Archive for the 'Apriete a Pezzotta' Category

21
Mar
13

La última curda

 Tras casi dos años, la cúpula de Los Borrachos y varios hombres del club, a juicio por la apretada a Pezzotta.

Martin-Araujo-lider-gorro-negro_OLEIMA20111001_0025_5Pasó tiempo. Y por eso algunos pensaban en aplicar el viejo refrán de Julio Grondona, aunque levemente modificado en honor al gran capitán: el “Todo Passa”. Pero mientras el club sigue tratando a sus barras como huéspedes de honor, de hecho no están en la lista del derecho de admisión, la Justicia decidió que ya era hora de que rindieran cuentas de su accionar. Así, la jueza Karina Zucconi cerró la instrucción y elevó a juicio a la cúpula de Los Borrachos del Tablón, a varios hombres del club y a un policía, por la apretada a Sergio Pezzotta en el entretiempo del día en que River empató con Belgrano el segundo partido de la Promoción y se fue a la B Nacional. El caso fue sorteado y quedó en manos del Tribunal Oral 22, presidido por la doctora Patricia Cusmanich e integrado también por los jueces Sergio Paduczak y Gabriel Nardiello, en lo que representa una mala noticia para los violentos, ya que Nardiello fue quien colaboró para llevar al banquillo de los acusados a La Doce de Rafael Di Zeo en dos oportunidades y conoce bien el accionar de los barras.

El delito que se les imputa es el de amenazas coactivas, que tiene una pena de seis meses a dos años de prisión, pero que al ser proferidas en un espectáculo futbolístico puede sumar un tercio más de pena por la ley del deporte. De cualquier manera y aunque sean declarados culpables, las condenas no serían de cumplimiento efectivo porque éstas comienzan recién a partir de los tres años de prisión.

En este caso, la Justicia considera que hay pruebas suficientes para que se debata en el juicio no sólo la amenaza que recibió Sergio Pezzotta (“Hacé cualquier cosa, cobrá un penal, porque si no ganamos de acá no salen”, fue lo que le dijeron a la terna arbitral según declaró Pezzotta en la instrucción), sino también la connivencia entre la barra con la Policía y la dirigencia. De hecho, el oficial que está elevado a juicio, Matías Ponce, era el jefe de brigada de la comisaría 51, el que tenía por misión combatir el accionar delictivo de los violentos y en vez de eso, según el fiscal colaboraba con ellos. Y en cuanto a la CD, el hilo se cortó por lo más delgado y las máximas autoridades quedaron fuera. Quienes irán al banquillo serán el vocal Néstor Morelli, Gabriel Riccio, cerebro del área seguridad de River, José María Delaico, del mismo área y Jajo Biernakowickz y el Chino Casal, dos personajes del riñón íntimo de Daniel Passarella y que están sindicados como nexos entre la barra y la dirigencia.

Los que van al banquillo

Martín Araujo: Jefe de Los Borrachos, le dicen Martín de Ramos y está acusado de haber liderado el grupo.

Sergio Medina: Apodado Ale de Budge, por su segundo nombre y lugar de origen. Ascendió en la barra tras la salida de los Patovicas de Hurlingham.

Juan C. Leguizamón: A Chimi en los videos se lo ve en el grupo que entra al anillo interno.

Flavio Raguzzi: Apodado el Profe, segunda línea en tiempos de Alan y Adrián. Acá lo escrachó el video.

Hernán García: El Melli ya había estado en la pelea del Amalfitani del 08 con armas blancas, y quedó procesado tras una escucha donde dice: “Esto lo armó la dirigencia”.

Néstor Morelli: Vocal de CD cuando el hecho, se lo acusa de ser quien abría puertas para que la barra se acercara a Pezzotta.

Javier Bierniakowicz: Del riñón íntimo de Passarella, acusado de nexo barra-CD. En el video aparece hablando con Araujo.

José Casal: El Chino, amigo del Kaiser, pasó de taxista a hombre influyente y encabezó al grupo.

Gabriel Riccio: Hombre fuerte de la seguridad del club, cercano a Adrián Rousseau antes, dicen en River que tiene vínculos con la Side.

Matías Ponce: El hombre de la comisaría 51 dedicado a River. El policía que debía combatir a la barra, según el fiscal y la jueza, era su cómplice.

Luis María Delaico: Jefe de seguridad del club, estaba en la sala de video y de ahí podía ver todo.

fuente: ole
21
Jun
12

Procesaron a un barra de River por las amenazas a Pezzotta

La Justicia acusó a José “Chino” Casal  de ser uno de los que fueron al vestuario del árbitro durante el partido de vuelta de la promoción con Belgrano. Es la persona que aparece en el video de las cámaras de seguridad hablando con el Jefe de Seguridad del Estadio Monumental

La Justicia procesó al barrabrava de River José “Chino” Casal en la causa que investiga las amenazas a Sergio Pezzotta en el partido de vuelta de la promoción, en el que se decretó el descenso del equipo millonario.

Fiscalía de Instrucción a cargo de José María Campagnoli acusó a Casal, quien aparece en la filmación de las cámaras de seguridad hablando con el Jefe de Seguridad en los pasillos del Estadio Monumental.

La tarde del 26 de junio de 2011, un grupo de barras de River fue hasta el vestuario del árbitro para “apretar” a Pezzotta durante el entretiempo. Las cámaras de seguridad de la cancha filmaron toda la secuencia, lo que ayudó a la investigación.

Casal aparece en las imágenes encabezando el grupo y se lo ve hablar con el jefe de Seguridad del club, José María Delaico.

Con la llegada de Daniel Passarella a la presidencia del club, comenzó a ocupar un lugar dentro del área de Seguridad.

Al poco tiempo, el “Chino José”, como se conoce al procesado, fue agredido por los tres integrantes de la facción de Los Borrachos del Tablón, que se reunieron con él en el estacionamiento del club y tras un cruce de palabras, uno de ellos le aplicó un golpe en la mandíbula que provocó lesiones leves.

fuente: playfutbol
18
Feb
12

Una extraña agresión en el Monumental

La violencia se presentó de repente y quebró la calma en apenas un instante. Un socio de River llamado José Casal fue agredido en un baño de la zona de estacionamiento del Monumental de Núñez por cuatro personas. La información fue desmentida totalmente a través de un comunicado oficial del club, pero aunque no se registró ninguna denuncia en la comisaría 51a, personal de esa dependencia se hizo presente en las instalaciones al enterarse de los incidentes.

Casal, apodado el “Chino”, y allegado a empleados del club y que habría sido chofer de Daniel Passarella durante un tiempo, no concurría al estadio desde el 25 de junio del año pasado, cuando River perdió la categoría, por primera vez en su historia, en la Promoción ante Belgrano. El agredido habría estado involucrado en la causa en la que se investigó una supuesta amenaza al árbitro de ese partido, Sergio Pezzotta, durante el entretiempo, en la zona de los vestuarios; desde ese día no iba al Monumental y tendría cuentas pendientes con la barra brava por la venta de entradas, según consigna un cable de la agencia Télam.

Casal fue agredido en un baño de la zona del estacionamiento por cuatro personas, quienes le provocaron lesiones en el rostro y contusiones en el cuerpo. Un agente de seguridad privada llamó a la comisaría 51a para informar de la golpiza ocurrida en River, donde cientos de socios practicaban diversas actividades deportivas y sociales. El individuo golpeado, que habría sido atendido en la enfermería por personal del club, decidió no hacer la denuncia.

Las autoridades del club emitieron un comunicado oficial negando el hecho. “Una vez más, el Club Atlético River Plate fue víctima de un infundio al propalarse a través de un medio periodístico una versión sobre un supuesto incidente del cual no hay registro alguno en la institución”, indica la versión oficial. Sobre los comentarios que daban cuenta de una supuesta intervención del vicepresidente del club, Diego Turnes, para calmar a los agresores, la entidad informó: “De acuerdo con la antojadiza versión, en horas de la tarde hubo una agresión con un lesionado a raíz de la cual, según lo difundido, «debió intervenir el vicepresidente del Club». Lo cierto es que ni en el club, ni en la comisaría de la jurisdicción, ni en centro asistencial de la zona hubo registros de la agresión mencionada. Tampoco mientras se difundía la noticia había vicepresidentes del club en la institución”.

Fuentes vinculadas con la fiscalía de instrucción a cargo de José María Campagnoli confirmaron que en la investigación por las amenazas a Pezzotta figura una persona conocida como el “Chino José”, que caminaba a la par de los líderes de los Borrachos del Tablón, en dirección al vestuario del árbitro. Los presuntos barrabravas identificados en ese apriete fueron Martín Araujo, alias “Martín de Ramos”, Héctor Godoy, conocido como “Caverna” y Gustavo Larrain, alias “el Uruguayo”. Estos individuos, con pedido de detención por esa causa, son los nombres sospechados de haber agredido a Casal dentro del club ayer.

Aunque el club negó cualquier hecho de violencia, la policía se hizo presente en el Monumental para investigar lo sucedido, revisando las imágenes que captaron las cámaras de seguridad del predio.

Los organismos de seguridad deportiva están preocupados por toda esta situación que se generó dentro del Monumental. Hasta el momento no correría riesgo la habilitación del estadio para mañana, día en el que River se enfrentará con Independiente Rivadavia, de Mendoza.

José Casal, el Chino, supuesto nexo entre la CD y la barra, fue agredido por Los Borrachos a horas de un reconocimiento sobre su persona en la causa Pezzotta.

Su cara quedó expuesta el 25/6/11. José Casal, el Chino, taxista de profesión y a quien Daniel Passarella puso bajo su ala en el área de Seguridad desde que asumió la presidencia del club, perdió el anonimato el día en que el club de Núñez se fue al descenso. La película de terror que incluyó la caída más profunda en la historia de la institución lo muestra en un rol protagónico: en el entretiempo, se lo ve hablar con el jefe de Seguridad del club, José María Delaico, y tras una breve charla, la imagen nos lleva directamente al Chino encabezando la delegación de barras que terminarían apretando a Sergio Pezzotta en el vestuario.

No era casual, claro, que él encabezara esa armada Brancaleone. Junto a Jajo Biernakowicz, otro hombre que ingresó con el Kaiser al club, están sindicados como los nexos entre la CD y la barra en temas de reparto de entradas, camisetas y otros usufructos, privilegios que Los Borrachos detentan desde la administración Aguilar y que lejos de ser combatidos, sieguen siendo apañados bajo la nueva gestión.

Ayer, el Chino José volvió a ser noticia: cuatro barras, entre ellos los tres capos de Los Borrachos, se reunieron con él en el estacionamiento del club y tras un cruce de palabras, uno de ellos, que según algunas versiones habría sido el Uruguayo Larrain, le aplicó un cross a la mandíbula provocándole lesiones leves. Casal fue atendido en la enfermería del club, aunque esto no quedó registrado (como ya había ocurrido en la gresca de los Quinchos) y no realizó la denuncia, por lo que no hay causa judicial aunque la Comisaría 51 actuó de oficio. ¿Por qué? Porque en River tuvieron la mala suerte de que un empleado de la división Seguridad en el Fútbol estuviera por cuestiones protocolares a esa hora en el club y se enterara de lo ocurrido. Aún así, el club sacó un comunicado negando todo lo que pasó, como si esconder la basura bajo la alfombra, actitud permanente por Núñez, sirva para hacerla desaparecer.

¿Cuál fue el motivo de la agresión? La versión que nació del club intenta ser la más cándida: la CD está cortando el grifo de entradas y vituallas y la piña obra como amenaza hacia arriba. En la barra se cuenta otra: con el Chino José ya habrían habido discusiones no por la cantidad sino porque en el camino algunas cosas suelen perderse y con River puntero todo cotiza en oro. Pero hay una tercera que pocos saben: hoy a las nueve de la mañana, en el marco de la causa por la apretada a Sergio Pezzotta, hay una rueda de reconocimiento porque la Justicia está detrás del Chino José. En realidad, hoy no conseguirán nada: el que va a la rueda es otro hombre, José Cilbeira, dato erróneo que llegó a Tribunales. Pero ese error será enmendado y ya se sabe que Casal deberá comparecer a la brevedad. Los barras ya están al tanto y quizá quisieron alertarlo sobre lo que pretenden que diga. Porque el trompazo fue directo a una boca que si se abre y habla, tiene mucho por decir. Aunque River niegue todo.

 

fuente: lanacion.com, taringa
08
Ene
12

Acá Passa de todo

La Justicia procesó a tres hombres de River cercanos al Kaiser y a un alto policía por la apretada a Pezzotta. Los acusan de connivencia con la barra.

En River Passa de todo. Y la Justicia tomó nota: la Sala I de la Cámara Penal volteó un fallo de primera instancia que eximía de responsabilidad a la dirigencia del club por la apretada a Sergio Pezzotta en el partido revancha contra Belgrano por la Promoción, y en un dictamen lapidario apoyó la posición de José María Campagnoli, fiscal de Saavedra, y procesó al dirigente Néstor Morelli, a los hombres de Seguridad, Gabriel Riccio y Francisco Jajo Biernakowicz y al jefe de la brigada de la Comisaría 51, Matías Ponce, bajo la acusación de amenazas coactivas contra el árbitro, mismo delito que se les adjudicó a cuatro capos de Los Borrachos del Tablón. Pasado en castellano, para la Cámara hubo connivencia de la dirigencia con la barra y sin el apoyo de los hombres del poder, todos muy cercanos a Daniel Passarella, el grave suceso no se habría consumado.

La decisión firmada por los jueces Alfredo Barbarosch, Jorge Rimondi y Luis Bunge Campos es contundente. En el fallo se lee que los dirigentes “coordinaron el embate hacia la terna arbitral al liberar la zona de vestuarios. Las imágenes indican que Morelli junto a Biernakowicz fueron los encargados de habilitar el ingreso del grupo agresor al sector privado y que el policía Ponce se desentendió de la conducta que desplegaron los caracterizados simpatizantes que conocía”.

El fallo de Cámara ratificó también los procesamientos de Martín Araujo (Martín de Ramos), Juan Carlos Leguizamón (Chimi), Sergio Medina (Ale de Budge) y Flavio Raguzzi (el Profe), y es importante por varias razones. La primera, les dice a los jueces que prefieren siempre cortar el hilo por lo más delgado, que sólo se terminará con la violencia atacando a quienes usan o apañan a los barras. Hasta ahora en las causas de Los Borrachos la dirigencia siempre salía indemne.

Por otro lado, podría poner en el banquillo por primera vez al mismo tiempo a barras, dirigentes y policías, tres patas clave del flagelo, ya que tras la decisión de Cámara al juez Cresseri no le queda otra alternativa que mandar la causa a juicio oral, donde los procesados podrían sufrir pena de hasta dos años de prisión. Y por último, da síntomas alentadores en la lucha contra la violencia: si con las evidentes imágenes que Olé mostró en exclusiva nadie terminaba procesado, la impunidad habría ganado otra vez.

¿Qué hará River ahora? Probablemente nada. Cuando los cuatro barras fueron procesados en 11/11, ni siquiera los incluyó en el derecho de admisión. Una prueba más sobre de qué lado está la dirigencia. Que ahora, por esa elección, quedó en la mira. Bienvenido sea.

fuente: olé
26
Dic
11

Dirigentes y barras, unidos por la causa

Seis meses atrás, River descendía a lo profundo de la noche en lo futbolístico pero también en lo institucional. Aquel día fue la prueba más cabal de que la nueva conducción no venía a combatir a la barra que se había apoderado del club en el lustro anterior, sino a utilizarla a su favor. La apretada a Pezzotta en el entretiempo del partido con Belgrano fue el clímax de una relación que aún hoy goza de buena salud.

Las imágenes son elocuentes. La primera plana de Los Borrachos baja de la Sívori, hablan con los hombres de Seguridad del club y con policías, se les franquea una puerta y, acompañados por miembros de la CD, recorren el anillo interno hasta llegar al vestuario del árbitro, donde se realiza la cobarde amenaza.

Si bien en Tribunales siempre se corta el hilo por lo más delgado y hasta ahora el juez Cresseri sólo procesó por amenazas coactivas a cuatro barras (delito que contempla penas de hasta cuatro años de prisión), la fiscalía apeló ante la Cámara que ya debe decidir si se incluye en estos cargos a los dirigentes, teniendo en cuenta la prueba reunida en el expediente. En el Palacio se cree que esto podría suceder y generaría un alto impacto: de ocurrir, sería la primera vez que hombres de traje enfrentarían en la Justicia Nacional un proceso penal de la mano de los violentos. Quizá sea el puntapié inicial para ponerle fin a tanta impunidad.

fuente: olé
04
Nov
11

Van al Tribunal y a la tribuna

Morelli encabeza el grupo. Detrás, los barras acusados.

Morelli encabeza el grupo. Detrás, los barras acusados.

Por la amenaza a Pezzotta, la Justicia procesó a cuatro barras pero los deja seguir yendo a la cancha.

A veces, la impunidad se corta y los barras comienzan a sentir que sus constantes burlas a la Justicia no son eternas. Los Borrachos del Tablón creían que la amenaza a Sergio Pezzotta, en el partido contra Belgrano del 26/6/11 que determinó el descenso de River, habían caído en saco roto. Pero ayer, después de tomarse un tiempo por demás prudencial, el juez Roberto Cresseri dio un paso clave para dilucidar el caso y que paguen los violentos: procesó a cuatro integrantes de la barra por amenazas coactivas, delito que por haber sido cometido en un espectáculo deportivo contempla pena de hasta seis años de prisión y que, por ejemplo, es el mismo por el que terminó preso Rafael Di Zeo y la primera plana de su barra.

En su resolución el juez Cresseri entendió que hay semiplena prueba de que Martín Araujo, el capo de los Borrachos, Juan Carlos Chimi Leguizamón, Flavio Raguzzi y Sergio Medina fueron los que encararon en el vestuario al árbitro y le dijeron que si no cobraba un penal a favor de River, no salía con vida. Los nueve barras restantes que aparecen en las imágenes zafaron ya que si bien se los ve acompañando al grupo, Pezzotta no logró identificarlos en su identikit.

También lograron que se les dicte la falta de mérito los dos policías acusados de facilitar el acceso de los violentos al anillo interno del club y los hombres de la dirigencia que según el fiscal Campagnoli habían armado la maniobra. Así, aunque se los ve sugestivamente en los videos hablando con los barras o entre ellos, el vocal Néstor Morelli, el hombre de seguridad interna Gabriel Riccio y el presunto nexo barra-CD, Francisco Javier Bierniakowicz, dejaron de estar en la mira del juez. Con lo que una vez más ocurre lo mismo: el hilo se corta siempre en el barra.

Lo que también llamó la atención es que aunque fueron procesados sin prisión preventiva, la Justicia no les aplicó la restricción de concurrencia a los estadios. Si bien no están condenados, la medida hubiese sido una señal contundente contra la violencia en el fútbol.

 

fuente: olé
18
Oct
11

Martín de acá Martín de allá

Martín Araujo, alias Martín de Ramos, capo de la barra.

Martín Araujo, alias Martín de Ramos, capo de la barra.

Increíble: la dirigencia de River y la AFA ayudaron al Capo de la barra del Millo a zafar de un proceso judicial.

La red de complicidades entre barrabravas y dirigentes del fútbol asombra. En la Justicia ya están acostumbrados a que éstos últimos intenten siempre cubrir a los barras. Pero lo que ocurrió esta vez en la fiscalía porteña de Núñez sobrepasa todo: en una causa donde el imputado es Martín Araujo, jefe de Los Borrachos del Tablón, la colaboración de la dirigencia fue tal que el proceso está por naufragar.

¿Qué pasó? Araujo, alias Martín de Ramos, fue sorprendido por funcionarios del Ministerio de Seguridad en el palco vip de River en la final de la Copa América, tres semanas después de aparecer en los videos de seguridad como uno de los supuestos partícipes de la apretada al árbitro Sergio Pezzotta en el entretiempo del partido entre River y Belgrano que definió el descenso del Millo.

Tras pasar la sorpresa inicial, la gente de Seguridad le inició a Araujo una causa contravencional por estar en un lugar prohibido. De hecho, en ese momento el barra acató la orden y debió retirarse.

Todo estaba pautado para que la Justicia pudiera condenarlo aunque más no sea a una probation y a una prohibición de concurrencia a los estadios, pero ahí sucedió lo inconcebible: Araujo se presentó en la fiscalía y mostró una entrada al palco vip, por valor de 650 pesos y afirmó: “Yo estaba ahí porque me dieron la entrada. No recuerdo quién fue, pero no cometí ningún delito”. Ahora la Justicia mandó a periciar el ticket para ver si es original, y en ese caso, la causa quedará archivada.

“Nosotros no podemos hacer más. Está claro que Araujo no tenía el ticket el día del partido, porque no lo presentó cuando lo demoró la Policía, y después alguna mano amiga se lo entregó para que zafara del proceso. Así, todo se cae”, le dijo a Olé una fuente de la investigación.

En River dicen que como ese partido era organizado por AFA, la entrada se la debe haber dado un dirigente de la casa madre. Pero en Viamonte apuntan a que ese palco siempre lo maneja River y que alguien de la CD fue quien le tendió la mano para burlar a la Justicia. Como fuera, estamos listos. Absolutamente listos.

Ni siquiera un kit prepago..

Martín Araujo, el líder de la barra, es el de gorro negro.

Martín Araujo, el líder de la barra, es el de gorro negro.

Por la apretada a Pezzotta declararon los barras y negaron todo. El jefe dijo que no usa celular. Andá.

El día que River descendió a la B Nacional, también descenso a los infiernos en lo institucional con la apretada de la cúpula de Los Borrachos del Tablón al árbitro Sergio Pezzotta, en el entretiempo del partido con Belgrano, para que torciera la historia porque si no…

Lo cierto es que esa amenaza tuvo complicidad policial y dirigencial. De otra manera, los barras jamás hubieran llegado hasta el vestuario de la terna y accedido a su antesala para coercionar al árbitro. Y esta semana todos los implicados desfilaron ante el juez Roberto Cresseri quien investiga el suceso. Y como era de esperar, negaron su participación, aunque hubo un hecho que llamó aún más la atención: la mitad de los violentos, entre ellos el jefe de Los Borrachos, Martín Araujo, negaron tener o usar teléfonos celulares. ¿Qué tiene esto de particular? Que la denuncia llevada adelante por funcionarios del Ministerio de Seguridad indicaba que dirigentes de River habían llamado por teléfono a los violentos para que hicieran el trabajo sucio. Así intentan no sólo deslindar su responsabilidad sino también dejar afuera a la dirigencia que, como es harto sabido, los sigue bancando a full.

Ante la Justicia, los nueve barras repitieron el mismo argumento: que iban a llevarles vituallas a sus colegas de Belgrano y que intentaron hacerlo por el anillo interno, donde avanzaron casi hasta el vestuario visitante pero debieron volverse porque una consigna policial les impidió el paso. Y entonces fueron por fuera del estadio.

Más allá de sus dichos, la clave está en lo que declare Pezzotta este lunes. Si ratifica que fue amenazado e identifica en los videos a quienes que lo hicieron, a los barras les van a cortar las líneas por más que no usen teléfonos.

 

fuente: olé



Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,293,234 visitas únicas
julio 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31