Posts Tagged ‘gordo neurona

13
Jun
08

Derecho de admisión para 302 barras

El 13 de octubre del año pasado, la AFA aplicó el derecho de admisión por primera vez en la historia en un partido de la Selección. Jugaron Argentina-Chile en el Monumental, en el arranque de las Eliminatorias, y la policía no reconoció en los alrededores del Monumental a ninguno de los 280 barrabravas que estaban en la mira. El domingo, también en Núñez, sucederá otro hito relacionado con la Selección y los hinchas violentos: esta vez, los que tendrán el acceso vedado serán 302 barras de clubes de todo el país.

¿Por qué se engrosó el listado si se lo compara con lo que ocurrió ocho meses atrás? Básicamente, porque River amplió de 143 a 165 la lista de barras que no pueden ingresar al Monumental. Una perlita: entre los 302 barras a los que el domingo se les aplicará el derecho de admisión figuran algunos que están presos por distintas causas relacionadas con la violencia en el fútbol, como los hermanos Alan y William Schlenker, de River, y Rafael y Fernando Di Zeo, de Boca.

Según informaron fuentes de la Policía Federal, la AFA le pidió colaboración para confeccionar el listado a los dos principales organismos de seguridad en el fútbol: la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (SubSeF) que dirige Javier Castrilli y el Comité Provincial de Seguridad Deportiva de la Provincia de Buenos Aires (CoProSeDe).

Por norma, al derecho de admisión lo solicita el organizador de cada partido (en este caso no será un club, sino la AFA). Si bien los dirigentes de Boca nunca le prohibieron el ingreso a la Bombonera a los actuales miembros de La Doce, en el listado sí figuran, entre otros de sus cabecillas, Mauro Martín (el jefe), José Luis El Mellizo Fernández y Héctor El Vaca Alarcón, quien además es el líder de la hinchada de Defensa y Justicia.

Al igual que en 2007, las barras de Independiente y San Lorenzo no se verán afectadas por la medida. ¿Por qué? Porque hace bastante que sus integrantes no protagonizan hechos violentos.

Más allá de las buenas intenciones de la AFA, en los organismos de seguridad son un tanto escépticos respecto del éxito de la medida. “En cada puerta de acceso habrá listas con las fotos de los barras, pero es casi imposible que reconozcamos a tipos que no son tan conocidos, como los de Almirante Brown o Godoy Cruz”, reconoció una fuente policial.

En el Top Ten figuran primeros Adrián Rousseau, Cucaracha Girón, y El Gordo Neurona Decoste.

Fuente: Clarín
Anuncios
01
Mar
08

Los 3 apresados complicados

La Batalla de Retiro, el capítulo más reciente de la sangrienta interna de Los Borrachos del Tablón, tiene al herido –Colimba Dimuzzio– todavía internado en el hospital Fernández con la posibilidad de que pierda la visión de su ojo izquierdo. Y a los tres detenidos, pertenecientes a La banda del Oeste (Marcelo Fabián Martínez, alias Franky, Alejandro Jonathan Gentile y Daniel Roldán), alojados en la Unidad 28 del Servicio Penitenciario del Palacio de Tribunales y con su situación cada vez más comprometida. ¿Por qué? De acuerdo a la pericia médica de Colimba, podrían ser acusados de lesiones gravísimas, delito no excarcelable y por el que pueden ser condenados de 3 a 15 años de prisión.

t056dh03.jpg

Aún no se puede asegurar si perderá o no la visión del ojo. Ni tampoco cuántos días permanecerá internado en el hospital”, dijo el doctor Frank Guzmán, jefe de Guardia del Fernández, sobre el estado de Dimuzzio. Colimba, que pertenece al sector que lideraba Adrián Rousseau, además tiene heridas contuso-cortantes en el cuero cabelludo y en el resto del cuerpo, politraumatismos en el abdomen y fracturadas las falanges del dedo índice de cada mano. “Lo más grave es la lesión en el ojo. Hay que esperar cómo evoluciona y estar atentos con lo que pueda suceder”, agregó el médico.

Los tres detenidos aún no prestaron declaración indagatoria porque, de acuerdo a la gravedad de las lesiones, la causa pasaría del juzgado correccional (si son leves) número 7, a uno de instrucción (si son graves). “Para mí, las lesiones son gravísimas y de cajón va a ir a (un juzgado de) Instrucción“, reveló el comisario inspector Arturo Balsalobre, nuevo jefe de Conductas Delictivas. El jefe policial confirmó, también, que Franky Martínez tiene antecedentes por delitos contra la propiedad y este año estuvo detenido en la comisaría 51ª por averiguación de antecedentes”. Fuentes judiciales revelaron que tuvo un pedido de captura por robo, en 1993, pero nunca fue detenido y la causa prescribió. Además, Franky tiene contravenciones por violar normas en espectáculos deportivos en varias jurisdicciones.

Para la Justicia, se pelean por el control de la barra y por el dinero que se maneja en ella. “Saben cómo es la movida. Los del Oeste creen que los laderos de Adrián siguen teniendo privilegios (llámense entradas) y por eso tienen en la mira a Colimba y al Gordo Neurona“, confió la fuente judicial. Alexis Alan Decoste, fue detenido dentro del Monumental en la primera fecha del torneo -tras burlar los controles-, pese a tener prohibido el ingreso y permaneció una decena de horas en la comisaría 51ª.

Fuente: Clarín
13
Feb
08

La historia sin fin 2

Ni acá no ha pasado nada ni un enfrentamiento con casi un centenar de detenidos y varios heridos de arma blanca. Un intermedio entre ambas versiones fue la realidad de lo que sucedió anteayer en el estadio Monumental, en el partido entre River y Gimnasia, de Jujuy. Y, si bien no con la intensidad de otros antecedentes, se trató de un nuevo capítulo de la interminable interna de Los Borrachos del Tablón. Es un aviso: si bien el año comenzó con los referentes de 2007 alejados de la cancha, la pelea continúa por ver quién ocupará ese lugar. Y esta vez dejó como saldo un herido de arma blanca, aunque no de gravedad.

“Yo me tengo que valer por los elementos que me da la policía. Y la gente nuestra, como los oficiales, nos informa que no hubo ningún tipo de enfrentamiento. Además, en el hospital Pirovano y en el club nos dijeron que no atendieron a ningún herido.” Ayer, Javier Castrilli, el subsecretario de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, insistía en erradicar cualquier teoría sobre una pelea en el club. Sin embargo, se supo que existió un choque entre dos facciones de la hinchada en un descanso de las escaleras que conducen a lo más alto de la tribuna local y que cerca de veinte barrabravas del grupo del Oeste fueron detenidos sin resistirse para su identificación, entre ellos Alexis Neurona Decoste (NdE: error, pertenece al grupo que responde a Adrián), involucrado en la investigación por el crimen de Gonzalo Acro. Hay un codiciado vacío de poder por las ausencias de Adrián Rousseau, que está inhabilitado debido al derecho de admisión, y Alan y William Schlenker, en prisión por su presunta participación en el caso Acro.

Castrilli negó enfáticamente cualquier posibilidad de clausura del club. “Cuando hemos tenido que clausurar lo hemos hecho. No nos tembló el pulso ni con River ni con Boca. Pero en este caso de ninguna manera se nos cruzó por la cabeza una clausura”, aseguró el subsecretario, que dijo que igualmente se abrió una investigación oficial. Sin embargo, en 2007 River sufrió dos sanciones a su estadio por incidentes dentro del Monumental: la Batalla de los Quinchos, el 11 de febrero de 2007, y la pelea en el playón, el 6 de mayo último. En este último caso sucedió algo similar a lo del domingo, por lo confuso del hecho. Aquella vez, desde fuentes policiales y gubernamentales se repetía que la pelea había sido fuera del club hasta que un video casero realizado con un teléfono celular dejó en evidencia que el choque fue dentro de la institución.

Ante este panorama, la pregunta es: ¿próximamente puede haber nuevos incidentes? La respuesta, desde ya preocupante, es sí. “Yo puedo poner 5000 policías, pero ¿cómo evito que dos se miren feo en la tribuna y se agarren a trompadas? Es imposible”, dijo Castrilli. Por lo pronto, la hinchada de River tendrá las próximas dos semanas sus movimientos controlados. Ya hubo contactos entre Castrilli y el inspector Rubén Pérez, del Coprosede, para controlar el traslado de la hinchada de River hasta la frontera con Santa Fe, pues el domingo próximo el equipo de Diego Simeone jugará con Newell s. El comisario inspector Daniel Barrile, subjefe de la policía rosarina, dijo: “Desde el miércoles me encargaré personalmente de ir al estadio y establecer todas las condiciones de seguridad necesarias”.

Como siempre, la hinchada visitante será escoltada apenas llegue a la provincia en el peaje de General Lagos. Además, se trata de un partido con malos antecedentes: la pelea en el peaje de Lima de 2002, con la muerte de dos hinchas; la suspensión del partido del 18 de febrero último por incidentes en Rosario, cuando quedaban cuatro minutos por jugarse, y la postergación del choque del Apertura, en Núñez, por la cercanía con la muerte de Acro. Para la vuelta al Monumental, dentro de dos semanas ante San Lorenzo, habrá una mayor presencia policial: de los 700 que hubo ante los jujeños se aumentará a más de 800.

  • No quedaron detenidos por los incidentes
    La mayoría de los detenidos en el partido de River ante Gimnasia y Esgrima, de Jujuy, fueron liberados en las primeras horas de ayer. Sólo quedaban en prisión cuatro personas -no se conoció su identidad-, pero por infracción a la ley de drogas.

784811.jpg

El club, a través de su titular José María Aguilar, lo negó con énfasis. El Gobierno, a través del subsecretario de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Javier Castrilli, aseguró no haber visto nada. Así, nada llegó a la Justicia: en la Fiscalía de Saavedra-Núñez confirmaron que no se labraron actuaciones. Y, al no haber actuación policial ni presentaciones judiciales, al Juzgado de Instrucción de Luis Rodríguez, quien lleva las investigaciones de todos estos temas referidos a River, cuyo pico más alto de violencia fue la muerte de Gonzalo Acro, en agosto de 2007.

“No hay heridos ni detenidos por ninguna pelea”, dijo Aguilar. “No hubo hechos de violencia en el estadio Monumental, ni tampoco se comprobaron heridos de armas blancas en las recorridas por los hospitales”, señaló Castrilli. Y agregó que, de los 34 detenidos en la comisaría 51ª, quedaban ayer sólo cuatro, acusados de infracción a la Ley de Drogas.

A River, claro, no le conviene que salgan a la luz más episodios de violencia. Entre otras cosas, para no empezar otro campeonato con el estadio suspendido, como hace un año, cuando los barras que respondían a Adrián Rousseau y a Alan Schlenker se declararon la guerra en lo que se conoció como La Batalla de los Quinchos. Tras eso, el Monumental fue suspendido por cinco fechas, aunque luego el Ministerio del Interior la rebajó a tres…

Con Rousseau alejado de la cancha y con los Schlenker presos en Marcos Paz por supuestos ideólogos del ataque a Acro, la barra está dividida en tres sectores. Los que respondían a Adrián; los que se alineaban con Alan y Los del Oeste, quienes habrían trabado un fuerte lazo con un sector de la oposición del club. No hay un líder definido y hay una aparente intención de convivir en paz hasta que los liderazgos se reestablezcan. Pero, mientras tanto, los chispazos surgen por cuestiones menores.

¿Por qué se pelearon esta vez, durante el partido que River le ganó a Gimnasia de Jujuy? Por algo que parece una pavada pero que, en definitiva, habla de lo mismo: la lucha por el poder.

El grupo que respondía a Adrián quiso ingresar por el medio de la tribuna Sivori, sin banderas y tratando de hacer el menor ruido posible. ¿Por qué? Para que no se notara que es una banda desmembrada, con no más de 80 o 90 barras, cuando en sus mejores épocas eran muchos más. Pero, el grupo del Oeste pretendía hacer su ingreso por donde siempre lo hacen Los Borrachos: por uno de los accesos laterales, con bombos y banderas. ¿Por qué? Para hacer notar su presencia ante la gente de River, como dando el presente en un tiempo de confusión como éste.

Así, entre lo que querían unos y lo que pretendían otros, se trenzaron dos grupos pequeños en las inmediaciones de la tribuna. Dos barras (¿del Oeste?) terminaron heridos de arma blanca, uno de ellos en un glúteo. Como las heridas fueron menores, no hizo falta pasar por un hospital, donde hubiese quedado asentada la pelea y la consecuente intervención policial. Además cada grupo tiene lugares de atención médica donde concurrir extraoficialmente en caso de quedar algún herido.

En River, suena fuerte que la conducción niega los hechos con la intención de no prolongar la imagen de un club atrapado por barras y combates. A la vez, y por lo bajo, el oficialismo susurra que hay sectores de oposición que fogonean a grupos violentos.

Fuente: Clarín, La Nación
12
Feb
08

El Gordo neurona libre

Alexis Alan Decoste, alias El Gordo Neurona, recuperó su libertad ayer a la madrugada, luego de haber sido detenido dentro del estadio Monumental -tras burlar los controles- pese a tener prohibido el ingreso, y permaneció una decena de horas en la comisaría 51ª. A Decoste, además de a otros barras de los denominados Borrachos del Tablón, se le aplica el derecho de admisión desde el 6 de marzo de 2007, cuando fue procesado por ser uno de los protagonistas activos de La Batalla de los Quinchos, de la que ayer se cumplió un año. Se le imputa la “instigación a cometer delitos en el marco de la Ley de Espectáculos Deportivos 24.142”, por la que podría ser condenado hasta con 6 años de prisión. Pero esta causa todavía no fue elevada a juicio oral.

784457.jpg

Según fuentes de la Fiscalía de Saavedra-Núñez y de la propia Policía Federal, El Gordo Neurona no fue el único que el domingo estuvo en River. Otros barras que tienen prohibido el ingreso también vieron el partido con los jujeños. “Todo el mundo sabe que en River la barra no atraviesa ningún tipo de control. Ingresan por el sector de los quinchos y, después, desde ahí agarran los bombos y las banderas en el sector Liberti y van a la tribuna popular. Consta en la causa por el crimen de Gonzalo Acro”, fue el testimonio elocuente de un fiscal que trabaja junto a José María Campagnoli.

Decoste era el tercero en la línea de mando de Adrián Rousseau cuando se dividieron Los Borrachos del Tablón. Detrás del jefe venía el fallecido Martín Gonzalo Acro y luego Neurona Decoste, quien solamente prestó declaración testimonial en la investigación del crimen de su amigo Gonzalito en las fojas 5818/20 de la causa que lleva adelante el juez de Instrucción Luis Rodríguez. Decoste y Acro -además de Cristian El Negro del Oeste Ghisletti– eran empleados de River hasta que se produjo el enfrentamiento de Los Quinchos. Pero fueron suspendidos sin goce de sueldo cuando se les aplicó el derecho de admisión y, luego, expulsados del club. En enero de 2007, Decoste cobró de River por recibo oficial la suma de 4.944,68 pesos como empleado en el sector de mantenimiento del Monumental.

¿Qué hacía Decoste en el estadio? Además de intentar ver el partido con Gimnasia de Jujuy, “controlar” los movimientos del sector que respondía a Rousseau, donde ahora Neurona escaló posiciones. Fue muy evidente, el domingo, que no hubo banderas, estandartes ni bombos que identificaran a Los Borrachos en la tribuna popular. Estos trofeos están en poder de barras vinculados a Adrián y a Alan Schlenker, pero decidieron no llevarlos más a la cancha por temor a que una facción se los robe a la otra…

Fuente: Clarín
11
Feb
08

La historia sin fin

El clima de distensión con el que se llevaba a cabo el operativo de seguridad en las inmediaciones del estadio, hacía prever que nuevamente podía haber problemas en la interna de los Borrachos del Tablón, justo a un año de la batalla de los quinchos, que fue el puntapié inicial de una interna que ya se cargó con la vida de Gonzalo Acro y que en el camino dejó más de 20 heridos de bala y arma blanca. En las puertas de ingreso neurálgicas, por donde generalmente entran los barras que ocupan la popular, no había policías con las fotos de los más de 20 hinchas a los que todavía se les aplica el derecho de admisión y daba la sensación de que podía ingresar cualquiera.

Una hora antes del partido se había instalado el rumor de que los del Oeste querían retomar el control de la barra y que de ser necesario iban a hacerlo a la fuerza. Y eso fue lo que pasó: en la terraza de la tribuna local, donde habitualmente los Borrachos se juntan para hacer el desembarco en la popular, se enfrentaron los seguidores de Adrián Rousseau con una de las fracciones de la banda del Oeste. Según algunos testigos, la pelea comenzó en el descanso de la escalera, pero que se desató con mayor furia afuera del estadio. Fue allí donde tomó intervención la Policía y detuvo a 20 personas por averiguación de antecedentes. Sobre este punto, la oficina de prensa de la Federal informó que no se detuvo a nadie por los incidentes y que todos los demorados fueron por tenencia de drogas. Sin embargo, varios testigos también aseguraron que hubo por lo menos dos heridos de arma blanca, que fueron sacados del lugar por los mismos barras y que al cierre de esta edición no se habían hecho atender en ninguno de los hospitales de Capital. Al único que se le aplicó el derecho de admisión fue a Alexis “Neurona” Decoste, uno de los que había sido herido en la batalla del playón, luego del partido con Independiente y por lo que fue expulsado del club. Decoste también era empleado del club y responde a Adrián Rousseu en la interna.

1532333-1.jpg

Por la gresca de ayer, que ante los antecedentes de la interna no pareció tan grave, los Borrachos no hicieron el habitual ingreso en la popular, aunque se dejaron libres las escaleras hasta los 20 minutos del primer tiempo. Y sólo hubo dos cantos referentes a la interna: cuando terminó la pelea, los de Rousseau que coparon el centro de la popular, cantaron: “Ole-le, ola-la, si ésta no es la barra, la barra dónde está”. Acto seguido, recordaron a Acro: “Se ve, se siente, Gonzalo está presente”. Y nada más.

Fuente: Olé

Como siempre Olé-Clarín bien bosteros agregaban: De comprobarse que la pelea fue adentro, River volvería a tener problemas porque, se sabe, puede caberle otra suspensión. Cuando tendrían que saber que el informe de la policía decía que la pelea había sido fuera del estadio.

15
Dic
07

Uno que fue y el otro que no

La nueva declaración de Rousseau ante el juez Luis Rodríguez se frustró: el barra presentó un escrito argumentando que él tiene dos procesos abiertos, uno por la batalla de los quinchos y otro por la gresca del playón, y cualquier cosa que diga en la causa Acro podría ser utilizado en su contra en las otras dos.
Adrián debía declarar de nuevo después que el testigo Marcelo Delgado contradijera su versión sobre que Cuca andaba pidiendo un arma por el Parque Saavedra el día anterior al homicidio. Y además debía responder una andanada de acusaciones de Alan, que entre otras cosas lo acusó de planear la gresca del playón (“los juntó a todos en Hurlingham y repartió capuchas y armas”, afirmó Schlenker), de tener participación activa en la de quinchos y también de haber tenido algo que ver en el asesinato de Acro y haber sacado provecho del mismo.
Como Adrián, al igual que los Schlenker, ya está procesado en quinchos a penas de cuatro años y medio de prisión pero apeló a la Cámara que está presta a resolver, y la causa de playón también está para tener inminente resolución, lo que él dijera por el caso Acro podía perjudicarlo. “Se amparó en ese derecho pero además presentó por escrito pruebas que aclaran las dudas que tenía el juez sobre el tema”, dijo su abogado, Ignacio Irurzun. Ahora habrá que ver si el juez acepta esta excusa o decide convocarlo de nuevo y, en caso de no presentarse, hacerlo llevar por la Policía.

El que sí declaró, solamente como testigo y no como imputado, fue el Gordo Neurona. Dejó un par de detalles novedosos porque indicó que la Banda de Palermo era “prácticamente independiente y no respondía a nadie en especial”. Algo que se contradice con los dichos de Rousseau pese a que ambos son muy amigos. Esto le serviría a la defensa de Alan Schlenker, el otro líder de la barra brava de River, para intentar desligar a su defendido de la autoría intelectual del crimen, algo de lo que hoy el juez parece no tener dudas ya que en su momento ya procesó a William.

72262.jpg

Fuente: Olé, 26noticias
14
Dic
07

Adrián no declaró y lo que dijo Alan

La maratón está condensada en 123 páginas. Ahí, tras 32 horas de declaraciones, está toda la versión de Alan SchlenkerLos Borrachos del Tablón acerca de la interna de que terminó con el crimen de Gonzalo Acro. Y el ex líder de la barra no ahorró detalles para intentar despegarse de la acusación de autor intelectual del homicidio. Aunque no parece haber convencido al juez Luis Rodríguez, que lo procesaría antes de Navidad.

dscn3555.jpg

“Conocí a Adrián en el gimnasio del club, cuando tenía 17 años. Lo consideraba mi mejor amigo. El vivía con el padre en la calle Moldes, tirado en una cucheta. No hacía nada y al lado mío se sentía menos. Era un dictador. Por eso la mayoría quería echarlo de la barra, pero yo lo banqué, porque mi objetivo no era ser el number one, sino convertirme en dirigente: mi modelo es Raúl Gámez. Y cuando volvimos de Alemania y yo conté eso, empezaron los problemas y nos terminamos de pelear cuando nos aplicaron el derecho de admisión contra Racing, por el Apertura 06 y él arregló con la Bonaerense para pasar. Ese día me cayó la ficha: siempre arreglaba con la Policía. Por eso en la causa de la Panamericana no estaba ni en la abierta por el lío contra Oriente Petrolero (Copa 06). Me sentí un boludo”.

“Todo empezó a estallar en el súper del verano del 13/1/07, porque él quería echar a los de Palermo. Yo les dije a Gonzalo y a Christian del Oeste que ellos junto a Toto Dorrego tenían que agarrar la barra. Pero se fueron con Adrián por la plata. Y ahí se armó lo de quinchos. Ese día los de Palermo fueron preparados. Rubencito, ése que dice que yo lo usé como coartada, les hizo facas a Cuca y al resto, y a Toddy le armó una lanza de un metro. Desde ahí hubo dos peleas: la mía con Adrián y la de Palermo contra los barras que eran empleados del club, como Gonzalo, Caverna, Martín de Ramos. Por eso se produce después la gresca del playón. Adrián repartió en los cuchillos y las capuchas y dijo: ”Hoy arrancamos para retomar la barra”, porque había quedado para Palermo”.

La estrategia, a esta altura, ya estaba clara: despegarse del crimen y mostrar que su pelea era sólo con Rousseau, mientras que eran los de Palermo los que tenían la guerra por el control de Los Borrachos. Claro que eso hace agua teniendo en cuenta que Alan se seguía viendo con todo Palermo. “¿Si yo me juntaba con ellos? Tenía amigos que seguían yendo a la cancha. La gente de la zona Norte como el Gato Spinelli, el Pelado Piñeiro, los del Oeste con Líder Barraza y Franky Martínez y Palermo por mi amistad con Oveja. Es cierto que nos reunimos el 20 de julio para el día del amigo, pero ahí no se planeó nada. Sí se habló de lo que había ocurrido: un dirigente me había dado camisetas para repartir y Adrián se las robó del local de Rivermanía. Encima, decía tener 300 personas para retomar la barra. Ahí les dije: para volver tendrá que enfrentarse conmigo. Otro directivo me contó que Adrián se juntaría con los suyos el 5 de agosto en Don Torcuato, y por eso fui con chicos de Palermo y la zona norte a buscarlo. Pero sólo quería pelearme con él para resolver el tema en un duelo de caballeros. Pero ya no estaban. Y al otro día le cayeron a la casa de Monzón y le pegaron delante de su familia llamándolo buchón. Por eso la noche siguiente nos juntamos unos 20 de la barra para ver qué hacíamos. Proponían ir a buscarlo a Adrián. Ahí dije: ”El tema lo resuelvo yo” y me fui con mi hermano hasta su casa. Pero no estaba. Por eso mi handy modula en la zona en que mataron a Acro, porque él vive por ahí. Pero yo no tuve nada que ver”, dijo Alan, intentando rebatir una prueba fuerte, ya que el juez sostiene que él hizo inteligencia sobre la zona la noche anterior al homicidio. Y como si fuera poco, hay dos pruebas más que lo comprometen: una reunión la noche posterior y el descarte que hicieron de sus celulares todos los barras involucrados en el hecho.

“La reunión la convoqué yo, porque no podíamos entender lo que había pasado. Ahí dije que me bajaba definitivamente. Pero no es que nos pusimos de acuerdo para descartar los handys. No sé qué hicieron ellos, yo el mío lo devolví porque no quería tener más relación con la gente de la cancha. Y lo de Rubencito, que dice que lo usé como coartada… lo presionaron para que mintiera, amenazándolo de muerte. Además es un barrabrava que se desayuna con marihuana. ¿Qué es un barra? Alguien que utiliza la violencia como forma de vida. ¿Si conozco alguno? Sí, Adrián Rousseau. ¿Yo? No, soy un antibarrabrava”.

Después de tratar con poca suerte de defenderse de las acusaciones, pasó al ataque. Y disparó: “”Matera le dijo a un amigo en común que en el velatorio de Gonzalo, Adrián sólo hablaba de aprovechar la situación para volver a la cancha y que Caverna le decía a él: ”vos tenés que apuntar a Cuca, hacé lo que te diga Adrián”. Está claro que se está burlando de la Justicia y la está utilizando para sus fines. Para mí, Rousseau tiene algo que ver con el crimen”, cerró.El abogado de Rousseau, Horacio Irurzun, se presentó hoy ante el juez Luis Rodríguez y le entregó un escrito mediante el cual justificó la incomparescencia de Rousseau a la citación judicial.

dscn3855copia.jpg

El letrado indicó que Rousseau tiene otras causas pendientes en la Justicia en las que figura como imputado, por lo que una declaración como testigo en otro expediente podría resultar autoincriminante, lo cual es contrario a la Constitución Nacional.
De esta manera, la audiencia del líder de una de las facciones de “Los Borrachos del Tablón” quedó pospuesta sin fecha cierta de realización.
La citación de Rousseau respondía a la necesidad del juez de aclarar ciertas contradicciones entre sus dichos y los del detenido Alan Schlenker.

En tanto, sí se presentó a brindar su testimonio como testigo Alexis Alan “Gordo Neurona” Decoste, quien es integrante del grupo de Rousseau.
La declaración de Decoste fue testimonial ya que él no está imputado en el caso y apuntó a determinar si existió o no un arma que aparece mencionada en la causa en poder de otro barra brava.
Si bien no se confirmó cuánto tiempo estuvo declarando el barra brava, trascendió que al menos permaneció dos horas ante el juez.

dscn3852-copia.jpg

Luego del asesinato de Acro, Rousseau acusó a su rival en la interna de la hinchada de River de haber contratado sicarios para matar a quien habría sido uno de sus principales lugartenientes.
En el marco de esa investigación, el jueves terminó de declarar al imputado Alan Schlenker quien prestó declaración indagatoria ante el juez durante cuatro días.
Schlenker, supuesto líder de otra de las facciones de la barrabrava de River, pidió al juez que le tome declaración al titular de la Comisaría 51 de la Capital Federal por el crimen de Acro ante la aparición de un planfleto que vincula al jefe policial con integrantes de la barra brava de River.

 Fuentes: Olé, 26noticias

Notas relacionadas:

Alan marcó a un jefe policia… 

Se suspendió la declaración de Adrián 

Que declare el comisario de la 51 

 26noticias

La familia Acro pide plata 




Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,312,096 visitas únicas
octubre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031