Posts Tagged ‘alan

06
Jun
16

Barra de River amenazó con matarse si sigue preso

WILLIAMWilliam Schelenker, uno de los  condenados por el crimen del barrabrava de River Gonzalo Acro, le envió desde la cárcel una advertencia al tribunal que le dictó prisión perpetua: se quitará la vida si no queda libre en dos meses.

El menor de los hermanos condenados por el crimen ocurrido en 2007 (el mayor es Alan) se comunicó telefónicamente con el tribunal oral número 15 para anunciar que se suicidará en el penal de Marcos Paz, donde está alojado.

El mes pasado, la Cámara Federal de Casación Penal confirmó la condena dictada por el tribunal en 2011 y ordenó la inmediata detención del menor de los Schlenker, quien estaba en libertad.

Schlenker insiste en que es inocente del crimen de Acro y apeló la condena ante la Corte Suprema de Justicia, que no tiene  plazos para pronunciarse aunque tratándose de una causa con detenidos, debería hacerlo relativamente rápido.

Ante el llamado de Schlekner, el Tribunal comunicó al Complejo Penitenciario Federal 2 y a la Dirección General del Servicio Penitenciario Federala fin de que en forma urgente se dispongan las medidas necesarias para resguardar la integridad física” del condenado.

El hermano mayor, Alan Schlenker, está alojado en una cárcel de la localidad bonaerense de Azul, cumpliendo una condena por otro homicidio, a la que se agregó la confirmación por el crimen de  Acro.

Anuncios
12
Abr
11

Declaró Adrián

Adrián Rousseau, sindicado líder de la facción de la de a la que pertenecía Gonzalo Acro cuando fue asesinado en 2007, en Villa Urquiza, declaró este martes en el juicio por el caso y apuntó contra Alan Schlenker, de los siete imputados.

“Gonzalo le dijo a Matías: ´si me pasa algo fue Alan´”, aseguró el testigo ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 15 porteño respecto de lo que le contó antes del crimen Matías Goñi, quien, a su vez, era como un “hermano” de la víctima.

Rousseau, con una remera roja de mangas cortas y un pantalón de jean negro, se retiró cerca de las 17.45 de los tribunales acompañado de su abogado Ignacio Irurzún y sin hacer declaraciones a la prensa.

El testigo relató que se enteró de la muerte de Acro por un llamado del actual jefe de la barra, Guillermo “Caverna” Godoy, y que al llegar al Hospital Pirovano quiso comunicarse con Alan. “Quería insultarlo porque tenía una sospecha de que lo que le había pasado a Gonzalo tenía que ver con todo ese grupo, Pintos, Luna, Girón, Lococo. Alan era el que llevaba a ese grupo, era el jefe según el comentario de todo el mundo”, expresó.

La referencia fue a Pablo “Cucaracha” Girón, Rubén “Oveja” Pintos y Ariel “El Colo” Luna, quien junto a Sergio “Pelado” Piñeyro fueron acusados de estar en el lugar de los hechos y Luna de el autor material del asesinato. En tanto, Martín “Pluto” Lococo y Alan y William Schlenker están sospechados de ser los autores intelectuales del crimen.

Rousseau comenzó su declaración con mucha reticencia y contestando “no sé” ante preguntas de respuestas obvias vinculadas a su en la barra de River. “Hasta que hubo problemas no me enteré de la existencia de ‘Los Borrachos del Tablón'”, dijo en referencia a la muerte de Acro.

Luego dijo que era “la de River” pero por lo que se sabe “de público conocimiento”. “Un grupo sectorizado de la popular”, definió a la barra, y dijo “yo estaba ahí”. Pero cuando se le preguntó si él era un referente de la barra contestó: “Yo no me considero nada”.

La postura de Rousseau llegó al que el presidente del Tribunal, Héctor Grieben, le dijo “no conteste algo que no es la verdad”, a lo que el testigo le respondió “no tengo por qué mentir”.

Acro fue asesinado la noche del 6 de agosto de 2007 cuando salía de un de Villa Urquiza con Osvaldo Matera, también barra de River, quien señaló a Luna como el autor de los disparos.

Adrián Rousseau, indicado como líder de la facción de la barra brava de River a la que pertenecía Gonzalo Acro, declaró como testigo en el juicio que se les sigue a siete miembros de la otra hinchada millonaria por el asesinato del joven en 2007.

Trascendió que durante su alegato, afirmó: “no conozco a los borrachos del tablón”, y al retirarse de Tribunales no realizó declaraciones.

Antes de ingresar, su abogado, Mariano Irurzun, explicó que se le solicitó al tribual que se limite al interrogatorio por este caso, para que su defendido no corra el riesgo de incriminarse en otras causas en las que sí está imputado.

Se espera un día clave en el juicio que se sigue para esclarecer el asesinato de Martín Gonzalo Acro, ocurrido en agosto de 2007, a la salida de un gimnasio de Villa Urquiza.

Hoy comparecieron ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº15 nueve testigos más entre los que resalta el ex jefe de Los Borrachos del Tablón, Adrián Rosseau. Antes de la interna que partió la barra en dos, Adrián, junto a Alan y William Schlenker eran los tres líderes de la barra Millonaria.

Luego del Mundial 2006, en Alemania, todo se rompió, dicen que por un “vuelto” que habría quedado de lo recaudado para ir a la cita mundialista, producto de, entre otras cosas reventa de los recitales de U2 (2006) y Rolling Stones (2005) , antes del Mundial.

La cuestión es que al regreso de Alemania todo se quebró y los hermanos Schlenker fueron por su lado y Adrián por el suyo. A este último grupo pertenecía Gonzalo Acro. Incluso, algunos conocedores de la interna Millonaria aseguran que a Acro se lo quiso asustar para enviarle un mensaje a Adrián, pero Acro terminó asesinado y todo empeoró.

Se espera que sus dichos certifiquen la relación entre los hermanos Schlenker y el Colo Luna, principal imputado –y cada vez más complicado- por el crimen, ya que él habría sido el autor material de los disparos.

Además de Rosseau (cuyo nombre sigue vinculado a negocios turbios en Núñez) declararán ocho testigos más, entre los que se destaca la palabra de Laura Viñas, ex pareja de Acro, quien podrá confirmar la relación de su pareja con la barra.

“Alan era la cabeza, el que llevaba a ese grupo a la cancha, según comentarios de la gente”, agregó en la reducida sala de los Tribunales de Lavalle y Libertad.

Rousseau relató que antes lo sentía a Alan Schlenker como “un hermano, un amigo íntimo”, y que tras la “Batalla de los quinchos”, donde las facciones se enfrentaron en las inmediaciones de la cancha el 11 de febrero de 2007, la amistad entre ellos se terminó y se convirtió en una “enemistad”.

Si bien Rousseau no abundó en detalles de por qué se quebró la amistado con Alan Schlenker, dijo que fue cuando éste lo fue a buscar para pegarle en aquel incidente de febrero de 2007 por motivos que aseguró desconocer.

Sobre Acro dijo que tenían “una relación de amistad” y que tras ser asesinado él intentó comunicarse con Alan “para insultarlo porque pienso que lo que le pasó a Gonzalo tenía que ver con todo ese grupo”, en referencia a los demás imputados: Wiliam Schlenker, Pablo “Cucaracha” Girón, Sergio “Pelado” Piñeyro, Ariel “Colo” Luna, Martín “Pluto” Lococo y Rubén “Oveja”Pintos.

“Era obvio que ellos estaban armados, hay que ver el prontuario que tiene cada uno”, dijo sobre ese grupo, quienes según la investigación integraban la denominada “Banda de Palermo” en la hinchada.

Antes del asesinato de Acro, el 6 de agosto de 2007 en Villa Urquiza, Rousseau recordó que le balearon su domicilio unos desconocidos y que incluso fue víctima del robo de unos 10 mil dólares.

“Yo estaba en un gimnasio a unas diez cuadras cuando pasó lo de Gonzalo”, recordó Rousseau, quien mencionó que ese día a las ocho había hablado con la víctima y acordaron ir a cenar horas más tarde, cuando ocurrió el crimen.

El ex líder de “Los Borrachos del Tablón” dijo que un amigo de Acro le avisó de la balacera, un tal Guillermo Godoy, quien ahora es sindicado como líder de la barra brava de River Plate.

Ante varias preguntas de las partes sobre si él era un “referente” de la hinchada, Rousseau dijo: “no me considero nada”, y dijo que desde el incidente de los quinchos, en febrero de 2007, nunca más fue a la cancha de River.

En el juicio, caracterizado por la presencia de una fuerte custodia, todos los imputados mantuvieron la mirada atenta a Rousseau, pero más aún los hermanos William y Alan Schlenker, quienes permanentemente le sugerían preguntas a sus respectivos abogados para que ellos se la formularan al testigo.

fuente: minutouno.com, diarioshow, 26noticias
01
Dic
08

Tratando de zafar

lunaacro278

Con la intención de mejorar la situación judicial de los hermanos Alan y William Schlenker, sus abogados presentaron en el Tribunal Oral N° 15 el video en el que Ariel Luna asegura haber sido el autor del asesinato de Gonzalo Acro.

“Si bien este video no es lo mismo que una declaración ante la Justicia, es importante porque desvincula a Alan Schlenker y otras personas de lo ocurrido”, dijo Roberto Ribas, letrado que defiende a Alan, detenido en la cárcel de Marcos Paz.

La abuela de los Schlenker, Nelly Martínez, contó, según la agencia Télam, que en su domicilio de Barrancas de Belgrano recibió un sobre con dos copias (A y B) de un mismo video y una carta escrita supuestamente por Luna. En la nota se leía: “Esto que mandé es una prueba vital para ser presentada en el juzgado y en la prensa”.

Fuente: La Nación
26
Nov
08

“Yo le disparé a Gonzalo Acro”

portada

Está más flaco, demacrado, y se tiñó el pelo de morocho. Usa lentes de alta graduación, cuando antes andaba con los de contacto. Si uno lo compara con una foto de un año atrás, parece otra persona. La transformación no tiene que ver con un tema de moda sino con tratar de pasar inadvertido para una Policía que lo busca desde hace tiempo pero extrañamente no lo puede encontrar. Es Ariel Alberto Luna, alias Colo. Es el asesino de Gonzalo Acro. El que le disparó a la pierna para bajarlo y lo remató con un balazo en la sien. Dicen que nadie sabe su paradero. Eso dicen, pero parece difícil de creer cuando Luna se toma su tiempo para grabar un video casero y hacerlo llegar por manos anónimas a Olé. En ese video, Luna se hace cargo del crimen e intenta despegar al resto de los imputados. A los Schlenker, a Pluto, Oveja, Kevin y Cuca. ¿Por qué? Simple: desde que Gastón Matera, el amigo herido de Acro en ese hecho, lo apuntó como autor material del homicidio, sabe que la pena que caerá sobre su cabeza no baja de los 25 años de prisión. Y en caso de que suceda eso, prefiere pasarlos con un dineral suficiente para él y su gente. ¿Si logrará el objetivo? Nadie lo sabe, pero es la única carta que al resto le queda por jugar. Y por lo visto, han decidido ponerla sobre la mesa.

Esta es, entonces, la confesión de un asesino. Que dice algunas cosas coherentes y otras fácilmente refutables. Y cuya elaboración
tuvo una trama secreta. En esta nota, su palabra y las consecuencias.

“Soy Ariel Luna y decidí hacer esto porque estoy podrido de que hagan una historia de lo que pasó. Yo toda la vida fui y seré de la calle y tengo códigos. En esta causa que armaron Adrián y Aguilar, y compró todo el mundo, se ensució a gente que nada tenía que ver y se dijeron muchas cosas y por eso decido hablar. Nadie armó nada, nadie mandó a matar a nadie, nadie organizó nada. Empezaba el campeonato y tanto ellos como nosotros estábamos viendo qué hacía el otro grupo, cuántas piernas se juntaban, si iban a ir a la tribuna, qué sé yo, varias cosas, las que pasan día a día en una cancha. Nosotros nos enteramos de que se juntaban cerca de la casa de Adrián y que algunos entrenaban en un gimnasio de Villa Urquiza. Esa noche fuimos a lo de Rousseau y después al gimnasio. Yo me quedé en la esquina y vi venir a dos. Uno era Gonzalo Acro. Discutimos y él se me vino encima, me tiró una trompada, forcejeamos. Ahí yo saqué el arma y traté de defenderme. La tenía apuntando hacia abajo, cuando forcejeamos la levanto y cuando la otra persona (por Matera) me la quiere sacar, pasó lo que pasó. El otro salió corriendo y yo me subí a una Ford Courier gris, con vidrios negros, y me fui. Eso fue lo que pasó. Nadie me mandó ni me pagó para matar a nadie, ni sabían que yo andaba armado. Pero cuando ellos fueron a lastimarnos a la cancha de River (se refiere a la batalla del playón del 6/5/07) estaba mi hijo en el medio de todo ese problema. Desde ese día yo decidí andar armado, también por problemas que traía de la cárcel y otras cosas. Y bueno, pasó lo que pasó, pero Alan, William y Pluto, que están detenidos, no tienen nada que ver, ni sabían que estábamos ahí. Y el Oveja, Cuca y Kevin (acusados de estar en el lugar del crimen junto a Luna) son personas que no están acostumbradas a estas cosas y no estaban de acuerdo con que yo llevara armas ni nada. Por eso pasó lo que pasó y no lo pudieron impedir. Fue un accidente y nada más”.

violencia

El monólogo de cuatro minutos está hecho en una sola toma y, por los saltos temporales que presenta, editado. Y tiene una función clara: tratar de convencer a la Justicia de que sólo iban a pegarle un susto a Acro y que él lo mató casi sin darse cuenta. La estrategia tiene un basamento en el Código Penal que dice que en un crimen no planificado, cada uno responde sólo por lo que fue a hacer. Bajo ese paraguas, Oveja Pintos, Kevin Kraft, Cuca Girón y Sergio Piñeyro sólo serían responsables por lesiones, porque supuestamente sólo le iban a pegar a Gonzalo. ¿Esto es cierto? Hay un dato que lo abona y consta en la causa: uno de los prófugos llamó a su abogado diez minutos después del crimen. Y se supone que nadie hace eso a menos que vaya a participar de una golpiza y la cosa termine mal, en homicidio. Pero el Código también dice otra cosa: uno debe imaginarse lo que puede ocurrir. Y si va acompañado por tipos con un prontuario extenso y de armas tomar, como Luna, que una apretada termine en asesinato es factible. Tomando este punto, todos vuelven a responder por el homicidio y nadie zafa.

La situación de los Schlenker y Lococo podría, en cambio, verse beneficiada. A ellos los incrimina el hecho de haberse juntado en una pizzería con Cuca, Kevin y Piñeyro horas antes del crimen, los cruces de llamadas que tuvieron con quienes estuvieron en la esquina fatal (aunque no hay contenido de las mismas), más el testimonio de Rubén Rodríguez, alias Rubencito, diciendo que los tres lo llevaron a tomar un helado para usarlo como coartada. Estos son indicios fuertes de que pudieron haber instigado el crimen, suficientes para mandarlos a juicio, pero a la hora de la verdad se necesitan pruebas concretas. Con Luna diciendo que los Schlenker no tenían nada que ver, si el resto de los imputados repite lo mismo, sus chances de obtener una pena menor, o hasta zafar, se acrecientan. Claro que para esto, Luna deberá presentarse ante la Justicia a ratificar lo que dice su video, algo que por ahora no parece que vaya a suceder. Y si la Policía sigue extrañamente sin agarrarlo… Además, en el banquillo no podrá esgrimir la teoría del accidente: por pericia forense está probado que a Acro lo bajaron de un tiro en la pierna y lo remataron en el piso. Y tampoco hay evidencias de forcejeo ni Matera habló nunca de ello. Cierto es que este video alínea a todos los imputados bajo una misma estrategia y anula la posibilidad de que se acusen entre ellos, algo que Cuca ya había hecho contra Alan en una entrevista con Olé, que luego ratificó ante la Justicia. Es, en definitiva, la única carta que les queda. Si es as de espadas o cuatro de copas, se sabrá en nueve meses, cuando el Tribunal Oral 15 haga parir el debate y trate, de una vez por todas, de imponer justicia.

Fuente: Olé
05
Nov
08

Martín está preso por ser hincha de River Plate

plutoputo

Yo no sé si Alan o Adrián tienen algo que ver en la muerte de Acro, es la justicia quién lo tiene que investigar.

Sí tienen que ver en lo que está pasando mi hijo, ellos son los culpables de que mi hijo este preso.

Martín no negó su amistad con Alan, esto no lo convierte en enemigo ni de Adrián, ni de Acro.

No participó en ningún enfrentamiento (desde donde, según el Juez derivaría la muerte de Acro) y esto consta en la misma causa. En toda la causa no hay nadie que nombre a Martín en las distintas grescas.

No participó en ninguna de las reuniones anteriores.

Fueron liberadas personas que estuvieron en las reuniones anteriores, y en los distintos enfrentamientos, el caso de de A. A. T. que mantuvo – casi a la misma hora que Martín – una conversación de más de 430 minutos con Cuca. Por cierto que esta apreciación no es indiferente para Martín, porque si la Alzada dispuso que esa comunicación no alcanzaba para involucrar a T, mucho menos puede alcanzar en el caso de Martín que sólo habló por espacio de 42 segundos.

Yo no sé quién mato a Acro. Mi hijo no fue. Nada sabía al respecto y fue a comer pizza como tantas otras veces. Volviendo a su casa temprano, y enterándose de lo de Acro al otro día.

Desde esa noche está acusado de co-autor de un crimen, cuya pena no permite una prisión domiciliaria, enfermándose física y mentalmente. Martín jamás delinquió ni estuvo preso por nada.

2 de Noviembre de 2007 a 2008

A un año de la injusta detención de mi hijo, preso en Marcos Paz.

INOCENTE CULPADO. CHIVO EXPIATORIO PARA LOS MISMOS DE SIEMPRE.

PIDO JUSTICIA.

Continuará…

Fuente: http://blogs.clarin.com/inocentesculpados/posts

25
Oct
08

Caverna dixit

Fuente: agonzalitonolovamosaolvidar.ar.vg
25
Oct
08

Infiltrados uruguayos

En la barra de River nos confesaron que uno de los líderes será asesinado

“Esto se acaba cuando uno de los dos termine con un balazo en la cabeza” nos confesó un integrante de “Los Borrachos del Tablón”, refiriéndose a Alan Schlenker y Adrián Rosseau, los dos líderes de la barrabrava de River Plate que actualmente están procesados.

Por internet, integrantes de las facciones que luchan por el poder se habían amenazado con saldar cuentas en Uruguay, por eso anoche nos infiltramos entre ellos para conocer desde dentro mismo de la barra y de boca de los propios integrantes, cómo es la historia de esta guerrilla interna. El ingreso a la Colombes, pacífico, tuvo un fuerte vallado que nos aisló del resto y nos llevó hasta la puerta, donde el cacheo fue minucioso. Más de uno tuvo que dejar en la puerta alguna botella de cerveza o vino, y había policías por doquier. La barra de River ha superado en su fama de violenta a la mismísima “12” de Boca. Teniendo en cuenta el riesgo, concluimos que la mejor forma para infiltrarnos era una muy simple: ante la menor sospecha: “soy uruguayo, pero en Argentina soy hincha de River”. No íbamos a presentarnos ante ellos con el carné de periodista en una mano y el grabador en la otra.

Desde temprano, anduvimos intentando detectar quiénes eran los jefes y sus súbditos. Obvio que ninguno de ellos nos iba a dar información. Por el contrario, lo más seguro era que nos atacaran a trompadas. La idea era hacer contacto amistoso con algunos de la masa, y que no fuera agresivo. Otro requisito era que no estuvieran merqueados ni porreados, por las dudas. Hasta que, gracias al festejo del tempranero gol de Abreu pintó buen diálogo con dos flacos, aunque al rato, se fumaron el segundo de los requisitos, pero no importaba, porque la charla venía bien y los pibes conocían al detalle toda la interna. Nos contaron que el miércoles, en River-Vélez, hubo una feroz batalla entre los grupos que pugnan por el mando y que la amenaza quedó para el fin de semana cuando jugaron en Tucumán. “En Tucumán no pasó nada y acá tampoco va a pasar nada” nos aseguraron nuestros dos “amigos”, ambos de treinta y pico de años. “¿Sabés cómo es el lío?” nos dijo y nos detalló: “Es todo por guita. Este “bondi” viene de hace mucho, desde el Mundial, cuando el club le dio 60.000 pesos al Alan (Schlenker) y él viajó en clase VIP a Alemania, y no repartió la guita; entonces saltó Adrián (Rousseau) y lo curtió a trompadas en el gimnasio del club”. Mientras intentábamos memorizar lo que nos contaba uno de los flacos, el otro pitaba, y al pasarle el porro tomó la posta del relato de su amigo: “Ahí viene la venganza del quincho”. ¿Qué es eso?, preguntamos, y nos explicó que “Alan (Schlenker) y otros 15, “La banda de Palermo”, rodearon a Adrián (Rousseau) y se la dieron; y hasta tiraron unos cuetazos (disparos) al piso; entonces la banda de Adrián escuchó”, se acercaron y se armó batalla campal; y le dieron un cuetazo al ‘Gordo’ Neurona”. A causa de esta pelea, la barra quedó dividida en dos grupos: el de Adrián y el de Alan, secundado por su hermano William.

“Yorugua, ¿sabés cuánta plata manejan estos?”nos lanzó refiriéndose a los capos, y en tono de queja agregó “los jefes son todos de familias bien, de clase media; Alan y Adrián trabajaban de patovicas en boliches; no te creas que son de la villa”. “¿Y quién manda hoy en la barra? “Dicen que el jefe es Joe, pero todo está entreverado. Alan y Adrián lo habían echado de acá hace 5 años, pero Joe tiene poder por sus contactos políticos; acá hay gente que apoya a Caselli a la presidencia porque les conviene, para seguir currando”. “¿Y cuándo terminará esta guerra interna? “Mirá… desde la banda de Adrián dicen que tienen a uno que está dispuesto a cualquier cosa, porque está en estado terminal, sería Guillermo “Caverna” Godoy. Así que imaginate, esto se termina cuando boleteen a uno y gane el otro bando”.

¡Qué panorama!

Son millonarios de verdad

Las fuentes de financiación de los líderes de la barra brava de River son variadas: venta de drogas, reventa de entradas, su utilización como “grupos de choque” para diversas agrupaciones políticas, extorsión a jugadores y hasta se ha dicho que poseen el control del gimnasio del club. Tendrían una entrada fija de entre 60.000 y 80.000 pesos y se rumorea que cobrarían un porcentaje de las ventas de varios jugadores, como Higuaín y Carrizo. Todo ascendería a los $300.000 mensuales (cerca de 100.000 dólares), sumado al beneficio de tener los hoteles y los viajes al exterior pagos.

La historia oficial

¿Por qué hay divisiones en la interna de la “barra brava” de River que llevan a sus integrantes al punto de matarse entre sí? Conozcamos la historia.

El liderazgo era de Alan Schlenker y Adrián Rosseau, pero en 2007 diferencias económicas desataron una pelea que tiene su punto más sangriento el 8/8/2007, con la muerte cerebral de Gonzalo Acro, mano derecha de Rousseau, líder de uno de los bandos en los que se dividió la barra. Rosseau dijo que el asesinato estuvo planeado entre los Schlenker y “La Banda de Palermo” contratando a sicarios, y Schlenker contestó que era inocente.

El ataque “se veía venir”, nos aseguraron dentro de la barra brava, y nos explicaron que “los foros de internet donde participan los hinchas estaban llenos de amenazas cruzadas”. Que Acro haya sido el elegido no fue casual.

En “la Batalla de los Quinchos”, según la denominan ellos mismos -una pelea en los quinchos del club que terminó con heridos de bala- Acro y William Schlenker, hermano de Alan, empezaron una pelea donde William habría quedado muy mal parado ante sus semejantes.

Luego vinieron “La Emboscada del Playón” y “La Batalla de la Estación de Servicio”, dos peleas descomunales en las que Rousseau atacó a la Banda de Palermo “con ayuda de la barra de Italiano, que trajo varias ‘piernas’ (sicarios) y se escucharon unos cuantos tiros. Entonces el grupo de Alan se fue”.

La batalla dejó 8 heridos, entre ellos el “Rocky” y el “Urko”, que es “uno de los capos de la banda de Palermo, y no sabés lo que es su prontuario policial. Por eso en la hinchada es de los más respetados”, nos cuentan los flacos riverplatenses.

Al otro día, la Banda de Palermo bajo la orden de Alan, baleó la casa de los padres de Adrián y pintó: “La sangre derramada será vengada” en el colegio de las hijas del presidente Aguilar.

Hoy es la hinchada más peligrosa de la Argentina.

Fuente: ultimasnoticias.com.uy



Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,325,012 visitas únicas
diciembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031