08
Mar
14

La última curda…

Oeste-genero-hueco-popular-visitante_OLEIMA20140302_0222_5Mientras River sigue sin poner a la barra oficial en derecho de admisión, reapareció la disidente y sumó tensión. Enterate quiénes son y qué quieren.

La primera señal de que el domingo iba a tener complicaciones se dio a las cuatro de la tarde, en Barrancas de Belgrano. Como si los hubiese traído una tormenta, un grupo de camionetas provenientes de distintos puntos cardinales estacionaron en la plaza central. De allí bajaron los barras. Algunos, con historia en la tribuna de River en los 90. Otros, con peso en el primer lustro de la década pasada. Muchos sumados de barrios periféricos. Y todos con un punto en común: tras el crimen de Gonzalo Acro, fueron raleados de la barra. Y aunque popularmente se los identificó como La banda del Oeste, la suma trae gente del Sur, de Zona Norte y de Capital Federal. Y tienen un objetivo claro: entramos todos, oficial y disidente, o no entra nadie. Y como la nueva dirigencia de River sigue teniendo una actitud tibia con respecto al fenómeno, las cosas pintan mal, mi viejo, pintan mal.

El grupo, de cerca de 200 barras, ya había hecho su presentación en sociedad el 18/11/13, en el partido contra Olimpo en el Monumental. En aquel momento, la banda del Oeste liderada por Sebastián Barraza, y Franky Martínez se había hecho fuerte con gente de Haedo, Morón, Moreno y Merlo y habían convencido de cerrar filas a un grupo del Sur comandados por los históricos Julio Gamboa y Pacha Corrado, que trajeron barras de Claypole y barrio Don Orione. Para completar los puntos cardinales también se sumó gente de Tigre, Victoria, San Fernando, Pilar, Olivos y Escobar, que en su momento bancaba a los hermanos Schlenker (Damián Paz y Chatruc son sus referentes) y de Capital Federal, con el Gallo de Deportivo Español y Guillermo Bruja Careri de Flores al frente. Pero para este 2014 consiguieron más apoyo: volvieron Los Patovicas de Hurlingam, con Darío Velardez, Toti, jefe de la barra de Italiano, como guía, y desde Berazategui subió un grupo al mando de Bin Laden, un barra que tuvo ascendencia hasta 2010. Al comenzar el partido ingresaron a la Centenario tras un forcejeo con la Policía, que no les dejó entrar las banderas. De hecho, la única que pasó fue una para recordar a Jonathan Waldmeiker, asesinado en 2010 tras una guerra interna en la General Paz. Waldmeiker era el segundo de Velardez en el grupo de Hurlingham y Bella Vista. ¿Cómo entraron? Fácil: salvo cinco tickets que eran de canje (que están siendo investigados), los restantes habían sido comprados a 80 pesos. La gente de Seguridad busca averiguar de donde salió el dinero para financiar la movida.

Más allá de las amenazas tribuneras, no pasó nada durante el partido ni a la salida. Pero River deberá tomar una decisión: si bien la nueva CD le cortó víveres a la barra oficial, no puso a sus líderes en el derecho de admisión y éstos siguen caminando el Monumental como si fueran sus dueños. Quizá prohibir a unos y otros sea la única manera, River, de terminar con la interna y garantizar la paz para sus hinchas.

 

fuente:ole
Anuncios

0 Responses to “La última curda…”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,325,582 visitas únicas
marzo 2014
L M X J V S D
« Feb   Ago »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: