Archive for the 'DeBajo del Tablón' Category

17
May
16

BARRA DE PIBES

En una parte sustanciosa de su declaración, le preguntaron a Eduardo Rabuffetti, presidente del fútbol amateur de River bajo la gestión Passarella, qué conocimiento tenía de Martín Araujo, Guillermo Godoy y Matías Goñi, trípode de poder de Los Borrachos del Tablón. Y el ex dirigente aceptó que los conocía y el motivo que dio fue por demás llamativo.

“Yo debía atenderlos porque venían a pedirme que se les haga pruebas a jugadores por los que ellos estaban interesados. Sabía por comentarios del club y la prensa que integraban la barra brava, pero eran socios, por lo que no podía excluirlos, mi obligación era atenderlos”, afirmó. Si tienen pases, no se dijo.

 

FUENTE: OLÉ

Anuncios
24
Sep
14

“ME ARREPIENTO DE ESTE AMOR….”

El Colimba en 08, tras ser agredido por los del Oeste.

El Colimba Di Muzzio fue ladero de Adrián Rousseau hasta 2010. Fuera de los Borrachos, dio detalles en la Justicia sobre la reventa involucrando a CD y barras.

Los colimbas se divierten fue un hit de Olmedo y Porcel filmado en 1986. Durante varios años, Héctor Daniel Di Muzio, alias Colimba, siguió al pie de la letra el argumento de la peli: la pasaba bomba haciendo negocio con la barra de River, de la que fue miembro en toda la década pasada hasta que tras varias causas judiciales, quedó fuera a mediados de 2010. Despechado y a sabiendas de la existencia de la causa por reventa de entradas, el Colimba, quien secundaba a Adrián Rousseau en la tribuna, rompió el silencio y se convirtió en el primer arrepentido del proceso. Y en sede judicial hizo una declaración considerada fundamental, donde acusa a los capos y a la dirigencia de ser socios en el negocio de la reventa.

“Empecé a ir a River a los 13 años y me hice amigo de Héctor Caverna Godoy, el Uruguayo Gustavo Larrain, al que también lo conocía como Pecho Paloma, y Martín Araujo, a quien le decíamos Martín de Ramos o Jazmín. Ellos me dieron un carnet que siempre estaba al día. Los tres dirigen hoy la barra y manejan toda la reventa de entradas, que consiguen por medio de la dirigencia. Siempre antes de cada partido, les bajaban tickets para todos los sectores, incluyendo plateas laterales altas y bajas, que se colocaban en reventa por distintos canales, siendo el principal los alrededores del estadio, donde hay un acuerdo con la Policía para poder trabajar tranquilos. Después, en la zona del estacionamiento, los revendedores que son como 50 les rinden la plata a Araujo, Caverna y Larrain. Así fue hasta que yo me mantuve en la barra en junio de 2010”, declaró Di Muzio en la fiscalía contravencional de Núñez a cargo del doctor Norberto Brotto, y cuyas actuaciones fueron anexadas al proceso que llevó el fiscal Campagnoli.

Los dichos del Colimba tuvieron su correlato en la realidad: a partir de su testimonio, la Policía montó una guardia en los partidos de River y descubrió un ejército de 57 revendedores que trabajaban en el radio del Monumental y que tenían una oficina en Udaondo y Ricchieri, al lado de la iglesia de la zona. A éstos les decomisaron los tickets y la mayoría, resultó ser de protocolo, lo que también dio crédito a la declaración de Di Muzio sobre la injerencia de la dirigencia en el negocio.

El Colimba no fue un barra más. Conectado a la intendencia de Vicente López, cayó detenido dos veces por violencia en el fútbol y una vez por reventa de entradas. Y en 08 fue agredido por la facción del Oeste, que lo consideraba el ladero más fiel de Adrián Rousseau por entonces.

12
Sep
14

Socios de una pesadilla

La Justicia cerró por inexistencia de delito la causa a los Borrachos por manejar 200 carnets. Al toque, uno del departamento de socios se subió al paravalanchas.

Lucas-Garcia-River-Tigre-Increible_OLEIMA20140912_0015_14Lucas García, el tercero desde la izquierda, con buzo negro y gorrita de River. Es empleado del departamento socios y contra Tigre estuvo en el paraavalanchas.

Si a usted lo agarran en la calle con 200 tarjetas de crédito de las cuales 197 no están a su nombre, quiza tenga algunos problemas. Pero si es jefe de una barra brava y esa situación se da con carnets de un club, no pasa nada. Así, como si fuera todo tan normal, la Justicia cerró por “inexistencia de delito” la causa que se había abierto contra la cúpula de Los Borrachos el 23/3/14, cuando fue detenida con 200 carnets y entradas de protocolo. Esto ocurrió el viernes pasado. Dos días después, Lucas García, el empleado del departamento de socios sindicado como nexo entre la barra y el club, se subió al paravalanchas en el partido contra Tigre, como demuestra la foto aportada por el colega de radio Mitre, Pablo Carrozza. A buen entendedor…

El caso se había iniciado horas antes del partido contra Lanús por el torneo Final 2014. En el estacionamiento del Monumental, la Policía detuvo a Martín Araujo y Héctor Caverna Godoy, los jefes Borrachos, y a Gustavo Luzzi, el Tachero. Tenían en su poder los carnets y cinco facas. Araujo, además, estaba violando una prohibición de acercarse al estadio dada en otro proceso por violencia en el fútbol. Tras secuestrarles los elementos, tomó intervención el fiscal porteño Norberto Brotto, quien llamó a declarar a los dueños de los 197 plásticos. Todos dijeron lo mismo: nos juntamos siempre tres horas antes del partido en Ciudad Universitaria, los jefes nos reparten los carnets, entramos y se los devolvemos en la Sívori. Y aceptaron que jamás pagaron la cuota porque de eso “se encargaba la barra”. Con ese marco el fiscal mandó un oficio a River para saber si esos carnets entraban más de una vez por partido o si el club se sentía damnificado. La respuesta fue negativa a ambos requerimientos. Entonces, sobreseyó a los tres Borrachos, defendidos por el letrado Diego Valente, quien maneja los casos legales de una barra que tiene decenas de causas pero ningún preso.

“No encontramos reventa o alquiler de carnets. En todo caso lo que se verificó fue una situación irregular pero por la que el club no se manifestó perjudicado. Todos sabemos que los jefes de la barra manejan esos plásticos como forma de poder, pero en el código contravencional porteño eso no está contemplado, por lo que no hay delito”, le dijo una fuente de Tribunales a Olé .

Lo que la Justicia no tomó en cuenta es que el artículo cinco de la Ley del Deporte condena a los dirigentes que faciliten la formación de barras bravas. Y podría haber optado por investigar este camino para mantener abierta la causa. Tratar de saber qué dirigente apaña a los violentos, quienes les dan los carnets, como es la maniobra en la CD. Era cuestión de extraer testimonios y mandarlos al fuero de instrucción. Pero no se hizo. Al toque, el empleado García, que fue licenciado hace un par de semanas, se subió al paravalanchas. Si alguien tenía dudas de cómo se iba a interpretar el mensaje de la Justicia, ahí está la prueba.

Lo que sí quedó en pie es el proceso por las armas blancas secuestradas, en el que quedaron implicados Godoy y Luzzi, quienes se negaron a declarar. Pero no parece que estén muy preocupados: la pena máxima por tener facas en la cancha es de 20 días de arresto como máximo, redimibles por multa. Si la lucha contra la violencia en el fútbol no es una joda, amigos, se le parece bastante.

 

fuente: olé
28
Dic
13

Rousseau, el líder que nunca se fue de los Borrachos del Tablón

El ex capo de la barra de River sigue conectado con la actual cúpula y está involucrado en la causa de la reventa de entradas, según informa el diario Olé.

De terror. Rousseau (camiseta de Los Pumas), William Schlenker (atrás, chaleco nike) y Acro (arriba, de musculosa) juntos, combatiendo en Paraguay, en 2006. Terminaron peleados y con Acro muerto. El símbolo de las internas entre barras.

Adrián Rousseau y Alan Schlenker lucharon mucho tiempo por el manejo de Los Borrachos del Tablón, hasta que diversas causas judiciales -el primero fue condenado a cadena perpetua por el crimen de Gonzalo Acro- los alejaron de la barra de River. Sin embargo, ese distanciamiento no fue tan así: según la nota que el periodista Gustavo Grabia escribió este viernes en Olé, Rousseau sigue conectado a la hinchada

¿Cuál es el origen de la información? A raíz de la reventa de entradas, un policía de la Metropolitana se infiltró en la barra y detalló cómo “el ex capo y actual corredor de motociclismo se reúne con quienes manejan a Los Borrachos monitoreando el tema de los tickets que salen por vía ilegal”. A eso se llegó por “pistas que surgían en las conversaciones de Martín Araujo, Matías Goñi y Guillermo Godoy, el trípode donde se asienta el poder de la tribuna Sívori”, donde se indicaba que las reuniones serían en una estación de servicio de Honduras y Juan B. Justo y en un lavadero de autos de La Pampa y Figueroa Alcorta. En este último lugar se reunirían antes del Superclásico en el Monumental.

Entonces, hasta allí fue un policía de civil “que hizo guardia y cerca de las 22 horas vio que ingresaba Adrián Rousseau en una Toyota Hilux”. Cuando salió fue a la confitería que está frente a River y retiró cosas que le acercaban dos personas que habían salido del club. Entonces, según el relato de Olé, regresó al lavadero para encontrarse con cuatro barras, que le rendían sobres mientras anotaba en un cuaderno números y nombres.

Como si hiciera falta mayor claridad, en la foja 287 del proceso judicial hay un informe del Comisionado Carlos Antonio Garaventa, del Area de Investigaciones de la Comuna 12 de la Metropolitana que dice: “El usuario Matías (por Goñi) y el usuario Martín (por Araujo) reciben y se comunican en reiteradas oportunidades con Hugo Adrián Rousseau, con quien mantienen conversaciones referentes a la reventa de entradas y manejo de las filiales del club River Plate, manifestando que se encontrarían personalmente en los locales denominados El Aguila y Manotas”.

Conocido por haber apoyado a Daniel Passarella en la anterior campaña para presidente, Rousseau apostó por un candidato que en la última elección salió perdedor. Las preguntas ahora apuntan a cómo hará Rodolfo D’Onofrío para cumplir con su eslogan de campaña de no pactar con los delincuentes. El panorama juega a su favor: los Borrachos tienen que afrontar el próximo año las causas por la apretada a Pezzotta en el partido de la Promoción con Belgrano de 2011 y un ataque con armas blancas a un representante de jugadores de Inferiores, a las que se suma esta investigación por la reventa.

24
Dic
13

“Mi viejo los quiere conocer así ya arreglamos todo”

El textual de Emiliano Díaz en diálogo con Martín Araujo, capo de los Borrachos, revela la relación del cuerpo técnico, jugadores y dirigentes con la barra. Más escuchas explosivas…

Emiliano: Hola Martín, habla Emiliano.

-Martín: ¿Qué hacés, loco?

-Emiliano: Bien, ¿vos?

-Martín: acá, saliendo del banco. ¿Ya entrenaron?

-Emiliano: Sí, sí, tenemos que recuperar la onda. Escuchá, ¿vas a andar por Ezeiza mañana?

-Martín: Si está tranqui por la prensa, me mando.

-Emiliano: Mañana prensa no hay, así que venite y charlan un poco. Cortamos a las 12, ahí estamos libres.

-Martín: Listo, así hablamos con tu viejo, como te dije la otra vuelta, para conocerlo.

-Emiliano: Sí, mi viejo los quiere conocer, también, porque viste, así ya arreglamos todo.

-Martín: Olvidate, quedate tranquilo que mañana a las 12 estoy allá.

-Emiliano: Dale bestia. Abrazo.

-Martín: Abrazo.

Emiliano es Emiliano Díaz, el hijo del Pelado. Martín es Martín Araujo, el líder de Los Borrachos del Tablón. El diálogo que grabó la Secretaría de Inteligencia y escuchó el área de investigaciones de la Policía Metropolitana dura apenas 1,45 minutos. Parece nada. Es el tiempo que uno usa en lavarse los dientes. O, a veces, en dejar en claro la trama de relaciones que une a los barras con los cuerpos técnicos en la Argentina. De qué hablaron aquel día, sólo lo saben ellos. Qué tenían que arreglar, según palabras del propio Emiliano, algunos podrán suponerlo. Más si se tiene en cuenta que cuando el Pelado estaba fuera de River, la barra puso una bandera con su rostro y el de Angel Labruna para presionar por la vuelta. Más si se tiene en cuenta que apenas asumió, hay una escucha de diciembre de 2012 entre el ex dirigente Eduardo Rabuffetti y Araujo en la que el directivo le dice: “Vamos a llamarlo a Emiliano y decirle ‘los pibes de la barra se quieren juntar con vos, con tu viejo, para charlar un par de temas’. Y ahí nomás lo vamos a encarar, yo voy a tener los números de cuánto firmó el contrato”. A confesión de partes… Aunque también es cierto que en las últimas fechas de este flojísimo Inicial 2013, las voces de la Sívori alta no bramaron su apoyo al DT.

Como si fuera poco, hay otra escucha inserta en el CD número 12 de la causa, en la que queda claro que la barra se alojó en el hotel del plantel cuando River jugó en la Sudamericana contra Liga de Loja y allá Araujo se vio con Marcelo Escudero, el otro ayudante de campo de Ramón. De estas relaciones peligrosas está compuesto el fútbol argentino.

Pero el vínculo no es únicamente con el cuerpo técnico. En la causa también hay evidencias de un trato frecuente con el plantel. Y hasta de presionar a algunos players porque suponen que le están errando al arco para perjudicar al DT. Uno que lo sufrió fue Rodrigo Mora. En una de las intervenciones telefónicas queda claro que los seis referentes máximos de Los Borrachos se dieron una vueltita por Ezeiza después de que un jugador les avisara que algunos no se aguantaban más al DT. Y como River venía de sequía goleadora, apuntaron a los delanteros. La situación con el uruguayo, según cuentan, se puso tensa y Mora, demostrando garra charrúa, los terminó frenando. “¿Qué decís? Yo estoy siempre concentrado y si mañana hago un gol, no es porque vinieron ustedes, que les quede claro”. Lamentablemente, Mora no hizo goles y Ramón lo separó del plantel.

También hubo un toco y me voy con Teo Gutiérrez, aunque según se desprende de la causa, al diamante negro lo trataron con mayor delicadeza y el colombiano los hizo pasar de largo con una finta como si fueran defensores rivales. Claro que tras la apretada al plantel, después habrían pasado a ver a Ramón. Así, en una escucha del 31/10/13 entre el ex vocal de Aguilar, Diego Rodríguez, que seguía vinculado a la barra, y un tercero no identificado, Rodríguez le cuenta sobre la visita y después afirma: “Los dos que manejan se fueron a hablar con el técnico. Le dijeron ‘nos prometiste esto, arreglamos esto con tu hijo y aún no cumpliste’. Y el Negro les pidió la escupidera y que lo aguanten hasta diciembre”.

Otro caso que queda al descubierto es el de Trezeguet, quien ya había hecho público que tenía buena onda con la barra. En este caso, cuando le ponen el trapo de traidor el 2/12/12 frente a Lanús, el punta llama a Araujo para pedirle explicaciones y éste le dice que la barra no fue, que es un tema político y que si quiere, le averigua de dónde viene. Todo en un trato francamente demasiado cordial, el mismo que entre los barras aseguraban tener con el Pelado Almeyda.

Otro dato tremendamente explosivo salta también en ese partido y tiene que ver con la incentivación en el fútbol. Se definía el torneo inicial 2012 y en la fecha 18ª, River recibía a Lanús. El Granate peleaba el título con Vélez, que a la sazón terminaría campeón. Llegaba al Monumental dos puntos abajo del Fortín. El partido se jugó el 2/12/12 y River ganó 1-0, con gol de Mora. Al día siguiente, Matías Goñi llama a Araujo y se produce el siguiente diálogo.

-Goñi: ¿Sabés por qué ganaron ayer, boludo? Porque les bajaron 500 lucas, Martín.

-Araujo: Sí, sabía, me enteré ayer que les habían puesto una buena torta.

-Goñi: Bueno, loco, andá y pedile 200 lucas o que se pudra todo.

-Araujo: Hay que averiguar bien quién hizo la movida, ¿entendés? Eso es tema jugadores, ningún dirigente. Dejame ver.

¿Qué validez tiene este diálogo para ir contra el plantel, dado que la incentivación está penada en los reglamentos de la AFA? Ninguna, ya que es entre dos barras. Aun cuando en el rubro, este tema parece moneda corriente.

Lo que sí tiene validez judicial es el último tema que se desnuda en la causa sobre la relación barras, dirigentes, jugadores y representantes y que supera toda capacidad de asombro. Y tiene que ver con pibes de Inferiores que mete la barra en el semillero de Núñez. Cosas que siempre se suponen y que esta vez quedan constatadas en el proceso. Si usted es hincha de River, tome aire, mucho, siéntese, y lea lo que sigue entre el ex directivo Rabufetti, quien era el presidente del fútbol amateur, y el jefe de la barra.

Rabufetti: Ahí hablé con el que anota en AFA y le dije que tiene que volver a anotar al pibe que mandó el Ciruja ( NdR: es otro barra de primera línea). Le aclaré que a ese pibe lo habían pedido ustedes y le dije “fíchalo en AFA o vas a tener problemas”.

-Araujo: ¿Está todo bien entonces? -Rabufetti: Sí, le dije “sacá a cualquier otro pero a éste lo pidieron los pibes de arriba. Si ustedes quieren hacer alguna tramoya, meter algún jugador que es de ustedes es otro tema, pero a éste me lo pidieron los pibes y no me lo tocás”.

-Araujo: Perfecto, se la tiene que comer.

Este diálogo es sólo la punta de un iceberg, y de uno bastante grande. Porque también hablan de dos representantes de Inferiores que supuestamente les deben plata. A uno lo nombran como Pedrozo y podría ser Gustavo Pedrozo, que supo tener chicos de su representación en las Juveniles del Millo. Y en la escucha Rabuffeti le dice a Araujo: “Tengo todo el detalle, se llevó 164 lucas por los jugadores y ahí hay 60 lucas nuestras y se hace el otario. Tenía los cheques rechazados y yo hablé con Cuca y se los liberé. Y cobró y desapareció hace un mes. Un hijo de puta, si le dimos resarcimientos económicos de jugadores que ni representa, cobró 8.000 dólares por Casquete que no es de él. Y ya se había llevado otras cincuenta antes. Se hizo 250 lucas, nos tiene que traer 60. Ah, y con Sabbag ( NdR: por Pablo, el representante) algo vamos a tener que hacer, ganó millones con Ocampos y todavía no nos trajo nada. Esa rata… algo le vamos a tener que hacer”. La respuesta de Araujo es corta, pero contundente: “Está bien”. ¿Qué le irían a hacer? Eso, lector, imagíneselo usted.

 

fuente: olé
23
Dic
13

“Mientras esté Cristina, no nos pasa nada”

la resaka del tablonMatías Goñi, uno de los capos de la barra brava de River, desnuda su fuente de impunidad para manejar el negocio de la reventa con el club, la Policía y gente del poder. Siguen las revelaciones de una causa con muchas derivaciones.

Hay llamados. Risas nerviosas. Promesas de que acá no pasa nada y tensa espera. La causa por la reventa de entradas en River que engloba a dirigentes, barrabravas, policías y hombres del poder, tiene su día D: estalla o se plancha definitivamente a las 13.30 de este lunes 23 de diciembre. Hasta entonces, la Fiscalía de Saavedra, que pidió los allanamientos y las detenciones de, entre otros, Daniel Passarella y Diego Turnes, tiene tiempo para apelar el rechazo que el juez Fernando Caunedo impuso a la medida. Y la mayoría se come las uñas con el nerviosismo de no saber qué ocurrirá.

Extrañamente, quienes más tranquilos están son los capos de Los Borrachos del Tablón. Martín Araujo (Martín de Ramos), Guillermo Caverna Godoy, Matías Goñi y José Uequín preparan la mesa navideña como sabiendo de antemano que el partido ya está decidido y lo ganan por goleada. Tienen sus fundamentos: desde 2006 arrastran problemas con la Justicia que, insólitamente, caen o se postergan. Y ellos tienen su explicación. En medio de las escuchas que dieron origen a la causa más explosiva del año, en un diálogo entre Uequín y Goñi en el que el primero se muestra preocupado porque algunos policías quieren una parte mayor del negocio o caso contrario lo deschavarían, Goñi se ufana: “Yo no hablo con nadie de ellos. A mí me chupan la pija Conductas Delictivas, Eventos Deportivos (por las dependencias supuestamente antibarras de la Federal). Estuve una hora y media en Balcarce 50 (sede, sí, de la Casa Rosada) y vos me venís a hablar de estos pelotudos. Mientras esté Cristina Kirchner, me lo aseguraron hoy, no me pasa nada, ni a mí, ni a Guillermo, ni a Martín, ¿entendés?”. La charla podría ser un intento de Goñi de darse ínfulas de poder, pero que su celular rebote ese día en el horario indicado en la antena de Plaza de Mayo da que pensar. Más si se recuerda que Goñi presta servicios al kirchnerismo desde hace tiempo. En 2007 fue contratado para la Secretaría de Industria por orden de Guillermo Moreno, cuando ya estaba procesado por la Justicia por la gresca del playón (batalla de la barra el 6/5/07). De hecho, cuando fue a declarar al Tribunal Oral 15 y empezó el interrogatorio, paró en seco a los jueces con una frase impactante. “¿Qué hago? Yo respondo a Guillermo Moreno”, y con una mueca irónica pareció decir “¿tienen algo más que preguntarme?”.

Cierto es que hasta ahora no le ha ido mal con esas relaciones. La barra de River hizo muchos trabajos para el Gobierno, algunos que Olé ya contó en su momento, como meter gente en los actos, ganar la calle en momentos complicados o la movida contra el Grupo Clarín para sacarle el fútbol). Pero otras surgieron en más escuchas. Así, por ejemplo, el 22/3/13 Argentina recibía a Venezuela por las Eliminatorias. Mientras Sabella planificaba el partido, Goñi hablaba con alguien identificado como Miguel Calvete (¿el capo de la federación de supermercados chinos?) y se daba este diálogo: Calvete: -¿Podés hablar o estás enquilombado? -Goñi: Estoy en la secretaría haciendo algo para la jefa.

-Calvete: No me nombres, después pegame un toquecito y nos tomamos un cafecito.

-Goñi: Hoy imposible, porque viste…

-Calvete: Ah, sí, el partido.

-Goñi: Sí, tengo que meter dos banderas que me manda… –

Calvete: ¿El jefe (por Moreno)?

-Goñi: No, Cristina, más arriba por suerte.

-Calvete: ¡Mejor!

-Goñi: Tengo que ir a Olivos a buscar las cosas y de ahí a la cancha. Llamame el lunes.

En Olivos está la residencia presidencial. Dos horas después de este diálogo, la antena de Goñi impacta en esa zona del conurbano. Durante el partido, en las tribunas se vieron dos banderas. Una decía “Fuerza, Cristina”. La otra, “Hasta la victoria siempre Comandante Chávez”. Y según reportó al día siguiente el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información en su página web y en la TV venezolana las banderas habían sido elaboradas por La Cámpora. Y mostradas, claro, por Los Borrachos del Tablón, cuya impunidad para hacer negocios ilegales a costa del club y los hinchas, que dejan un reguero de sangre y muerte, parece provenir del máximo poder del país.

22
Dic
13

Primeros interrogantes sobre D’Onofrio y Los Borrachos del Tablón

4ka2

Fernando Guarini es el 1er. vocal titular en la flamante Comisión Directiva del Club Atlético River Plate. Su diálogo tan distendido con el jefe de la barrabrava de la entidad de Nuñez, ‘Martín de Ramos’, nombre de guerra de Martín Araujo; y su estrecho colaborador, Matías Goñi, obliga a preguntarse si Rodolfo D’Onofrio ha comenzado a abandonar sus promesas de campaña.

La ‘barrabrava’ de River Plate es conocida como Los Borrachos del Tablón, malvivientes que han gozado de excepcionales beneficios en medio de la decadencia de José María Aguilar, ya decididamente apodado ‘JW’, y el lastimoso mandato de Daniel Passarella -encumbrado por la mayoría de los socios de River, no hay que olvidarlo-.
Los Borrachos del Tablón han tenido integrantes famosos en el club por sus capacidades para la riña: desde ‘He-Man’ (a fines de los ’80) hasta ‘el Viejo Walter’, desde ‘el Gallego Chofitol’ y ‘Balá’ (en los ’90), a ‘Luisito’Pereyra, ‘el Diariero’ (Edgar Butassi) y Ramón Barrios. Les sucedieron ‘el Monito’ Saldivia, ‘el Zapatero’ ‘el Turco del Oeste’.
Más tarde llegaron los tiempos de Alan Schenkler y Adrián Rousseau, el preferido tanto de Aguilar como de Passarella, dicen.
En aquellos días de Aguilar, su enlace con los ‘barrabravas’eran o Luis Gasulla (más tarde aliado de Antonio Caselli) oDiego Rodríguez (más tarde aliado de Rodolfo D’Onofrio, hermano de la actual ministra de Seguridad de la Nación,María Cecilia Rodríguez, novia de juventud del ex directivo de River, Daniel Bravo).
Hoy día es el tiempo de ‘Martín de Ramos’, ‘Joe’, ‘Caverna’ y el personaje que se exhibe en el paraavalanchas, ‘el Tano Beto’.
Precisamente es interesante una definición del ‘Tano Beto’: “Jefe es quien tiene relación con la dirigencia, la Policía.”
¿Por eso Alberto Martín Araujo -o sea ‘Martín de Ramos’– yMatías Goñi mantienen tan buena relación con el 1er. vocal titular de la nueva Comisión Directiva de River Plate, Fernando Guarini, de quien se dice que conoce muy bien al proveedor de material pirotécnico a los simpatizantes del club?
En la 2da. parte de los años ’90, en River Plate comenzó una importante protección de los‘barrabravas’ por los dirigentes del club, más tarde una extensa y sangrienta guerra entre‘barrabravas’ (que incluyó el asesinato entre ellos de Martín Gonzalo Acro), y en el capítulo siguiente una convivencia, casi una co-administración de las instalaciones de Nuñez.
Esto fue así porque tanto Aguilar como Passarella aceptaron como socios del club a numerosos‘barrabravas’, ignorando las listas de no admisión, y así legitimaron su presencia cotidiana, permanente (y rentada, obviamente) en River Plate.
Durante la reciente campaña proselitista, Rodolfo D’Onofrio hizo eje en que el amigo de Passarella era su rival, Antonio Caselli, y que éste también era el amigo de los ‘barrabravas’.
En días recientes se ha corroborado que así como Daniel Bravo avalaba a Caselli, el vicepresidente Diego Turnes mantenía una relación estrecha con D’Onofrio, y éste le agradeció públicamente su comportamiento al frente de la Junta Electoral, básicamente para que cesaran los silbidos a su amigo Turnes.
¿Y con la ‘barrabrava’ qué pasa? El diálogo estrecho dentro de las instalaciones del club obliga a preguntarse acerca del alcance de las promesas de campaña de D’Onofrio.
La relación entre los dirigentes y los ‘barrabras’, quienes se creen dueños del club, en parte porque ya son socios, es un enorme problema de la Asociación del Fútbol Argentino.
La dramática cruzada de Javier Cantero en el Club Atlético Independiente, y la ausencia de acciones solidarias con Cantero de parte de la mayoría de los directivos de entidades colegas, desnudó una situación enfermiza en el deporte multitudinario subsidiado por el Estado.
Luego comenzó el descalabro en Boca Juniors, donde la investigación, que roza a su directivo a cargo de la seguridad deportiva, el fiscal federal Carlos Stornelli, aún no ha terminado.
Ese es un buen punto: ¿cómo el Estado aceptó subsidiar al fútbol profesional argentino sin imponerle condiciones muy estrictas, por ejemplo en lo que se refiere a los ‘barrabravas’? Es cierto que la respuesta es fácil: porque el Estado K había promovido una sociedad civil sin fines de lucro con los ‘barrabravas’ para así obtener apoyo político en los estadios, y hasta los había premiado facilitándoles a muchos de ellos el traslado al Mundial Sudáfrica 2010.
Los dirigentes del fútbol argentino se quejan de que no consiguen ingresos suficientes de un negocio que debería resultar un entretenimiento familiar. No hay entretenimiento familiar posible con ‘barrabravas’ dentro de los estadios y frecuentando los clubes.
Ya que D’Onofrio tiene tantos proyectos ambiciosos para River Plate, debería comenzar por precisar cuál es el vínculo que tendrá con los ‘barrabravas’ del club.
fuente: urgente24



Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,320,032 visitas únicas
noviembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930