniciar todo desde cero.

Finalmente, el abogado Heredia desistió de la recusación: “No tengo dudas sobre la probidad de los jueces, son hombres justos. Sólo voy a pedir trato igualitario para mi defendido”, expresó.

Junto a Luna también están siendo juzgados Alan Schlenker y su hermano William, Martín “Pluto” Lococo, Sergio “Pelado” Piñeyro, Pablo “Cucaracha” Girón y Rubén “Oveja” Pintos.

fuente: olé, télam, clarín, playfutbol
Anuncios

0 Responses to “Segunda declaración del Colo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,325,049 visitas únicas
abril 2011
L M X J V S D
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: