14
abr
15

Avanza la causa contra los hermanos Schlenker

Desde la Cámara Federal de Casación Penal, se convocó para el próximo 6 de mayo a la audiencia previa a la definición de la condena contra los hermanos Alan y William Schlenker, y otros barras de River Plate, por el crimen de Gonzalo Acro, ocurrido en agosto de 2007, durante un enfrentamiento entre dos facciones de ‘Los Borrachos del Tablón‘.
Desde las 12.00 horas, la Sala I de la Cámara convocó a la audiencia, a la que asistirán la Fiscalía, querella y defensas, para exponer sus argumentos y fundamentos, con respecto a las condenas que los barrabaravas riverplatenses ricibieron en septiembre de 2011. Cinco días hábiles después, la Cámara dictará su fallo.
Alrededor de las 23.00 horas del 6 de agosto de 2007, en la esquina de Bauness y Cullen, en Villa Urquiza, Gonzalo Acro fue emboscado a la salida de un gimnasio, por un grupo de jóvenes que descendió de un Fiat Uno y le dispararon al menos cuatro balazos calibre 6,35 milímetros y se dieron a la fuga. Tras recibir dos balazos en la cabeza y uno en la pierna izquierda, Acro falleció el 9 de agosto en el hospital Pirovano.
La víctima era miembro de la facción de la barra de River liderada por Adrián Rousseau, enfrentada con la que comandaban los hermanos Schlenker. Ambos bandas se disputaban por entonces la conducción de la tribuna del club ‘Millonario’. En septiembre de 2011, el Tribunal Oral Criminal 15 condenó a prisión perpetua a los hermanos Schlenker, a Rubén “Oveja” Pintos, Pablo “Cuca” Girón, Ariel “Colo” Luna y a 10 años de Martín “Pluto” Loccoco.
Ariel Pellegrino, fiscal ad hoc de Casación, pidió en noviembre de 2012 que todas las condenas sean confirmadas. Sin embargo, las condenas no están firmes, por lo que los hermanos barrabravas permancen en libertad: a principios de mes, Alan fue condenado a 12 años de prisión por el Tribunal Oral de San Isidro por el crimen de un vendedor de drogas.
Con respecto al crimen de Acro, el fiscal ante Casación remarcó que los Schlenker llevaron adelante una “empresa criminal” y que “organizaron y prepararon el cuando, el donde y el cómo del ilícito”, además de que “elaboraron coartadas para lograr su impunidad”.
07
abr
15

Doce años tras las barras

Alan Schlenker, ex líder de la barra brava de River, fue condenado ayer a doce años de prisión como coautor del asesinato con ocho balazos de un dealer en 2001, en una villa de la localidad bonaerense de Munro. En la causa fue determinante la declaración de una “testigo clave”. Excarcelado bajo fianza por una condena en suspenso por otro crimen, el de Gonzalo Acro, el barrabrava de 38 años fue detenido y trasladado con esposas por orden del tribunal. El abogado defensor pedirá un hábeas corpus y su “inmediata libertad” porque “no hay suficientes elementos para condenarlo”.

Alan Schlenker había llegado libre a los tribunales pese a que tiene una condena a prisión perpetua por el crimen del hincha riverplatense Gonzalo Acro, cometido en 2007. En esa causa la sentencia aún no está firme y por eso fue excarcelado bajo fianza. Pero el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro ordenó su inmediata detención, por lo que fue trasladado por primera vez esposado desde los tribunales de Ituzaingo 340. Los jueces Federico Tuya, María Angélica Etcheverry y Débora Ramírez coincidieron en que Schlenker fue el coautor del “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en perjuicio de Alfredo Sanzi, alias el Gordo Popó.

El ex integrante de Los Borrachos del Tablón aguardó el veredicto junto a sus abogados, Juan Martín Cerolini y Sebastián Rodríguez. El ahora condenado negaba con la cabeza a medida que escuchaba la sentencia durante la audiencia en la que solamente estuvo presente el periodismo. Una vez finalizada la lectura, fue esposado por la policía.

Tras el fallo, el abogado Rodríguez afirmó que pedirán un hábeas corpus para que le otorguen la “inmediata libertad”, porque consideró que durante todo el proceso su defendido “estuvo a derecho” y la sentencia todavía no está firme. “No tenía la obligación de venir al veredicto y vino igual”, indicó el letrado, quien aseguró que “no había elementos para condenarlo”.

Según el abogado, Schlenker es “totalmente inocente” y no hay “ni un elemento de prueba que lo indique como autor o partícipe del homicidio”. En ese sentido, Rodríguez afirmó que se trató de una causa con “varios elementos armados” de lo que el acusado denominó la “barra oficial”. “Hubo declaraciones de Alberto Acro (padre de Gonzalo) y Adrián Rousseau en una causa de la que no son parte, con la particularidad de que el abogado de la familia Acro es el que representó a la familia Sanzi”, subrayó el letrado, quien también se refirió a la condena como “instigador” del homicidio de Acro, que es revisada por la Cámara Nacional de Casación desde hace más de tres años. Dijo que “no hay elementos para confirmarla”.

La causa por el crimen de Sanzi se reactivó diez años después, cuando el padre de Acro se presentó ante la Justicia y denunció que su hijo le contó que Alan “tenía una muerte en la Villa Borges”. En la audiencia se estableció que el hermano de Alan, William (de 34 años), fue baleado el 9 de mayo de 2001, aunque éste y su acompañante, Ricardo Lombardi, alias Lomba, declararon que fueron asaltados al pasar por la villa.

Según el relato de la prima de la víctima, ella estaba con Sanzi cuando dos jóvenes llegaron en un auto para comprar marihuana; pero el muchacho les vendió “pasto envuelto en un papel”, luego los asaltó y baleó por accidente al conductor. La “testigo clave” contó que dos noches más tarde del episodio se acercó a ellos un Alfa Romeo con dos ocupantes, a quienes reconoció luego como Alan Schlenker y Lombardi. Ambos también pretendían comprar droga. Alan sacó un arma “con silenciador”, le apuntó a ella y luego a Sanzi, a quien le pegó primero un único tiro y después siguió disparando “hasta que se le acabaron las balas”.

fuente: pagina/12

19
mar
15

¿Ruptura en puerta?

En las cercanías del Monumental aparecieron pintadas que apuntan contra Martín Araujo, líder de los Borrachos, y todo indica que se aproxima un enfrentamiento por el mando con Caverna Godoy, el segundo de la barra. A seguirlo de cerca.

Aparecieron-pintadas-cerca-Monumental_OLEIMA20150319_0198_5Aparecieron-pintadas-cerca-Monumental_OLEIMA20150319_0199_5

River se juega con Juan Aurich buena parte de su futuro en la Copa Libertadores pero esos que se denominan hinchas y no lo son, andan en otra. En las inmediaciones del Monumental aparecieron varias pintadas que hacen referencia a Martín Araujo, líder de Los Borrachos del Tablón y todo indica que hay un problema en puerta en la barra del millonario.

Aparecieron-pintadas-cerca-Monumental_OLEIMA20150319_0200_5 Aparecieron-pintadas-cerca-Monumental_OLEIMA20150319_0197_5

“Andate Martín”, y “Nos comen los de afuera” son algunos de los mensajes que pudieron leerse. Y también tienen firma: “La banda de Guille”. Guillermo Caverna Godoy es el segundo de los Borrachos podría estar por producirse una pelea por el liderato. A estar atentos.

19
mar
15

SALE CON FRITAS

La barra de River come de arriba de local y cuando va al interior se lleva viandas.

El concesionario de la confitería de River reconoció que bajo el eufemismo de invitados, existe una mesa donde consumen los barras pero paga la institución.

Al fondo y a la derecha, por mitología popular, se supone que se ubican los baños de todas las confiterías. Pero en el caso de la que está en el Monumental, si uno ingresa desde el anillo interno, en ese rincón se localiza otra cosa, una mesa muy particular donde si cualquier socio tiene la osadía de sentarse, es probable que sea invitado a dejarla rápido so pena de pasarla mal. Porque allí está, según denunció Ariel Pato Calvisi, líder de la facción disidente de la barra, la famosa mesa 80. ¿Qué significa este rótulo? El lugar donde se sientan los barras y consumen a piacere, pero jamás pagan. Esa cuenta, denunció Calvisi quien usufructuó el servicio mientras estuvo en la banda oficial de Los Borrachos del Tablón, la abona el club con el dinero de su tesorería. Es decir, lo que comen los barras lo pagan los socios.

La afirmación del Pato Ariel está en su declaración indagatoria, junto con otras donde vincula a funcionarios nacionales, policías, dirigentes y empleados del club con la barra ( ver Por este…). Y a raíz de esto, la jueza del caso, Fabiana Palmaghini, tomó varias medidas de prueba. Una de ellas fue peritar la contabilidad de la confitería del club y tomarle testimonio a los empleados y concesionarios. Y grande fue la sorpresa cuando la persona que maneja el bar reconoció que esa mesa existe, que funciona bajo el rótulo de invitados, y que quienes se sientan allí no pagan los consumos de sus bolsillos sino que la boleta la salda la institución. De no creer.

La salvedad que hizo el empresario es que él no sabe quienes son los que tienen dicho privilegio, que no puede identificarlos como barras, socios, amigos o empleados. Sólo que se registran los consumos bajo el eufemismo de invitados. Pero es un secreto a voces que son los barras oficiales los que toman ese lugar y allí estaban sentados el 25/11/14, el día en que fueron emboscados por sus rivales del tablón.

Pero a pesar de esto y de que en las otras causas que se sustancian en Tribunales contra Los Borrachos están procesados o elevados a juicio los de la oficial, la jueza Palmaghini decidió dejarlos fuera de la asociación ilícita y concentrarse sólo en quienes integran la disidente. Un proceder extraño que sólo fortalece a un grupo y lo victimiza cuando ambos bandos son, en realidad, las dos caras de una misma moneda llamada violencia en el fútbol y que debe terminar.

fuente: olé

14
mar
15

Descorchó el vino

El Pato Ariel, de musculosa. Le dictaron prisión preventiva por asociación ilícita.

Ariel Calvisi, líder disidente de los Borrachos, desnudó en la Justicia Los negocios de la barra y su relación con la Policía y el Gobierno.

De tanto ver a esos jugadores a quienes les sacan la roja y deciden llevarse rivales puestos, Ariel Calvisi, el Pato, buscó hacer lo mismo. Y mientras la jueza Fabiana Palmaghini lo procesó por asociación ilícita, amenazas con armas, lesiones graves y daños, por la emboscada en la confitería del 25/11/14 a la facción oficial, el líder de la disidente prendió el ventilador. Bajo la estrategia que la única asociación ilícita es el grupo que domina la Sívori, contó varios negocios de los violentos y sus vínculos con la Policía y el Gobierno. Y de ser cierto (cosa que a partir de ahora investigará un juez federal porque involucra a funcionarios nacionales), el escándalo es gigantesco.

Calvisi enumeró ante la jueza las distintas fuentes de financiamiento Borracho. Allí aseguró que los capos manejan dos molinetes de las puertas D y E de la San Martín Alta, donde hacen pasar gente sin entrada pero previo pago de una importante suma, en complicidad con empleados del club y la Policía. También mencionó que Martín de Ramos Araujo, Guillermo Caverna Godoy y Matías Goñi es el trípode donde se asienta la barra y que tiene aceitada relación con el departamento de socios (uno de sus empleados, Gustavo Poggi está siendo investigado en otra causa por reventa y otro, Lucas García, era habitué del paraavalanchas). Gracias a esto, dijo, reciben cientos de carnets gratis que los utilizan para su gente y para sacar entradas en el sitio Tu lugar en el Monumental, que después revenden a cifras siderales. Que esta operatoria es conocida por la CD y la Policía, que es socia de la barra y les permite trabajar con los trapitos. Y que tienen abierta una cuenta corriente en la confitería que paga el club bajo el eufemismo “mesa 80”. Además habló sobre el negocio de los recitales, asegurando que la barra tiene el alquiler de los palcos, los ingresos liberados para meter gente en la popu, campo y San Martín, y la exclusividad de la venta de alcohol y agua mineral en el estadio.

Pero además de contar la operatoria, el Pato Ariel dio nombres de quienes proveerían la cobertura. Según sus dichos, el nexo con la Policía es el sargento Luis Valla, de la comisaría 51, que tiene jurisdicción sobre Núñez. Después apuntó al máximo nivel e involucró en la protección a la ministra de Seguridad de la Nación, María Cecilia Rodríguez, a través del accionar de su hermano Diego, en River hace años e investigado en dos causas por su relación con los violentos. Y dijo que el nexo barra-Gobierno es Matías Goñi, quien trabaja en la secretaría de Industria y es hombre del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y que tendría supuestamente una estrecha relación con el subsecretario de Seguridad Interior, Darío Ruíz, a partir de la cual le permitiría a la facción oficial zafar del derecho de admisión mientras este se aplica a rajatabla a la disidente. Ruiz, justamente, es el único que salió a cruzarlo: “Lo que dice es una mentira absoluta y lo voy a querellar. Todas las causas que tiene la oficial, como la apretada a Pezzota, la reventa de entradas o el accionar con los carnets y armas, las denunciamos nosotros. No diferencio entre oficial y disidente, combatimos a ambas por igual. Para mí todos los que cometen delitos son lo mismo”, aseguró.

Lo único extraño es que en todo su relato, Calvisi no nombró dirigentes. Quizá como una estrategia de extorsión o de salvoconducto para sí y para su grupo. Mientras, los barras siguen copando River como si nada. Sería bueno que ellos, y sus verdaderos protectores, caigan.

07
mar
15

Un perito balístico complicó a Alan Schlenker por el crimen del “dealer”

RousseauSchlenker278Un perito balístico declaró ayer jueves en el juicio al ex jefe barra brava de River, Alan Schlenker, por el crimen de un “dealer” que en 2001 fue asesinado a balazos en una villa de la localidad bonaerense de Munro, que hay un 99 por ciento de probabilidades de que los disparos que recibió la víctima hayan sido efectuados con una pistola del mismo calibre, marca y modelo que la del acusado. Así lo declaró el licenciado Marcelino Cottier, director de Criminalística de la Superintendencia de la Policía Científica, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro, a cargo del debate por el homicidio de Mario Alfredo Sanzi (19), alias “el Gordo Popó”.

El perito aseguró que en base al análisis de las estrías de los proyectiles obtenidos en la autopsia al cuerpo de Sanzi, hay un 99,03 por ciento de probabilidades de que una de las armas empleadas para cometer el crimen haya sido una pistola calibre 9 milímetros, marca Bersa y modelo Thunder, como la que Alan tenía registrada en el Renar al momento del hecho. Esta pistola nunca fue secuestrada por los investigadores para cotejarla con los proyectiles ya que el acusado denunció que se la robaron, aunque las sospechas apuntan a que, en realidad, la enterró para hacerla desparecer. De acuerdo a los peritos, en el ataque a Sanzi también se utilizó un arma calibre .22, la cual tampoco fue hallada.

Anteriormente, Alberto Acro, padre de Gonzalo, el hincha de River asesinado a balazos en 2007 en el barrio porteño de Villa Urquiza por una interna en “Los Borrachos del Tablón”, y otro de los ex jefes de la barra brava millonaria, Adrián Rousseau, apuntaron contra Schlenker como el autor del homicidio de Sanzi. Mientras que en una audiencia anterior del debate, una testigo presencial del homicidio reconoció a Alan Schlenker como el autor de los disparos que mataron al “Gordo Popó”.

Sin embargo, el imputado sostiene que él es inocente y que se trata de una causa “armada” por el padre de Acro y Rousseau. Alan Schlenker (38) llegó al debate acusado por los fiscales Patricio Ferrari y Matías López Vidal del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en perjuicio de Sanzi, quien el 11 de mayo de 2001 fue asesinado de ocho balazos en la villa Borges.

fuente: continental.com.ar

07
mar
15

Sumá vino que acá traigo más Borracho

Arde el proceso por asociación ilícita de la barra: la jueza, que sólo tenía las causas de la disidente, pidió las de la oficial y del club.

Tardó en entender que todos son lo mismo. Que no es una pelea entre buenos y malos sino que ambos bandos conforman ese grupo delictivo llamado Los Borrachos del Tablón. Pero al cumplirse 100 días algo cambió: la jueza Fabiana Palmaghini empezó a correr el velo sobre la barra brava de River y ahora va en la dirección lógica. Porque además de acusar por asociación ilícita a los capos de la facción disidente que atacaron a la oficial en la confitería del club el 25/11/14 (de hecho, puso a tres en prisión y otros dos tienen pedido de captura), pidió a los restantes juzgados que le envíen las causas donde están imputados miembros de la barra. Allí se va a encontrar con lo que se sabe de antemano: los violentos de la facción oficial, que fueron víctimas en la confitería, son victimarios en tantos otros hechos (ataque al representante de Inferiores Sergio Ferreyra, apretada al árbitro Sergio Pezzotta en la Promoción, proceso por la batalla de Playón, causa por tenencia ilegal de armas de guerra). Y de todas ellas, pidió una que quema: la que está radicada en el juzgado 10, a cargo del doctor Fernando Caunedo, por reventa de entradas, en donde no sólo está imputada la cúpula Borracha sino también varios ex dirigentes (con Daniel Passarella a la cabeza), empleados, policías, empresarios que hacen shows en el Monumental y un hombre llamado Diego Rodríguez, que es ni más ni menos que el hermano de la ministra de Seguridad de la Nación. Esa causa había sido impulsada por el fiscal José María Campagnoli quien, vaya casualidad, también actúa en ésta, aunque la jueza no le delegó la investigación.

2010_11_10_40752859-borrachos

Es en este marco que no fue un allanamiento más el que se hizo el miércoles en el Monumental y que duró cerca de seis horas. La jueza quiere atacar las fuentes de financiamiento de la barra, origen de todas las guerras internas, y supone que en la actualidad se mantiene la misma estructura delictiva aunque quizá con menor grado de impunidad. Y va por ello.

Una de las cuestiones que podrían darle la razón tiene que ver con la presencia de barras en derecho de admisión o suspendidos como socios dentro del estadio y también en las instalaciones del club. Por eso se llevó los videos de los últimos diez días, para intentar refrendar la hipótesis. Claro que no es tan fácil de probar: el día del ataque a la confitería, las cámaras del bar insólitamente tomaron a los socios corriendo pero no a los barras de ambos bandos. Habrá que ver si esta vez, las imágenes son más precisas. Pero lo cierto es que 100 días después, por fin va por todo. Y quizá los presos sumen varios más.




Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 3,970,321 visitas únicas
mayo 2015
L M X J V S D
« abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.