Archivos para 30 junio 2008

30
Jun
08

Otro de los ingresos

Un viejo integrante de la Comisión de Fútbol Interno de River, nos contó uno de los tantos negocios de los que pueden participar los barras.

En River existe el Campeonato de Fútbol Interno desde hace 50 años por lo menos, en los cuales los que quieran participar tenían que hacerse socios del club sí o sí, sean o no hinchas de River. Ahora no sólo se tiene que pagar la cuota social del club, sino también una cuota por jugar (para pagar a los referís por ejemplo). Calculó más o menos en unos 60 equipos por campeonato, o sea la doble cuota multiplicada por cada jugador y por todos esos equipos, daban una torta más que interesante.

Ahora se preguntarán dónde estará el negocio? Bueno, lo único que entra al club, es la plata de las cuotas sociales, lo demás…ta tan ta tan! Ese negocio lo agarró uno de Los Borrachos del Tablón.

28
Jun
08

6 de mayo del 2007

La Emboscada del Playón:

Un feroz enfrentamiento entre los dos bandos en que se divide la barra brava de River, Los Borrachos del Tablón, terminó con dos heridos de arma blanca, de gravedad considerable, aunque fuera de peligro, y decenas de hinchas con diversas contusiones. Uno de los heridos —en el cuello y el tórax—, cuyo apellido sería Raposo, fue operado anoche en el Hospital Pirovano; el otro —en el tórax y el muslo izquierdo— también fue atendido allí y se apellidaría Verón. Los hinchas que sufrieron contusiones se acercaron a atenderse a la clínica Fleni.

Cuando la violencia que domina al fútbol argentino parecía calma, cuando los hechos delictivos no tenían el protagonismo de los últimos tiempos, surgió este choque que se sumó a lo sucedido en la previa al partido entre Argentinos y Boca (31 detenidos), Godoy Cruz-Gimnasia La Plata (un herido de arma blanca), Vélez-San Lorenzo (pelea entre las dos barras que dominó la Policía), y Chacarita-Tigre (varios heridos y 70 demorados).

Los hechos sucedidos en River fueron, según los testigos, de una violencia feroz. El grupo que responde a Adrián Rousseau, que no estaba yendo a la cancha desde los incidentes del 11 de febrero, le tendió una emboscada al grupo de Alan Schlenker. Pero los enfrentamientos habían comenzado durante el partido cuando los hombres de Alan divisaron a algunos que responden a Rousseau en la tribuna de la hinchada de River y hubo enfrentamientos en los pasillos de acceso a ese sector.

A la salida del partido entre River e Independiente —debajo del puente Angel Labruna que da a la avenida Lugones—, los dos grupos de hinchas, de alrededor de 70 cada uno, se enfrentaron ferozmente. Los que están del lado de Adrián habrían sorprendido a los vinculados a Alan y tomaron ventaja. Varios testigos aseguraron que el grupo de Adrián estaba encapuchado y que después de la pelea se juntó en Ciudad Universitaria. Se supo, también, que ante esa ventaja les robaron las banderas —por seguir yendo a las canchas desde aquella pelea denominada la Batalla de los Quinchos estaban en poder de la gente de Alan—, y dominaron la pelea que duró alrededor de 10 minutos.

El enfrentamiento fue afuera del Monumental y en esa zona no había policías; toda la fuerza policial estaba dentro del estadio ya que, al mismo tiempo, varios socios manifestaban su descontento con la Comisión Directiva y Daniel Passarella (algunos aseguraron que en realidad hubo infiltrados que hacían eso para que la Policía liberara otras zonas, pero esto no pudo ser confirmado).

Los dos hinchas son del grupo de Alan. El herido en el muslo y el tórax fue hospitalizado de inmediato. El segundo fue acompañado por otro hincha que llegó al anillo del Monumental arrastrándolo y pidiendo “un médico, un médico”. Ese hincha, cuando llegaron a auxiliar al herido, se fue del estadio hablando por celular y avisando que ya había dejado en buenas manos al herido. Sin embargo, el hincha, con una herida en el cuello que sangraba mucho y que dejó varios charcos dentro del Monumental, gritaba: “Me muero, me muero”…

Fuente: Clarín
28
Jun
08

23 de abril del 2007

La lucha contra la barra brava de River parece ser ahora algo primordial para los dirigentes del club. La semana que viene podría aparecer una lista de otras 50 personas a las que se les pedirá el derecho de admisión. Así, los directivos planean desmembrar totalmente a Los Borrachos del Tablón.

El viernes quedó establecido que se iba a extender el derecho de admisión que ya recaía en Alan y William Schlenker, Adrián Rousseau, Alexis Decoste, Gonzalo Acro y Cristian Ghisletti, a cuatro hinchas conocidos como Kevin, Toddy, Cuca y Julito. Ayer, un fiscal estuvo controlando el ingreso a la popular con los nombres verdaderos de estos hinchas. Pero como no tenía las fotos de éstos —sí estaban las de los seis primeros—, pidieron documentos a todos los que entraban a la popular en la intersección de Figueroa Alcorta y Udaondo. Esto motivó el retraso de los ingresos y el malestar de la gente. Muchos terminaron ingresando ya empezado el partido.

Ayer no hubo enfrentamientos entre los seguidores de Alan Schlenker y los de Adrián Rousseau (ninguno de ellos puede ingresar, pero Alan va siempre, junto a su hermano, hasta las inmediaciones de las canchas donde juega River para controlar el ingreso de los suyos). Pero se vio claramente una bandera con la inscripción La banda de Palermo con las letras similares (con los colores de River) a la que antes hacía de insignia de la barra y que decía Los Borrachos del Tablón (con los colores de Argentina). Con la bandera de Palermo posicionada en el medio de la tribuna, quedó clara la alianza que hizo el grupo que responde a Alan con los hinchas que llegan desde Palermo.

Fuetne: Clarín
28
Jun
08

21 de abril del 2007

La dirigencia de River está dando pasos en la dirección correcta. Quizá cortos, pero importantes. Si bien sus dirigentes aún no reconocieron en la Justicia a quienes los amenazan y agreden (ver El hombre…), ayer dieron otra muestra de que a la actual conducción de la barra que comandan los hermanos Schlenker no la quieren en el Monumental. Así, pidieron oficialmente la ampliación del derecho de admisión para Kevin, Cuca, Julito y Toddy, los cuatro hombres que pusieron Alan y William en el paraavalancha y que están enfrentados con la dirigencia, a diferencia del grupo de Adrián, de relación más cordial y que no está yendo a la cancha.

Alan y Cuca, en el superclásico del Clausura 06

La decisión se tomó tras una reunión con el ministro del Interior, Aníbal Fernández y el trámite fue a tres bandas: Ministerio, Policía Federal y Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos de Castrilli, para que los barras estén identificados y no puedan burlar mañana, la decisión de no dejarlos ingresar.

Ahora bien, ¿quiénes son los cuatro nuevos que no podrán ir? Kevin se llama Matías, tiene apellido de origen austríaco y un prontuario que incluye un paso por Devoto, ya que lo agarraron en Provincia con un auto mellizo. Es de gatillo fácil y en la prisión se hizo amigo de Bebote, de la barra de Independiente, relación que le sirvió a Los Borrachos para, por intermedio de los amigos Rojos, le hicieran llegar un sobre a los de Newell”s y así lograr que ninguno de los violentos leprosos los compliquen en la causa que se les sigue por la pelea de abril 03 en la Panamericana, que dejó dos hinchas muertos.

Cuca, diminutivo del menos glamoroso Cucaracha, paraba en Defensores y siempre estuvo cerca de la primera línea. Se llama Pablo y muchos dicen que tuvo participación de fuego en la gresca de los quinchos. En el súper se lo vio repartiendo entradas y manejando toda la logística de la barra. Toddy es el que le habría pegado al dirigente Gustavo Lavezzari en La Bombonera y maneja junto a Julito la barra de Caraza, que era segunda línea pero que Alan la sumó para su bando en la pelea que tiene con Adrián. Sin ellos cuatro, Alan verá menguado su poder en una historia en que, si todos quieren, termina con Los Borrachos del Tablón fuera del mundo River.

Fuetne: Olé
28
Jun
08

4 de marzo del 2007

No hubo ruido de disparos ni gritos de guerra ni violencia explícita, pero la lucha de poderes en la barra brava de River tuvo ayer, en el Diego Maradona, un nuevo capítulo silencioso. Hubo señales de la disputa que no parece cesar: volvieron las banderas y los bombos con el simbólico número 14, por primera vez tras los incidentes previos al partido frente a Lanús, por la primera fecha. Y el regreso fue de la mano de la segunda línea de la barra que responde a Alan Schlenker. Un síntoma: mientras Adrián Rousseau —el otro jefe— habría acordado con algunos dirigentes desaparecer de los lugares que solía frecuentar, Alan quiere dar indicios de liderazgo.

De todos modos, no estuvo la bandera icónica de esta barra que lleva más de un lustro al frente del centro de la tribuna, la que dice Los Borrachos del Tablón.

Pero la preocupación sigue latiendo alrededor de esta barra. Algunos dirigentes de River temen que la lucha de poder cambie de rumbo y se mantenga. Es decir que, por ejemplo, el grupo del Turco del Oeste —el más fuerte entre los que, en su momento, consiguieron alinear Alan y Adrián— quiera sumar protagonismo. O que cualquiera de los otros grupos (Lomas, Fuerte Apache, Claypole, Constituyentes) pretenda asumir la jefatura, justo ahora que a seis de los líderes (Alan y William Schlenker, Adrián Rousseau, Alexis El Gordo Neurona Decoste, Martín Gonzalo Gonzalito Acro y Cristian Ariel Cristian del Oeste Ghisletti) se les impuso “la restricción de su ingreso a todas las dependencias del club, hasta tanto su situación procesal se resuelva definitivamente”, como dice el telegrama que recibieron.

Ayer, en La Paternal, hubo derecho de admisión. En los accesos a la cancha personal policial y del Programa de Seguridad en Espectáculos de Fútbol (Prosef) tenían fotos tamaño oficio de cada uno de los seis barras involucrados en el último episodio violento, en los quinchos de River. Sin embargo, no fue necesario que tuvieran que identificarlos. Ninguno de ellos apareció ni cerca de la cancha de Argentinos.

Fuente: Clarín
28
Jun
08

29 de octubre del 2006

El día en que la amistad se comenzó a romper:

Alan Schlenker no sólo llevó escribana sino también un abogado. No intentó ocultarse. Después de preguntarle su nombre, los policías lo hicieron apartarse. El delegado de seguridad de Independiente, Osvaldo Barco, le comunicó lo que ya se sabía. El abogado comenzó a protestar, pero un comisario les repitió que no podían pasar.

Schlenker, hasta ayer cultor del bajo perfil público, enfrentó las cámaras y ensayó su defensa. “Yo no tengo antecedentes de violencia en espectáculos deportivos; esta medida se implementa injustamente porque no veo por qué se me considera violento”, dijo antes de irse a radicar una denuncia en la Comisaría 1ª de Avellaneda. Más tarde aseguró que fue investigado antes del Mundial 2006 y que no hubo ningún impedimento para que viajara a Alemania.

En cambio, Rousseau sí consiguió ayer entrar a la cancha de Racing.

Lo confirmó Gustavo Lugones, abogado del CoProSeDe: “Revisamos los videos y verificamos que entró en el entretiempo, cuando ya habíamos levantado los controles; de todos modos, no pudo ingresar antes, y en la tribuna estuvo por abajo tratando de no exponerse. Eso es un síntoma de que la medida los afecta”.

Fuente: Clarín
26
Jun
08

Denunciaron a Castrilli

Juan Manuel Lugones, el abogado de la familia Roussoulis, cuyo hijo Cristian fue asesinado en 1996 por barrabravas de River, denunció en los Tribunales porteños al subsecretario de Seguridad en el Fútbol, Javier Castrilli, por presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Además de Castrilli, fue alcanzado por la denuncia el jefe a cargo del Operativo Policial en el partido que disputaron River-Arsenal, en el que se desató una nueva batalla entre integrantes de la barra del club de Núñez.

En este caso, Lugones pidió que se investigue si existió una “zona liberada” con el propósito de que los violentos se enfrentaran. La causa 13.691/08 quedó radicada en el Juzgado nacional en lo Correccional N° 11, informó el letrado.

“En la Ciudad de Buenos Aires, en los últimos nueve meses se produjeron tres asesinatos vinculados al fútbol (Marcelo Cejas en Mataderos, Gonzalo Acro en Villa Urquiza y Emanuel Alvarez en el Bajo Flores), sumado a cientos de heridos en distintos espectáculos futbolísticos por las internas de las barras”, reseña Lugones en su presentación.

Sostuvo entonces: “A esta altura, debemos pensar que los organismos de seguridad del fútbol o son incapaces de parar la violencia o son cómplices de lo que pasa”. “Tienen a los barras identificados, sus fotos, sus domicilios y quien los sostiene; sin embargo, pareciera ser que se han dado como política dejar `que se maten entre ellos` y no intervenir”, añade.

Fuente: Diario Jornada de Mendoza



Pasaron por el blog desde el 23/8/07:

  • 4,261,734 visitas únicas
junio 2008
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30